DOBLE DESVALORIZACIÓN.Por Robert Kurz

Exit! logo
Exit! logo

Magistralmente, en apenas cinco párrafos, poco antes de morir, Robert Kurz firmaba este artículo que hoy recupero en el web IrTteeN.

El recientemente fallecido téorico de la crisis del valor y marxista alemán,
El recientemente fallecido téorico de la crisis del valor y marxista alemán, Robert Kurtz.

     ¿Cuál es la causa más profunda de las crisis económicas? Se dice, frecuentemente, que el valor producido no puede ser realizado por falta de poder de compra. Pero ¿por qué hay tan poco poder de compra? Porque, en realidad, se produce muy poco valor, y, por eso, los salarios y ganancias regulares son demasiado reducidos. Y ¿por qué se produce tan poco valor? Porque la concurrencia en el mercado mundial, a través del desarrollo tecnológico y de los programas de reducción de costos de la economía empresarial convierte en superflua demasiada fuerza de trabajo. Pero es precisamente la fuerza de trabajo, como parte integrante del capital, lo único que produce nuevo valor. En esa misma medida, el dispendio de fuerza de trabajo no es reducible a ser solo un problema de las personas afectadas por el paro obrero, pues también es un problema para el sistema capitalista.

     La crisis comienza, por tanto, como desvalorización del trabajo. Pero si, con cada vez menos fuerza de trabajo, se producen cada vez más mercancias, también el valor de estas disminuye. Y como hay menos valor para ser distribuido, en la concurrencia surgen capacidades de producción excedentarias. Entonces también las mercancías son desvalorizadas. Cada vez más empresas van a la quiebra o tienen que cerrar fábricas, cuyo capital real (medios de producción) también sucumbe a la desvalorización. No habiendo nuevos productos que vuelvan a movilizar masas de fuerza de trabajo, la crisis escala en una espiral de desvalorización.

     En realidad, hoy estamos confrontados con un proceso de desvalorización semejante en todo el mundo. Pero la crisis se ha venido acumulando. Burbujas de endeudamiento y financiación parecían poder producir nuevo valor a perpetuidad, incluso sin la utilización de fuerza de trabajo. Desde que el capital monetario, en gran parte ”sin empleo”, comenzó a desvalorizarse en cracks financieros y crisis de deuda, los bancos centrales vinieron a tapar las vías de agua. Por todo el mundo ellos inyectan en el sistema bancario dinero creado de la nada por plazos cada vez más largos. El Banco Central Europeo (BCE) aumentó el plazo de los préstamos desde un máximo de tres meses, primero, para un año después llevarlo a tres años y desde este plazo alargado distribuir a los bancos más de un billón de euros en dos entregas en un trimestre. La mayor parte de este dinero se está escondiendo de la desvalorización de la masa de créditos malparados, manteniendo a flote los balances de los bancos y de las grandes empresas en dificultades, y empleado para hacer subir la cotización de las acciones. Con esto fue creado fue un potencial enorme de inflación que, por ahora, permanece en la superestructura financiera.

    Por otro lado, este nivel de contención de la desvalorización de las deudas y valores mobiliarios por si solo no es suficiente para retrasar más la depreciación del componente real del capital. En la Unión Europea (UE) el desempleo alcanzó el nivel más alto desde el fin de la II Guerra Mundial (*1945). La economía de los estados endeudados se arruina y amenaza arrastrar consigo la coyuntura económica mundial. Quiebras de gran tamaño, como la de la red de droguerías Schlecker (*17.000 tiendas) anuncian un nuevo brote de depreciación del capital real. La industria del automóvil francesa está toda en el filo de la navaja, en Alemania la Opel ya está otra vez con falta de aire.

     Pero luego que la inundación de dinero de los bancos centrales, más allá del rescate de los balances, se transforma en demanda real, se despertará el potencial de inflación. Como la crisis se ha venido desarrollando desde hace tanto tiempo, incluso puede ocurrir por primera vez en la historia del capitalismo una desvalorización simultanea del medio dinero en si y de gran parte del capital (mercancías, medios de producción, fuerza de trabajo). Esta desvalorización doble significaría la presentación de la quiebra histórica del ‘modo de producción basado en el valor’ (Marx) como un todo, por ya no conseguir servir de soporte a ninguna reproducción social.

Robert Kurz

Publicado en Neues Deutschland, 05.03.2012

_______________________________________________

 

Original en www.exit-online.org
DOPPELTE ENTWERTUNG

Traducción al portugués en www.obeco.planetaclix.pt
DESVALORIZAÇÃO DUPLA

One thought on “DOBLE DESVALORIZACIÓN.Por Robert Kurz

Post Comment

CAPTCHA