El chal de María Salomé

Retrato del poeta romántico portugués, euskaldun y cuya infancia transcurrió en Deusto, Bulhao Patto.
Retrato del poeta romántico portugués, euskaldun y cuya infancia transcurrió en Deusto, Bulhao Patto.

     Resulta que el poeta romántico portugués Raimundo Antonio de Bulhão Patto (1828-1912) era euskaldun. En sus Memorias escritas entre 1894 y 1907, que han sido publicadas por la Biblioteca Digital Nacional de Portugal, de lectura totalmente recomendable para todo abertzale socialista y cualquier vasco en general, en el Tomo I, Scenas de infancia e homens de leitras, el poeta escribió sus recuerdos… nada menos que de su infancia en la República de Deusto durante los años de los sitios de Bilbao acaecidos entre 1833 y 1836.

     Desde la página 1 hasta la 41 de sus Memorias, el poeta rememoró su infancia euskalduna. Una dura infancia, pero, a la vez, hermosa infancia durante la Primera Guerra Foral. Lo menos que se puede decir de su relato es que es desgarrador. Nos trae vívidas y transparentes estampas de esta nuestra Euskal Herria de hace seis generaciones. Pero también es conmovedora la vida del poeta como niño de la guerra, de aquella guerra, a dos guerras de distancia de esta otra guerra de la guerra, que parece interminable, que es el capitalismo.

     La hoy distrito urbano de Bilbao pero entonces República tiene nombre griego, Domine Osti, que, a través del gascón, en bizkaino dió Deustu y en gipuzkoano Donosti. Puede deducirse por el carácter político de este urbónimo que Deustu fue en origen un establecimiento militar del Reyno de Nabarra, pero su historia posterior estuvo marcada por la imposición del monopolio del comercio sobre Bizkaia para la Villa de Bilbao, crucial enclave portuario entre la Meseta y los Mares del Norte. Así Deusto estaba determinada a formar en la primera línea de contención y ofensiva popular baska contra la burguesía comercial bilbaina, que ha venido siendo pro castellana en función del interés económico, siempre renovado hasta la fecha, de sus negocios con la Meseta, desde hace ocho siglos.

     En aquel no tan lejano 1832, el capital británico, apurado por la crisis de la metalurgía de 1830, la burguesía comercial bilbaina, que intuía cruciales oportunidades en el río revuelto de la crisis de expansión del mercado capitalista mundial, y la burguesía estatal castellana, que ambicionaba las copiosas ganancias de saqueo prometidas por una gran centralización administrativa, lo que atacaron no fue tanto a los Fueros como a los Foros Baskos y su poder político. No entenderemos el vigor y ánimo de Currito, el hermano de la luchadora Maria Salomé que menciona Bulhao Patto, si no comprendemos esa circunstancia. Y es que para la burguesía comercial bilbaina y sus socios, el tener que pasar por el proceso de los Foros Baskos, – es decir de las asambleas populares de las anteiglesias y sus Juntas Forales de herrialde -, era una pesadilla política, de manera que las incontroladas mayorías de la Juntas Forales a las que los municipios enviaban comisionados, que no representantes, eran su enemigo a batir, y en esto coincidieron con la burguesía estatal castellana y los grandes rentistas del país.

Resaltado propio sobre el famoso mapa del General Codova. Situación de la invasión de los territorios vascos por parte del Ejército Liberal Español con apoyo inglés, en 1836.
Resaltado propio sobre el famoso mapa del General Cordova. Situación de la invasión de los territorios vascos por parte del Ejército Liberal Español con apoyo inglés, en 1836.

     La burguesía comercial bilbaina estaba en grave decadencia desde la etapa de las revoluciones burguesas en Francia y Abya Yala, y, sobre todo, tras la pérdida de las colonias. El Consulado de Bilbao, centro de mando de los negocios portuarios burgueses, languidecía. Los afamados productos metalúrgicos de las ferrerías baskas, basadas en la reproducción simple de capital, competían en el exterior con la superior producción capitalista inglesa. Y al bajón del comercio al exterior se le añadía la existencia de barreras tributarias de las Diputaciones al comercio hacia el interior. Derivado de todo ello, las ganancias comerciales y las ventajas políticas de sus antiguas posiciones de influencia en la Corte del Rey de Castilla decayeron.

     Aquel Deusto, situado en el epicentro de esa contradicción, vivía de su producción agroganadera, – sobre la base de la propiedad comunal no erradicada totalmente hasta el año 1900 -, parte de la cual vendía en Bilbao. Los tributos que pagaba a la Diputación retornaban al municipio en buena parte. Como municipio, cualitativa que no cuantitativamente, era igual que Bilbao ante la Diputación, y así el paisanaje equilibraba con sus políticas forales la tendencia expropiadora, expoliadora y arbitraria de la amalgama que formaban la burguesía comercial bilbaina con la burguesía estatal castellana asentada en Bilbao, y los grandes rentistas rurales.

Ribera de Deusto en el Siglo XVIII, en Zorrozaurre
Ribera de Deusto en el Siglo XVIII, en Zorrozaurre.

     Pero lo que el niño Bulhao Patto veía eran las cabras pastando en las verdes laderas bajo el Convento de Capuchinos, que antes destruyerá Napoleon, los umbrios robledales comunales en las laderas de Artxanda y Fano, el fluir del Ibaizabal con su bajeles navegando silenciosamente aguas arriba y aguas abajo, las huertas dispuestas junto a las casonas y caseríos a ambos lados del camino que iba de Bilbao a Erandio y de allí a Derio, y gozaba con las vivas danzas comunitarias muy desenvueltas de los hombres y las mujeres en las tardes de domingo, los juegos de los niños en la naturaleza y la expectación popular ante los herri kirolak. Pronto vería esa criatura la guerra en esas dulces campiñas de su niñez y oiría el trueno de los combates y sus terribles mensajes de muerte.

Dolmen de Katillotxu 1. Sukarrieta. CRÉDITOS:  Bizkaizko Megalitoak: www.bizkaikomegalitoak.blogspot.com
Dolmen de Katillotxu 1. Sukarrieta. CRÉDITOS: Bizkaizko Megalitoak: www.bizkaikomegalitoak.blogspot.com

     ¿O de vida? En los documentos PDFs adjuntos tiene el lector la historia del chal de María Salomé, en portugués, narrada por Bulhao Patto, en primera persona, que nos muestra, sin embargo, efectivamente, un mensaje de vida. El poeta, aunque claramente imbuido por la propaganda postbélica de los vencedores, nos narra una historia trágica y dramáticamente real, relato donde el lector sin duda podrá comprobar que los tiempos no han cambiado tanto en estos siglos de capitalismo, el cual se impuso en Euskal Herria chorreando sangre, al igual que lo aclarara Marx en su célebre capítulo de El Capital dedicado a la acumulación originaria…

Documentos PDF adjuntos: en el primero sus memorías en Bizkaia, y en el segundo el primer Tomo de sus memorias completo:

Post Comment

CAPTCHA