MAGNITUD DE LA INMIGRACIÓN NECESARIA para la reproducción ampliada de capital europeo, estatal y vasco.

2011: tasas brutas de natalidad por naciones y comunidades autónomas, biopolitica de la acumulacion de capital en la peninsula iberica
Cuadro comparativo de la demografía y biopolítica en la Península Pirenaica de los principales territorios y centros de acumulación de capital con y sin gran concentración y centralización de capitales.

 

La tasa de paro sube, la tasa de paro baja, la tasa de paro vuelve a subir, la tasa de paro vuelve a bajar; ¿qué vienen las elecciones? La tasa de paro sube o baja según el nivel de la administración estatal y el partido que intentando copar mayores mercados electorales la anuncia acusador o triunfal. ¿Qué interesa resaltar la sombra del paro obrero para aceitar la deflación del salario? La tasa se hace omnipresente y es convenientemente publicitada hasta la saturación mientras se la complementa con reformas laborales y todo tipo de desesperadas medidas antiobreras… y, así, década tras década, la tasa de paro ha seguido siendo el arma política más normalizada y habitual contra el movimiento obrero.

.

      Y es cierto que es alta en el estado español, como corresponde a un territorio capitalista semipériferico, a resguardo que se está ofreciendo la tasa de subempleo como si fuera la tasa de paro real, aún así, dejando este asunto a un lado, por ahora, si la solución al paro individual es emigrar o reventar en alguna de las alternativas de subida o bajada del empleo, sin embargo ello no soluciona al capital el problema de la ausencia del necesario suministro de sobreoferta abundante de fuerza de trabajo al mercado de fuerza de trabajo del que se emigra, al contrario, lo agrava. Volteado así el problema, desde el punto del capital y sus ganancias, la solución es importar fuerza de trabajo adicional, como demostró el capitalismo español cuando, disponiendo de 3 millones de desempleados importó 5 millones de obreros con alto peŕfil en la escala de la productividad… más jóvenes, más inermes, más motivados, entonces no preocupaba el paro obrero de los parados ubicados en la superpoblación relativa latente endógena, que con esa medida fueron reubicados instantáneamente en la superpoblación relativa estancada. Con este historial, concretamente la solución al problema del declive poblacional es, ahora, para remontar esta fase de crisis aguda de la acumulación de capitales, importar 500.000 obreros nuevos a Nabarra Occidental de aquí a 2030.

     De hecho, Patxi López sostuvo que “En el País Vasco necesitaremos 500.000 inmigrantes”(*en los próximos 20 años), el 19 julio de 2010, (29) claramente aleccionado por el capital financiero. Introducirían, así, un insumo de población fluyente, – gratuita como siempre -, a razón de una media de 25.000 obreros nuevos anuales de aquí a 2030… Atención; que en realidad tendrían que ser unos 650,000, considerando todo Hego Euskal Herria, lo cual está muy próximo a los 750.000 de la anterior gran importación de los años 1950-1980.

     Y eso equivale a algo más que la población actual de Nabarra Garaia y algo menos que la población de Gipuzkoa…

    Cojo la calculadora y multiplico los 300.000 euros promedio que cuesta formar a cada obrero, o productor, por los 650.000 pobladores que se quieren traer gratis, y resulta una cantidad a usufructuar por el capital vasco, pero no invertida, de 195.000 millones de euros. O lo que es lo mismo, el conjunto del Producto Interior Bruto de dos años y medio de todo Hego Euskal Herria. ¡Vaya, así sí que va bien la economía!

     ¿No es precisamente esa cantidad la que se ahorraron y arramblaron adicionalmente los capitalistas en los 30 años precedentes, encareciendo las viviendas durante el proceso inflacionario de las precios de las viviendas, no poniendo medios socio-reproductivos suficientes para la atención y ayuda a los cuidados, y pagando un 30% menos en los salarios de las mujeres, no tanto solo con relación a lo que cobran los hombres como, sobre todo, con relación a lo que era un salario simplemente medio, entre otras maravillas de la acumulación capitalista? Probablemente la cantidad ahorrada es todavía mayor, con el resultado de que, solo entre 1993-2008, los capitalistas vascos tuvieron excedentes para la exportación de capitales, a la búsqueda de mayores ganancias y rentabilidades, por un monto de 52.000 millones de euros, invertidos en el exterior del país.

      Ya empezamos a ver de dónde sale el habitual éxito de la reproducción ampliada de capitales, y las condiciones básicas que permiten la rentabilidad de la producción capitalista, en su fase imperialista.

     El cuadro sobre tasas de mortalidad y tasas de natalidad en la ilustración que he incluido en el inicio del capítulo, nos muestra el envés de estos procesos capitalistas, lo que ocurre demográficamente con los territorios que subvencionan la reproducción ampliada de capitales de otros países o territorios, mediante la entrega gratuita de población, finalmente, de fuerza de trabajo.

      Por supuesto, hay muchas matizaciones que se reponen a esta observación, y se aducirán, por ejemplo, la importancia de las remesas (la parte de los salarios de los obreros inmigrados enviada a sus formaciones sociales de origen) para las formaciones sociales emisoras de población, y el peso que, pobrecitos, los capitalistas supuestamente soportarían al asumir ellos, en el colmo del cinismo, “dar trabajo”. En realidad, en esencia estamos ante un negocio descomunal de ahorro de inversiones en necesidades sociales con remate final de recompensa económica, obteniendo gratis lo que descuidaron y se negaron a sufragar en el interior. Proceso que concluye con un colofón apoteósico cuando la gestión de la fuerza de trabajo importada gratis corre a cargo de los impuestos que, qué casualidad, paga en su mayor parte de su salario la clase obrera, pues el capital se encuentra a resguardo en platea, en las Zonas Francas de Fiscalidad, eufemísticamente denominadas paraísos fiscales, para ahorrarse incluso esa incomodidad.

     Después, parte de los mismos capitalistas acusarán de xenofobia a los que se desquicien, cargando contra los obreros inmigrados, ya completamente desnortados de donde estaba el verdadero problema y sus causantes. En suma, el clásico juego al gana-gana capitalista, que tan bien se le da a la clase capitalista.

     Como se ve en el cuadro, – o mejor dicho cómo no se ve por desenmarque de la captura de imagen -, Melilla y Ceuta, en la parte de Marruecos, son la única autonomía en el estado español que aún teniendo tasas de natalidad por debajo de la reproducción social, todavía las tiene relativamente altas (1,6-1,8 hijos por mujer), pues todavía están recién aterrizando al tinglado capitalista industrial altamente desarrollado. En el cuadrante noroeste de la Península, sin embargo, la tasa de natalidad ya está derrumbada, entre otras cosas porque esos territorios han estado enviando población joven, que no recuperan, hacia los centros de acumulación de capitales peninsulares y europeos, y además no han recibido población suficiente en la última inmigración extraestatal.

De pronto la baja tasa de paro es una mala noticia…

     Vemos en el primero de los cuadros bajísimas tasas de natalidad por territorios de entre el 0,7 y 0,8’5% anuales por cada mil personas en el cuadrante noroeste. Precisamente porque en el cuadrante noroeste de la Península es tan baja la tasa de natalidad es por lo que en Madrid, – está es la más alta -, y Barcelona, es algo más alta la tasa de natalidad… pues estos son centros de acumulación de capital que consumen población y concentran plusvalor, como también lo es Hego Euskal Herria, donde la tasa de natalidad también es algo más alta.

     La tasa de natalidad es un 60% menor que la necesaria para la reproducción biológica y social en Castilla-León, Galiza y Asturias. A la vez, dado que hay pocos jóvenes, allí están las mayores tasas de mortalidad. Y, precisamente por ello y por la fuerte emigración, resultan tener tasas de desempleo muy bajas. Por esto, las bajas tasas de desempleo de Castilla-León, Galiza y Asturias, no son una buena noticia, ni son una noticia peor que las tasas de desempleo del 24% (ahora en 2013 incluso del 30%) en Andalucia, pues aquellas tasas de desempleo significan que hay muy pocos jóvenes en esos territorios, mientras que esta significa que al menos si los hay en una proporción relativamente alta.

     ¿Ocurría lo mismo con las relativamente bajas tasas de paro juvenil en 2011 en Hego Euskal Herria? Sí, aunque no de una forma tan aguda, y seguramente con otras mediaciones, pero si, es en parte el mismo efecto.

Situación tras el nuevo estancamiento de la tasa de natalidad y el proceso emigratorio desatado por la crisis…

     Recapitulemos: La tasa de natalidad invirtió la tendencia a contramarcha en 1978, el año en que se decretó la constitución española, en Hego Euskal Herria, y en 1980 en la escala estatal. Solo se recuperó algo entre 2004 y 2009, a causa de la entrada de 5 millones de inmigrantes desde 2001, y desde 2010 la tendencia vuelve a ser a la baja, con el agravante de que parte de los niños nacidos en esos años son hijos de inmigrados, que  están empezando a marcharse ahora. A medida que estos reemigran impulsados por el estancamiento, la recesión y la tendencia a la baja de los salarios motorizada por las brutales medidas antiobreras, a medida que estas situaciones de estancamiento e incluso depresión económica se estabilizan, las tendencias a la depresión demográfica quedan fijadas para el medio e, incluso, el largo plazo.

     Un inciso; entre las anteriores grandes importaciones de fuerza de trabajo y la que, en estas condiciones, plantea o desearía lograr el capitalismo vasco ahora, hay una diferencia importante: En las anteriores el Pueblo Vasco en general se reproducía en márgenes suficientes, pero en esta ocasión, en general, la reproducción biológica en Euskal Herria es mucho menor, y no garantiza la reproducción social, en todo el País, aunque si la de la propiedad capitalista y la clase capitalista. Es decir, la crisis demográfica del proletariado endógeno se desarrolla a la vez que un crecimiento numérico sostenido de la clase capitalista, en población total y en cuadros…

     Como hubo menos nacimientos en las tres décadas y media anteriores a esta fase crisis aguda (desde 2008 hasta este 2013, con perspectivas de seguir así hasta 2018 o más) hay ahora menos mujeres en edad reproductiva, que además sufren mediaciones de precarización tan malas o peores que en la década de los 1990 y los 2000-2010 – y parten, tras los recortes de salario general indirecto y nuevas presiones deflacionarias, de posiciones salariales un 30% peores en promedio que los hombres o, más sencillamente, que el salario medio -. En estas condiciones, si hubiera una inmigración en masa, por ejemplo de medio millón de personas, como la que precisa el capital radicado vascongado para realizar la reproducción ampliada en sus territorios base, durante los próximos 20 años, la población endógena encontraría fuertes dificultades para su reproducción cultural y grandes presiones de desconstitución político-cultural, comparables a las vividas en las décadas 50-80 del siglo pasado, o peores. Porque, como hemos visto, los obreros inmigrantes serían en realidad 700.000 en todo Hegoalde… pero en realidad serían un millón pues a los 700.000 habría que añadir hijos y parejas, y los parados que también, forzosamente vendrían impulsados por el movimiento.

     Así que con todo cuajo, los capitalistas vascos lo que nos vienen a decir es que necesitan un millón de habitantes hasta 2030 para proseguir la explotación en los óptimos términos que han venido disfrutando hasta ahora. Lo que ni más ni menos representa tanto como la población de Bizkaia.  Si consideramos que ya hay decrecimiento de la población, y el envejecimiento o, mejor dicho, desjuvenalización de la población endógena es intenso, ¿qué posibilidades hay de que la cultura vasca sobreviva? Básicamente cero, de realizarse este objetivo importador de población del imperialismo demográfico vasco.

Perspectivas de los jóvenes obreros en el medio de la crisis biopolítica capitalista…

     Aunque, claro está, que sí inmigran también mujeres puede que nos salvemos de la extinción biológica, – dejando de lado que los/as endógenos/as no por ello dispondrián de mayores medios para sacar adelante la reproducción biológica y social solo porque la compañera o compañero sea extranacional -, pero no de la extinción cultural. Pregunta ¿Será al menos para bien de los jóvenes, en términos de empleo, el que el proceso del capital vuelva a las andadas de su mecánica arrasadora en aras de proseguir su acumulación?

     Vuelvo a repetir: El capital siempre produce más obreros que los que necesita para formar en el aparato productivo. Por esto, no porque sean importados muchos obreros adicionales los ya menos numerosos obreros jóvenes endógenos van a eludir el formar en la sobrepoblación relativa latente o estancada, es decir, el paro obrero.

     Aquí hay dos cuestiones, la del proletariado cualificado (30) que hemos visto sucintamente en el capítulo anterior, y la de la competencia mundial por los mercados y sus consecuencias concretas en la fuerza de trabajo y población obrera de cada una de las extensiones nacionales del mercado mundial productor de mercancías.

     De un lado, como la formación ofertada excede a la demanda, normalmente genera sobreoferta, así gran parte de los obreros jóvenes simplemente no entran al aparato productivo para aquello para lo cual se formaron, sino para aquello que necesita ‘el mercado’ en cada una de sus alternativas. Esto puede constituir muy excepcionalmente una mejora para algunos jóvenes pero, generalmente, significa una perdida de expectativas de posición social relativa conforme a la aspiración de los jóvenes y al futuro prometido por el régimen capitalista en sus campañas propagandísticas en los centros de enseñanza y en los massmedia, que esos mismos jóvenes obreros en ocasiones hasta se creen.

     En cualquier caso, si se importara la masa de población que el capital radicado vasco pretende succionar gratuitamente a otras formaciones sociales, hay que insistir en que ello sería para competir en el mercado mundial, que ahora y por largo tiempo es estructuralmente deflacionario salarial, pues precisamente ‘el mercado‘ vasco de fuerza de trabajo simplemente forma parte integral del mercado mundial, mercado mundial que también necesita hacer la reproducción ampliada a su propia escala, mundial, y para ello los obreros a escala estatal tienen que competir con los obreros chinos e hindúes, a un lado, y con los estadounidenses y alemanes a otro… Así que no, tampoco será para bien de los jóvenes obreros la eventual expansión poblacional capitalista por importación de fuerza de trabajo que vienen reclamando el capital radicado vasco y sus cuadros políticos, pues en cualquiera de los casos, emigrando o no, estarán obligados a echar la befa ”competiendo” a toda escala en el mercado mundial, bajo un régimen de bajos salarios, que a su vez, deprime la reproducción social.

     Vemos pues con contundente claridad una contradicción radical entre el desarrollo de las fuerzas productivas sometidas a la producción de la plusvalía capitalista y el desarrollo de las fuerzas reproductivas de la población, contradicción estructural, muy desarrollada, potente y aguda en nuestra formación social y en todos los países capitalistas con alta composición orgánica media de capitales.

La red de propietarios inmobiliarios y la petición inmigratoria…

     En perspectiva, desde 1978 hasta 2011 (y hasta ahora en 2013), el sostenimiento del capitalismo ha costado un estancamiento de la población a escala estatal a través de una depresión de la reproducción biológica en al menos 8 millones de efectivos, la sustancia del valor, el trabajo, y, a su vez, la sustancia del trabajo, la vida, necesarios para garantizar esa reposición poblacional se fueron en la plusvalía y con las desinversiones sociales que impusieron para producirla y ampliarla, valor y vida desviadas hacia la producción de plusvalía que están incorporadas como aparato productivo, generalmente sobreproducido, en propiedad capitalista; como valor realizado, es decir, nueva propiedad privada… en considerable parte como inmuebles y viviendas.

     Hoy las cuentas no le salen al capital radicado, y necesita esos obreros y no los tiene, pues no invirtió, o mejor dicho obligó al conjunto de la formación social a desinvertir en desarrollo de las fuerzas reproductivas. Además, por ejemplo, millones de viviendas vacías quedaron para las arañas, y se reclama una deuda publi-privada a la gente por el monto de las deudas adquiridas para hacerlas, pero no se las reclaman a las arañas que las habitan, sino al público en general, que ha de pagar vía impuestos esos nidos de arañas…

    Millones de parejas vieron sin embargo sus independencias y proyectos personales retrasados, y eso que en la sacrosanta constitución española señalaban la vivienda como un derecho, que ha resultado ser antes para las arañas que para generaciones enteras de personas. Lo que queda son las viviendas vacías, las mujeres obreras superexplotadas, y un creciente déficit de fuerza de trabajo – y de su sobreoferta – que hay que cubrir. Recordemos e insistamos en ello; para que la reproducción del capital sea posible tiene que alimentarse de la reproducción biológica y social pero esta fue transformada en plusvalía en manos del capital social general.

     No importa, se dicen los capitalistas, antes sucedió lo mismo muchas veces y el capital salió adelante. La no realización del valor de las mercancías viviendas o la eventual no reproducción ampliada a corto plazo, no afecta tan directamente al capital invertido en bienes inmuebles, que con desgastes medios o pérdidas de valor del 3% anual pueden afrontar, dada la forma de depósito de valor del capital inmobiliarios, prolongadas recesiones y depresiones de la demanda solvente. Así, dado el carácter de bien duradero de la vivienda, los capitales más fuertes pueden esperar a que madure una potencial nueva oleada inmigratoria, para vender o alquilar las viviendas a nuevos inmigrados, y formar un nuevo auge industrial sobre la construcción, digamos que dentro de diez años. De hecho, el capital concentrado atesora terrenos recalificados a precio de saldo para construir un millón de viviendas adicionales, y tiene un stock de viviendas ya construidas, altamente subvencionado, de tres millones y medio de viviendas que serviría perfectamente para coger esa ola de nuevo negocio ¡y encima han logrado que se les “rescate” de la quiebra porque no tenían liquidez!

     Empero, la ola de inversiones, sin la cual no puede desatarse una inmigración fluyente que lleve a un crecimiento de la acumulación, la población y ‘el mercado’, no llega. Las inversiones que se han esgrimido como nota de esperanza en marzo de 2013 han sido la venenosa planta de Coque en Muskiz, por parte de Petronor, con un monto de mil millones de euros para cien puestos de trabajo, y la posible de Mercadona, mil millones para 50 supermercados generando mil empleos, para competir por el cuotas del ramo de la distribuición alimentaria. Es decir, la inversión necesaria por empleo creado (aunque también destruido en las empresas de la competencia, como será el caso de Mercadona, en su competición por el sobredimensionado ramo de la distribución alimentaria y el comercio minorista baskongado) ronda el arco de entre 10 millones de euros y un millón de euros por empleo. Completamente mediada la inversión por la alta composición orgánica media alcanzada por los capitales vascos, no hay, por tanto, buenas perspectivas para el capital radicado vasco en lo que atañe a sus deseos de importación masiva de pobladores, para cubrir las bajas y las no altas provenientes de la crisis biopolítica de decrecimiento poblacional interno. Y así, tampoco para el capital inmobiliario y de la vivienda. De modo que la crisis demográfica, especialmente aguda en la clase obrera endógena, tiende a convertirse en una crisis también de la pequeña burguesía.

Capital y descapitalización demográfica: Lo posible y lo deseable para los capitalistas…

     De otro lado, decir, por ejemplo, que hay cinco millones de obreros en paro en la escala estatal (ahora, en 2013, se habla de seis millones)  suena escandaloso. Para explicar tamaña magnitud del desempleo – una tasa de un 26% creciente – se aduce que el trabajo en negro y ‘el mercado’ subterráneo o economía sumergida (24% del Producto Interior Bruto) que mitigan ese gigantesco foco de depauperación (31), sin desmentir del todo esto, hay que recordar que en la crisis de 1993 hubo 3 millones y medio de parados, sin embargo la gravedad de la situación era comparable a la actual, y por momentos incluso peor. Como un relámpago en menos de un año fue enviado un millón de obreros adicionales al paro, solo que entonces ‘el mercado‘ contaba con casi siete millones menos de personas que ‘el mercado‘ de hoy.

     Pues bien, teniendo luego tres millones de personas en el paro, entre 1998 y 2008, el capital hubo de importar 5 millones de obreros de otros países, de los cuales al menos tres millones venían a ‘el mercado‘. Si no llegan a venir, ‘el mercado’ habría colapsado por alza estructural de los salarios. Pero hemos visto que la población faltante, la no reproducción y subreprodución social, por sobreexplotación y exclusión de masas durante el régimen constitucional capital-españolista 1980-2009, fue de alrededor de 8 millones de efectivos. Otra ganancia más, la baja reproducción social atempera cuando no deprime la protesta social, y funda una oronda y lironda “paz social”.

     Si observamos las proporciones y conociendo la mecánica de la reproducción ampliada, con tamaña porción de población obrera y popular subreproducida, significa que en la escala estatal hacen falta otros 5 millones de obreros para ser consumidos por ‘el mercado‘, y eso solamente para reproducir el capital instalado al nivel que precisa la acumulación alcanzada, contracara de la subreproducción social acaecida.

     Pero para realizar la reproducción ampliada serían necesarios al menos 10 millones, de obreros, no de pobladores, por lo que la importación de sobrepoblación necesaria para ‘el mercado’, su acumulación de capital y la reproducción ampliada de estos habría de ser, – si hacemos caso a las regularidades históricas anteriores -, de entre 15-18 millones de personas en 20 años. Ya vimos cómo reaccionó Sabino Arana ante una inmigración masiva de esas características (32) ¿cómo reaccionarían los españoles de hoy? Y otra pregunta ¿es posible semejante importación masiva de obreros y pobladores?

El capital radicado vasco-español necesita un flujo de entre 700.000 y un millón de inmigrantes de aquí a 2020.

    Recapitulemos; en la escala vasca, el capital radicado vasco-español ha concretado su demanda de población en unos 500.000 obreros gratis, necesarios para cubrir las bajas en ‘el mercado’ de aquí a 2030.

     Considerando todo Hego Euskal Herria serían 700.000, pero en realidad para realizar la reproducción ampliada de capitales (TERRITORIALMENTE) deberían ser unas 900.000 personas, o más, tanto como la población de Araba y Gipuzkoa juntas, lo que si consideramos a la población no productiva que forzosamente conlleva semejante movimiento nos lleva a un umbral de 1.200.000 más pobladores. Esto tiene una implicación sería: Todo apunta a que no es posible ya realizar la reproducción ampliada de capitales en los mismos territorios vascos.

     Por supuesto, los capitalistas confían en sostener al menos los niveles de la acumulación de capital importando población, el millón de nuevos pobladores equivalente a toda la población de Bizkaia, en 20 años, obteniendo los pobladores GRATIS, por importación de tipo imperialista demográfica. Pero esto podrían eludirlo en parte si logran movilizar laborista y salarialmente por completo a la población endógena. Gran parte de la legislación y las directivas que se están consensuado a escala europea buscan precisamente esa completa movilización de la población activa ocupada. Pero tanto mayor sea el éxito de la movilización activa cuanto mayores quitas ya completamente desaforadas conllevara de las fuerzas reproductivas, formando una maquinización laborista total y totalitaria de las gentes europeas y nabarras, lo cual, a su vez, elevará grandes oposiciones y resistencias, pero es que además no parece posible, en primer lugar porque no es lo suficientemente rentable para el capital.

Proyectiva de escenarios de evolucion de la poblacion total de Baskongadas 1995-2050
Proyectiva de escenarios de evolucion de la poblacion total de Baskongadas 1995-2050

     No perdamos de vista, no obstante, que de las proyecciones de escenarios demográficos 1995-2050 del informe realizado por el Eustat en el año 2000, (33) la tendencia que se está cumpliendo es la de los escenarios 6 y 7. Como lo que deprime la natalidad es la brutal explotación y exclusión capitalista, la inmigración mitigaría algo el lento pero inexorable y agudo decrecimiento biológico de la población endógena, pero solo un socialismo biopólitico podría revertirlo.

     500.000 obreros cotizantes adicionales de aquí a 2030. Esto es la demanda capitalista vasca… pero en la realidad es de muy difícil consecución con las tendencias estructurales ya objetivadas y en las condiciones actuales. Esto no quiere decir que sea totalmente descartable un cambio abrupto de tendencia o a medio plazo.

     PERO, la tendencia desencadenada al inicio de la crisis mundial, que, además, históricamente suele prolongarse en el medio y largo plazo, es al estancamiento y el decrecimiento de la población, con saldo migratorio insuficiente para reemplazar los efectivos perdidos por jubilaciones y por no ingresos, debido a la baja natalidad de los últimos treinta años, y a un incipiente proceso emigratorio, – mitigado por inmigración de españoles y africanos a Euskal Herria -, tanto de población endógena como de población inmigrada de la ola inmigratoria anterior, muchos ya en retorno a sus países de origen o en rumbo hacia el Norte de Europa.

     En esencia, la importación masiva de población es lo que los capitalistas lograron entre 1877-1902 y 1950-1980, pero reeditar una importación de población de aquel alcance ya no lo están logrando en los últimos 5 años, y no parece fácil que logren revertir la tendencia al menos hasta 2015.

     ¿Que desde 2008 hasta 2015 no logre el capital vasco atraer grandes masas de emigrantes implica necesariamente que no lo va a lograr en los siguientes años? La perspectiva temporal de la demanda de Lopez era 500.000 inmigrantes a veinte años, 2010-2030, lo que en la práctica, a tres años vista, debería ser 2015-2030. La consecuencia de su no consecución sería que el capital radicado vasco no podría ser viable sin semejante importación de fuerza de trabajo.

     ¿A qué me refiero cuando digo la frase “capital radicado vasco“? Me refiero a todo capital cuyo parte de plusvalía determinante para su rentabilidad se realiza en procesos de explotación realizados en Euskal Herria. Inmobiliarias, pequeña burguesía rentista, capital no desplazable como el capital público y la burguesía estatal que depende de su gestión, sectores productivos al mercado interno, en torno a un 10% de la producción, y sector turístico. Todo el capital, en fin, que no puede emigrar, todos los capitalistas cuya función y posición depende de ese mercado interno. A reserva de que los capitales monopólistas, por mucha movilidad que puedan asumir también tienen un alto grado de dependencia, en cuanto a su base material territorial, del proceso de acumulación interno, aunque fusionándose con otros capitales más concentrados podrían sobrevivir a un colapso de la acumulación de capitales en Euskal Herria.Distinguiremos, pues, entre capital fluido y capital radicado, aquel se mueve internacionalmente y puede eludir con relativo éxito determinadas constricciones de la crisis mundial de sobreproducción, este no puede emigrar y sufre especialmente la caida de la acumulación de capitales motivada por la bajada de la demanda mundial.

     Pero dejemos aquí por ahora este importante asunto del capital radicado / capital fluido y volvamos al problema del decrecimiento del capital demográfico, dimensión básica del “capital humano” que tanto les gusta glosar a los capitalistas.

     Ciertamente, una entrada de un volumen semejante de población a Euskal Herria, en cualquiera de los principales escenarios planteados, de la forma y en las condiciones, además, en que la realiza por sistema el capital, sería simplemente el final de la nación nabarra. Pero claro, al menos la clase obrera como clase podría reproducirse hacia el nuevo plano de desarrollo y la de la contradicción. En todo caso, habrá que tener la capacidad de trasmitir la memoria histórica del proletariado de Euskal Herria y su lucha contra el consumo explotador que de su desarrollo biopolítico y fuerza de trabajo hace el capitalismo de reproducción ampliada, desde hace 218 años, pero, también, habría que estar en contra de las importaciones ventajistas, gratuitas, masivas de población y fuerza de trabajo para el lucro de unos pocos y la explotación y exclusión de masas que conlleva, lo que no equivale a poder frenarlas ni mucho menos a transferir la responsabilidad del capitalismo a los obreros migrantes que son obligados, precisamente por el capital, a inmigrar. Una forma importante de manifestar nuestra oposición al nuevo ventajismo capitalista es denunciar el imperialismo demográfico.

     Ciertamente, reitero, tampoco es fácil poner en marcha estas grandes concentraciones-importaciones de poblaciones, y menos ahora. En primer lugar porque ahora no solo ocurre en Bizkaia (1877-1902), en Nabarra Occidental (1902-1933) y en Hego Euskal Herria (1950-1980); ahora ocurre en toda la Península Pirenaica, pero no solo, porque la realidad es que ocurre en todo el continente a la vez, y con una mirada más amplia, en todo el Hemisferio Norte.

     La burguesía alemana como es chauvinista prefiere que el flujo de inmigrantes sea de europeos, con lo cual intentará vaciar el continente de jóvenes al modo de una nueva versión de Flautista de Hamelin, pero precisamente esta misma competencia por la población, (Competición interterritorial impero-capitalista por los empleos y la población productiva) por el grado de requerimiento que pone el capital, en últimos números entre 700.00 y 1.300.000 pobladores a Hego Euskal Herria, 10 y 18 millones a la Península Pirenaica y entre 50 y 90 millones a Europa, elevaría grandes oposiciones en los propios países candidatos a entregar gratis su población.

     Recordemos, para llenar los centros explotación capitalista-industrial de población hay que vaciar otros territorios. No hay tanta población en el norte de África, quizás si en África, pero en todo caso la concentración de esa población en los centros capitalistas europeos lo sería a costa de quedar básicamente sin fuerza general de trabajo propia. Engels sostuvo acertadamente que el capital moviéndose en espiral ascendente reproduce las mismas contradicciones en una escala mayor. Y esta escala es verdaderamente mayor.

     Si antes el capital, en su desarrollo, necesitaba destruir culturas de miles de años, como la occitana o la gaélica, y estuvo a punto de destruir la euskara, ahora, si  consigue desatar una nueva fase larga de reproducción ampliada territorializada, y ese el sentido y misión de la UE, destruiría también, además de la euskara, las culturas aparentemente más fuertes que antes se beneficiaron de su eclosión para avanzar sobre otras y centralizarse en estados-nacionales. En suma, conllevaría la anglificación del continente. Pero este y el de la extinción biológica del proletariado interno, por graves que sean, finalmente son un asunto menor, por ser ya un proceso concluso por muy probablemente ya irreparable, pues el principal problema queda centrado en que el capital social general seguiría consumiendo a la gente, sea de donde sea, para proseguir su ciega y destructiva acumulación. Y esto es lo que hay que impedir; si no se puede ahora, más adelante, que este modo de producción prosiga, tras despachar pueblos, naciones y proletariados enteros como lo ha logrado ya determinar a lo largo y ancho de la Peninsula Europea, su tarea destructiva de la gente, contra el resto de la población humana, sobre todo proletaria a lo largo del mundo, luchando por superarlo con o sin consecución de la nueva reproducción ampliada territorializada de capitales que intentan ahora lograr barriendo con todo otra vez más.

     La anterior inmigración extraestatal emigra y se abre una corriente inmigratoria intraestatal hacia Hego Euskal Herria.

     Medio millón, nada menos, 500.000 obreros gratis para el capital en Baskongadas. Ese es el número que avanzó el capital vasco-español, y sin embargo no se está cumpliendo.

     De hecho, el saldo migratorio del primer trimestre del año 2010 fue negativo. al igual que los tres años anteriores. En 2009, fueron 407 personas las que emigraron, en 2010 fueron 989, en el primer trimestre de este año han sido 2.147. Es una tendencia al alza. Pero, si observamos más detenidamente cómo han evolucionado este tipo de tendencias clásicas de los tiempos de las caídas finales y reinicios de los ciclos largos de acumulación, ciclos kondratieff, veremos la altísima probabilidad de que sea una tendencia a largo plazo. Con lo cual la mayor parte de la inmigración extraestatal probablemente retorne o simplemente re-emigre mientras el desempleo sigue aumentando. ( Esto lo escribí en 2010, y en 2013 es lo que está ocurriendo, como se podrá comprobar texto adelante.)

     En contraposición, en 2009 vinieron a Nabarra Occidental 2.868 inmigrantes intraestatales, en el 2010, vinieron 2.635. y en el primer trimestre de 2011 han venido 1.458 más que los que han marchado. Es otra tendencia. Si este año guardara esta media, solo se reduciría ‘el mercado’ en 2.000 efectivos anuales. Y en los próximos 9 años el asunto quedaría en una contracción de solo 20.000 efectivos por saldo migratorio. Se comprueba que la población no viene porque chasquee los dedos un capitalista blancata y diga que quiere medio millón de obreros en 20 años para ‘el crecimiento’. Así pues manteniéndose la población activa en diez años, con estas tendencias hasta el 2020, el resultado sería que ‘el mercado’ en lugar de disponer de 1.063.000, en principio se encamina más bien a tener unos 860.000 efectivos. Y, evidentemente, los actuales cambios que la burguesía estatal está decretando en los derechos de acceso a pensión tienen que ver central y directamente con los requerimientos del capital de impedir la salida del mayor número posible de ofertantes de fuerza de trabajo ubicados todavía en ‘el mercado’ como oferta, cambios que, en último analisis, tiene el objetivo de impedir la consiguiente tendencia estructural al alza de los salarios.

     Si, tal cual se ha plasmado en estos tres primeros años de crisis, el goteo de perdidas de la población activa continua, y el sueño del medio millón de obreros adicionales de los capitalistas vasco-españoles sigue sin cumplirse, hay que prevenirse contra un notable aumento de la agresividad capitalista contra la clase obrera. Y esto porque los salarios irían al alza, la reproducción se vería trabada y estas circunstancias, está comprobado, desquician enormemente a los capitalistas.

   Dos años después de haber escrito lo sustantivo de los párrafos anteriores ¿cual es el estado de la cuestión? Veamoslo:

“En total, durante los próximos diez años Euskadi perdería 143.883 habitantes, es decir, un 6,8% de su población actual, rompiendo la tendencia de la década anterior, ya que entre 2002 y 2012 incrementó su número de residentes un 2,2%.

Las proyecciones de población del INE contemplan que durante el periodo el crecimiento natural de la población en la CAV sea negativo, debido a que las defunciones superarán a los nacimientos.

Asimismo, la diferencia entre los inmigrantes recibidos y los residentes en el País Vasco que decidan emigrar (saldo migratorio exterior) presentaría también valores negativos (140.171 personas).

(…) Por el contrario, estas previsiones revelan que Euskadi será la segunda comunidad autónoma española que más residentes recibirá del resto del Estado (saldo migratorio interautonómico), siendo únicamente superada por Madrid.

(…) A más largo plazo, el estudio del INE revela que España perdería una décima parte de su población actual en los próximos 40 años, estimándose que su número de habitantes descendería hasta los 41,5 millones en el años 2052. Además, según estas previsiones, el 37% de la población española sería mayor de 64 años en esa fecha, y desde 2018 se registrarían más defunciones que nacimientos en el conjunto del Estado.(34)

     Los datos son demoledores. La intensa actividad desarrollada para presionar a la baja los salarios, que ha llevado a mostrar a la luz pública su alianza política clasista a PPSOE-PNV, logra sostener mal que bien las ganancias capitalistas, pero al precio del sostenimiento a la baja de la natalidad, La crisis de la acumulación pone en fuga a los inmigrantes extratales, pero atrae emigrantes intraestatales a Baskongadas, el saldo vegetativo comienza a ponerse en negativo, y comienza la pérdida de población en un contexto de intensa desjuvenalización colectiva. El capital vasco no logra sus 500.000 ofertantes de fuerza de trabajo nuevos para el mercado, pero logra un tercio de ellos.

     La población periférica española, hundiéndose, salva a la población vasca del hundimiento demográfico y del hundimiento del grado de desarrollo alcanzado por la población activa, otra forma de decir la acumulación de capital, pero la proyectiva informa con claridad de lo frágil y efímero de esta situación; de un lado, la crisis del crédito que desencadena la reconversión de las PYMES vascas puede frenar ese movimiento migratorio, de otro lado, la periferia española está demográficamente exhausta. La inmigración africana puede mitigar el desmorone poblacional, pero al precio de un nuevo nivel de derrumbe salarial. (35)

Proyeccion de poblacion a corto plazo 2011-2021 a escala estatal
Proyeccion de poblacion a corto plazo 2011-2021 a escala estatal

      Como puede apreciarse en las dos pirámides poblacionales superpuestas, la actual y la proyectada sobre las tendencias de estos años, el ciclo de la acumulación de capital determina el proceso demográfico. En términos demográficos se corrobora la opinión de la existencia de una crisis capitalista de sobreproducción de largo plazo desde los años 70s, y la perspectiva de estar viviendo el periodo del capitalismo de final de ciclo, como lo denomina Claude Bitot, así como la percepción de la población como, efectivamente, ya realizada la subsunción real del trabajo, capital humano o capital demográfico. La crisis demográfica es, pues, la expresión biológica en la especie de la crisis capitalista.

     Finalmente, subrayar que la proyectiva de la población vasca para el mismo periodo nos mostraría una población aún más envejecida que la del cuadro del INE para la escala estatal. ¿Consecuencias?

La dinámica de las estructuras hacia el derrumbe de ‘el mercado’ de explotación socio-laboral capitalista.

     Con una tendencia estructural a ser la población activa de Nabarra Occidental, o Baskongadas, casi el 17% por debajo de la magnitud alcanzada anteriormente, y con la necesidad de ampliarse en torno al 30% sobre esa misma magnitud, ‘el mercado’ resulta deficitario para el capital, en esta dinámica de las estructuras, en un entorno al 40-50% de sus requerimientos de consumo y disponibilidad mercantil de fuerza de trabajo para la fase inmediatamente entrante, de entre 10-15 años.

      Las formas de contención de la tendencia al auge de los salarios en tal circunstancia, conociendo al capitalismo realmente existente, podemos imaginárnoslas. Por esto, haría un momento de felicidad ser conscientes de este vuelco en ciernes de los ventajismos del capital, si no supiéramos que intentarán implantar (lo están haciendo ya) una dictadura laboral de mercado en toda regla movilizando todas las fuerzas productivas y reproductivas en el apogeo y cenit de su desvarío sistémico, que lamentablemente conocemos demasiado bien.

     La evidencia actual demuestra que la deslocalización de capitales y su exportación, migraciones de capital, finalmente, a la búsqueda de condiciones de producción biopolíticas óptimas y ventajistas en otros territorios y formaciones sociales, CONSTITUYEN LA FORMA DE REALIZAR LA REPRODUCCIÓN AMPLIADA DE CAPITALES POR OTROS MEDIOS. Es decir, no pudiendo hacer el capital vasco la reproducción ampliada internamente debido a la alta composición técnica y orgánica de los capitales y al enorme desgaste biopolítico de la población de clase obrera, emigra… Por lo que entramos en un periodo de intensa exportación de capitales, que los capitalistas denominan INTERNACIONALIZACIÓN, y que en realidad tiene importantes implicaciones sobre y contra el salario general general obrero, constituyendo una fase de depauperación que viene a añadirse a los problemas de la crisis demográfica nacional e internacional o gran crisis biopolítica del capitalismo.

     Quede claro, sin embargo, que por el carácter internacional, e incluso mundial de las dificultades para realizar la reproducción ampliada, estamos al albur de un desenlace a medio plazo tanto en una nueva gran concentración de población, ahora poco probable, como de una despoblación paulatina, que es lo que se está objetivando. Por supuesto, reformas si reformismo no, los socialistas abertzales tendremos que participar estirando hacia la transición socialista en cualquiera de las alternativas que se imponga, y nos interesaría, más bien, el término medio, pero nosotros no elegimos, timoneamos modestamente con nuestras pequeñas fuerzas en este colosal concierto de fuerzas desencadenadas y condicionadas históricamente por la lucha de clases anterior, mientras vamos intentando plasmar un modelo de República Socialista de Nabarra, imitable, y por tanto avance no solo para nosotros, en el que la pregunta clave es ¿qué mutualidades interpopulares e interterritoriales son las más correctas y progresivas en la época de transición al socialismo?

     Por último, sin perder de vista el proceso tal cual es, comenzando a desvanecerse el sueño capitalista de permanente sobreoferta abundante, no problemática, fácil y gratuita, de fuerza de trabajo adicional, al menos con la facilidad con que quisiera obtenerla el capital, sobre todo a corto plazo (4 o 5 años), incluso con la corriente migratoria que desde el estado se está comenzando a formar, surgen preguntas cruciales, en estas condiciones; ¿Cuál es el papel de la internacionalización del capital vasco en la crisis biopolítica y sus consecuencias políticas? Y ¿Qué mediaciones, condiciones y contradicciones principales impone esa determinación hacia la internacionalización de los capitales en la siguiente fase de la lucha de clases? Eso lo iremos investigando en las próximas entregas de la segunda parte de este ensayo.

Lauburu.

NOTAS

(29) Patxi López sostuvo que “En el País Vasco necesitaremos 500.000 inmigrantes”, el 19 julio de 2010.

(30) “La tasa de demanda de empleo, que no es lo mismo que la tasa de búsqueda activa de empleo, la cual implica afrontar la búsqueda de empleo como un trabajo más, con todos sus costes. Por tanto, necesariamente ha de ser menor que la tasa de demanda de empleo. Y el INE da la tasa de paro general, que no es la tasa de paro real obrero, dado que está es más grande, pues comprende el subempleo y fracciones de clase en barbecho de la explotación salarial (estudiantes, amos y amas de casa) o excluidas del trabajo capitalista (jóvenes ninis, personas indigentes, etc), que forman la superpoblación relativa estancada o están en tránsito a la superpoblación relativa latente.

Flexiparo y farsa de la tasa de paro (mayor en Gipuzkoa)

(31)Véanse:

PROLETARIADO JUVENIL DEL SIGLO XXI y ley general de la acumulación de capital.

Y

La economía política de la educación.(El proletariado académico) por R. Kurtz

(32)Pero todavía es más importante que millones de jóvenes de entre 18 y 24 años no hayan podido encontrar trabajo o estén siendo orillados hacia empleos mal pagados, autén­ticos callejones sin salida. La mayoría de los estudiantes uni­versitarios y de los que ya se graduaron están endeudados y son incapaces de encontrar empleo. Una generación de jóvenes estadounidenses está siendo excluida del mercado laboral y, entre ellos, los de origen africano y latino alcanzan niveles astronómicos de desempleo y encarcelamiento

La educación no es la respuesta

Hay millones de jóvenes con formación universitaria que no pueden encontrar trabajo en sus campos respectivos debido a que la demanda de cualificaciones de este nivel está disminuyendo a medida que los empleos se descualifican y disminuye el número absoluto de puestos vacantes.

Vale la pena recordar que en diciembre de 2010 había once millones menos de puestos de trabajo que en 2003, durante la anterior recuperación con
desempleo.

La mayoría de las habilidades que se solían aprender en las escuelas secundarias para preparar la entrada en el mercado de trabajo ya no existen. Los jóvenes que salen de la escuela secundaria se enfrentan a salarios de pobreza o al desempleo, que entre la juventud de origen africano o latino se sitúa entre 40 y 50%. Las cárceles están llenas de jóvenes que no pueden sobrevivir sin trabajo en el capitalismo.

Las instituciones educativas se están cerrando, se despide a los docentes, se privatizan las escuelas. ¿Por qué? Por dos razones relacionadas entre sí. En primer lugar, los banqueros quieren tener en sus manos los fondos para la educación, sobre todo en las grandes ciudades. En segundo, la clase dominante considera superflua la educación de la juventud, en especial de la de origen africano o latino y la de los jóvenes blancos pobres. El capital necesita cada vez menos formación y adiestramiento para operarios, y ello tanto porque los empresarios están reduciendo la economía como a causa de la alta tecnología.

El mercado laboral ya no quiere ni necesita a buena parte de los jóvenes. En la actual crisis económica la patronal, y especialmente los banqueros, quieren tener acceso al dinero de los impuestos que hasta ahora se ha utilizado para la educación pública. Solo les interesa crear una élite educada para que ocupe un número relativamente exiguo de empleos de alta cualificación.

El capitalismo en un callejón sin salida
Destrucción de empleo,sobreproducción y crisis en la era de la alta tecnología. Fred Goldstein UN PUNTO DE VISTA MARXISTA

(32)Véase: LAS TRES GRANDES CONCENTRACIONES históricas de población y capital en Hego Euskal Herria.

(33) Análisis de resultados. Escenarios demográficos 2050 para Baskongadas. Eustat. http://www.eustat.es/elementos/ele0001200/ti_Escenarios_demograficos_2050/inf0001292_c.pdf

(34)   INE tendencias demográficas Euskadi perderá una media de 14.400 habitantes al año durante la próxima década. Vasco Press – Lunes, 19 de Noviembre de 2012

(35) Ejército industrial mundial de reserva: Megamasas jóvenes de desempleados en las periferias capitalistas. (I)

Ejército industrial mundial de reserva: Megamasas viejas de subempleados pobres en los países capitalistas centrales. (II)

ENLACES RELACIONADOS

LIBRO: Gran crisis biopolítica del capitalismo y República Socialista de nabarra.

gran_crisis_biopolitica_del_capitalismo

Índice

Post Comment

CAPTCHA