Capítulo VIII Catalin   Paso la noche. Todavía somnolientos y legañosos, como confusos en la niebla marítima matinal, los amigos rodeaban la hoguera despidiéndose de Barba blanca, que les daba las últimas recomendaciones. Y entonces volvió a escucharse: – ¡Pantalán,…