LU-GAR, LEKU-AGA. Piedra viva y suelo de dormir, reducido a rayas que se pierden en la lejanía dela ciudad obligatoria, inhóspita a la mirada de pronto roida por el mar y siendo engullido el capital muerto por una avalancha incesante,…