Capítulo LXVI El Oro Esta vez Braulin se encontraba cercado por sus principales adversarios; alrededor de su cara revoloteaba la mariposa, su vieja enemiga, volviéndole loco. Y hubiera podido comérsela de un bocado si a la vez no tuviera enfrente…