[ Timi el Viajero. Las Aventuras en la Isla Brouk ] Catalin

Timi el Viajero

Capítulo VIII

Catalin

 

Paso la noche. Todavía somnolientos y legañosos, como confusos en la niebla marítima matinal, los amigos rodeaban la hoguera despidiéndose de Barba blanca, que les daba las últimas recomendaciones. Y entonces volvió a escucharse:

Era Catalin, que se aproximaba al lugar.

Dijo Catalin al llegar a ellos. Era una mujer, sin lugar a dudas, con historia, como se apreciaba en una primera mirada, y con una gran personalidad magistralmente enmarcada por su melena de pelos eléctricos azules, grises y rojos.

Boa Vista Dos Santos pensó que la situación de la silla rota que le entregó Catalin tiempo atrás para que la reparara era solo la escusa para conocer a los jóvenes viajeros, y combatir así su soledad.

Este, quizás puedas acompañarles hasta las casonas de Punta Recife y desde allí, orientarles.

…el grupo salió con fresca agilidad…

Tras hacer esta propuesta, inmediatamente hizo las presentaciones oficiales. Los jóvenes informaron del propósito de su viaje a Catalin, y el altruista y productivo motivo del viaje agradó a Catalin que, valorándolo, finalmente sentencio:

El grupo salió con fresca agilidad tras despedirse de Barba Blanca, quien quedo sentado sacando punta a un palo y pensando absorto en sus tareas, mientras el movimiento de los jóvenes iba alejándose.

Durante su avance Catalin les iba enumerando los hitos del camino.

Solo hablaba ella todo el rato.

Una vez un niño sacó una de ellas y se la puso en la oreja, pero no oyó las olas del mar, sino la voz de un genio que le ordeno meterse en el agua, y el niño lo hizo y desde entonces no se le volvió a ver jamás.

Los jóvenes se rieron, pero Catalin, que quería asustarles, siguió impertrerita.

Estaba decididamente loca la buena mujer, ¿o solo lo aparentaba?
– Yo vivo en esas casonas que se ven por ahí, – Eran unas casonas señoriales pero en estado de ruina. Su antiguo esplendor apenas se adivinaba por sus elegantes formas, y de algún modo se asemejaban a Catalin.

Tenía Catalin una imaginación desbordante. Había sido literata y maestra y, al parecer, cuando cerró la escuela se había trastornado como El Quijote, solo que Catalin veía gigantes y enanos, duendes y genios continuamente en todos los lados y no solo en los molinos.

Pero era muy buena orientadora y compañera de viaje. Así les acompañó hasta el inicio de la senda de los farallones negros de la Costa Este, dándoles allí una serie de recomendaciones, tras seguir las cuales pronto aparecerían junto a la Capital, les aseguró.

Se juntaron los dioses de todas las naciones. Horus el Egipcio, que es como un halcón. Odín, el Vikingo, Dios del Trueno. Mari, la Diosa vasca del cielo y la Tierra. Hefestos, el dios herrero griego cojo. Quezatlzoatl, el Águila Solar azteca. Moloc, el temible Dios Fenicio y muchos más. Después se pelearon entre ellos, y fue tan feroz el combate que mirad como quedo la mesa…

…se juntaron los dioses de todas las naciones. Horus el Egipcio, que es como un halcón. Odín, el Vikingo, Dios del Trueno. Mari, la Diosa vasca del cielo y la Tierra…

Cualquiera diría que la línea de farallones estaba compuesta por muy antiguas erupciones de lava solidificadas, que luego producto de la erosión y el embate de las olas siglo tras siglos las iban desmoronando línea tras línea. Según la teoría de Catalin, en cambio, fue la pelea de los dioses lo que convirtió a la Mesa de los Dioses en esa colección caótica de rocas y farallones caídos, torcidos y demolidos, entre rocas quebradas, hacia muchos lados, que recordaban al caos de tablas y listones de madera grises desvencijadas entre jardines copados por zarzales y malas hierbas de las casonas de Punta Recife, pero en espectáculo de piedras. Tal era el mundo de Catalin, majestuoso y un torbellino de caos como su cerebro y corazón creadores. Pero Pitu, Peter y Timi miraron divertidos pero escépticos a los farallones, en los que más que los restos de una mesa lo que había era un acantilado espectacular.

A continuación lo mostró alzando la palma de mano teatralmente, hasta que Timi lo recogió cuidadosamente. Y luego se despidió de ellos. Braulin rebuzno triste, pues la señora Catalin le había gustado mucho, pero el resto de la pandilla se enfrascó en la dificultad del avance a pie por entre las rocallas acumuladas al pie de los farallones, a pocos metros del mar.

 

<<<El Sueño de Pitu..Charla del Señor Hok con Paladia.>>>

<<<ÍNDICE
 

Créditos: Herramientas de apoyo Google. Documentaciones: Wikipedia. Fotografía: J.P Tolosa.

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0.

Post Comment

CAPTCHA