[ Timi el Viajero. Las Aventuras en la Isla Brouk ] Los Spellding

Timi el Viajero

Capítulo XX

Los Spelldings

La borda del velero chocó y raspó contra el lienzo del muelle, a pesar de las defensas. El pequeño velero de Timi había encontrado su punto de amarre entre dos monstruos de acero que cargaban frenéticamente piedra rosa. En cuanto terminaron de amarrar la nave saltaron a tierra y preguntando por los muelles encontraron la salida del puerto.

Nada más salir, en la convergencia entre la playa y la rotonda de acceso al Puerto, ya desembocando hacia una larga calle peatonal del centro de la Capital, en una pequeña explanada tres saltimbanquis se ejercitaban dando un estupendo espectáculo ante la terraza de un café. Timi y sus amigos decidieron contemplar el ejercicio.

…el gordo siguió tambaleándose, pero de pronto apareció otra pulga, esta parecía una araña negra…

Un gordo se tambaleaba a sí mismo haciéndose el borracho. De pronto una simpática pulga con melena de oro le saltó sobre los hombros. El gordo siguió tambaleándose pareciendo como si no se hubiera dado cuenta del salto de la pulga a sus espaldas. El gordo siguió tambaleándose, pero de pronto apareció otra pulga, esta parecía una araña negra, que también le saltó encima trepando sobre él como si nada, haciéndose con un lugar junto a la otra pulga sobre la torre humana cuya base era el gordo y su cima estas dos pulgas.

Pero el gordo siguió haciendo las tonterías del borracho fingido bandeando su enorme corpachón como si las pulgas no se le hubieran encaramado a sus hombros. En un momento se puso firme, el castellet se desmontó en un instante con las dos pulgas bajando a toda aprisa de la montaña de carne, y se alinearon, y así los tres hicieron una reverencia hacia la terraza del café, donde tres señoras en una mesa charlaban y un señor, también gordo, leyendo un periódico, no habían seguido ni un momento el espectáculo. No obstante, el señor gordo, ostentosamente molesto, levantó el rostro hacia los saltimbanquis.

En ese instante Timi, Peter el peregrino y Pitu Kangrejo rompieron en aplausos.

El trío que componían las pulgas y el gordo forzudo ignoraron olímpicamente a Timi y su pandilla, y siguieron haciendo reverencias hacia el público, luego una de las pulgas fue con una lata hacia las mesas, y la aproximó al gordo del periódico que, enfadado, se arrascó el bolsillo tirando después a la lata una moneda diminuta, al igual que hicieron, a continuación, las tres amigas parlanchinas.

A partir de ahí los saltinbamquis se replegaron precisamente hacia la esquina de Timi , Peter y Pitu y Braulin. Al llegar a la altura de los chicos el gordo fortachón preguntó:

Una pulga se acercó sonriendo a acariciar a Braulin.
– ¡Qué bonito!

Las pulgas comenzaron entonces a bailar y gesticular alrededor de Braulin, que protestó rebuznando.

Y el fortachón gordo acercándose a Timi y esbozando una amplia sonrisa, informó:

Borikaia. ¿Sabeis donde está?

Ya se alejaban Timi y sus amigos de los Spellding, hacia el mercadillo. Las pulgas y el gordo sonreían en la mayor felicidad y movían las manos en gesto de despedida, como ya ensayado, dentro de una coreografía algo empalagosa, y al doblar la esquina cayó el telón.

 

<<<Navegación a la Capital.Segunda batalla de los aliens acelerados.>>>

 

<<<ÍNDICE
 

Créditos: Herramientas de apoyo Google. Documentaciones: Wikipedia. Imagen:

 
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0.

Post Comment

CAPTCHA