Irteen.net

“El virus correcto en el momento adecuado”.

Andrea Cechi nos cuenta como estaba el panorama en otoño 2019 en los mercados de valores, en colapso incontenible. Y cómo de pronto apareció el virus correcto en el momento adecuado.


Te lo explico de manera grosera: si me prestas 80 euros y te garantizo una fianza por valor de 100, te sientes seguro. Pero si durante el préstamo su valor nominal ya no es 100 sino 70, entonces me pides que me cubra la garantía de los 30 que faltan. ¿De dónde saco esos 30 € que no tengo? Y aquí comienza la crisis. Si estas dinámicas se multiplican por miles y billones de intercambios algorítmicos de alta velocidad, con enredos y entrelazamientos de garantías cruzadas, todo respaldado por préstamos de alto riesgo (a menudo, la garantía se toma prestada a su vez y se vuelve a hipotecar innumerables veces), queda claro cómo en un instante todo puede explotar si no se interviene con cubos de dinero como lo hizo la Reserva Federal, que llega hasta los 1000 mil millones de dólares al día.

Entonces, como por milagro, llega Covid-19. ¿Y que pasa?

Por tanto, los bancos centrales están autorizados a intervenir de forma ilimitada. Miles de millones o cientos de miles de millones de dólares se crean de la nada y se distribuyen no solo a los bancos, sino que también se inyectan directamente en las principales empresas. Con esta medida extraordinaria se modera la falla en el mercado de REPO.

Este paso es un poco más difícil de entender, pero la cantidad total de préstamos concedidos a personas y empresas también contribuye al cálculo del riesgo global que afecta al cálculo de la tasa de interés. Cuanto mayor sea el riesgo, mayor será la tasa. Si aumenta el riesgo del mercado REPO que es interbancario, también aumenta la posibilidad de incumplimiento. Digámoslo de una vez por todas: ¡las tasas de interés no deben subir! Si lo hacen: es el final.

El conjunto de la economía está denominado en un valor que es una unidad de deuda. Cuando escuche hablar de dólares, euros, yenes, francos, coronas, yuanes, etc., siempre debemos recordar que las monedas no son más que unidades de deuda emitidas sobre la base de una economía de deuda. Todo el dinero se presta a la existencia. El dinero existe solo después de que un banco lo crea endeudando a alguien: estados, individuos o empresas. La gente se enfoca principalmente en el mercado de valores, que no tiene nada que ver con él, tiene una dinámica completamente diferente e incluso en el caso de una economía paralizada como la de hoy, podría incluso romper nuevos máximos, gracias a toda la nueva liquidez creada que no tiene otro lugar para fluir. El problema real es el mercado de deuda. La gente todavía no se había dado cuenta de que se avecinaba una gigantesca crisis económica.

Nadie lo dice porque son cosas difíciles de explicar y pocos tienen las ganas o la competencia y la gente no quiere hacer el esfuerzo de entender estas cosas, por lo que puede seguir, casi a escondidas, sin que nadie se preocupe. Pero es absolutamente necesario entender que el virus ha detenido una crisis económica mucho peor que la que estamos viviendo ahora.

Podemos decir que el virus llegó realmente en el momento adecuado. Si no hubiera llegado, las tasas de interés se habrían disparado y el mercado de la deuda y el de los derivados (2,5 millones de billones – estimación del BPI) se habrían convertido en una supernova con proporciones mucho, mucho peores de lo que sucedió. Una crisis para la que no hay herramienta para gestionarla.

—————–

EL VIRUS CORRECTO EN EL MOMENTO ADECUADO / THE RIGHT VIRUS AT THE RIGHT TIME

ANDREA CECCHI

¿Puede un virus llegar en el momento exacto para ser considerado una verdadera bendición? Sería casi una herejía responder diciendo que sí. En cambio, para los operadores financieros, esto es exactamente lo que sucedió.

Recapitulemos.

En junio de 2019, el mercado de REPO estaba comenzando a colapsar mostrando signos de peligro sistémico. La mayoría de la gente ni siquiera sabe qué son los REPO.

En la práctica, se trata de pactos de recompra (operaciones listas) con los que bancos y grandes operadores económicos intercambian activos (principalmente bonos del Estado) con operaciones de muy corta duración con el fin de obtener liquidez instantánea por motivos relacionados, especialmente el riesgo derivado de operaciones altamente especulativas en el mercado de derivados. La campana de alarma comenzó a sonar en junio. En septiembre de 2019 la situación era alarmante. ¿Qué alarmante? Alarmante tipo “manos en el pelo y boca bien abierta”.

Un informe del Banco de Pagos Internacionales (BPI), el banco central que gobierna a todos los demás bancos centrales del mundo, dio la alarma y “extrañamente” no mencionó los nombres de los 4 principales bancos de Wall Street involucrados. Advirtieron que el problema también se estaba expandiendo, afectando el mercado de divisas.

Este es el mercado en el que los bancos europeos y no europeos obtienen dólares para sus necesidades operativas para transacciones denominadas en dólares estadounidenses. Este sector también funciona de manera similar a los ‘Repos’ y, en consecuencia, el problema se extiende y se convierte en un problema global.

La Reserva Federal responde al sentido llamamiento de los bancos que se encuentran en peligro de muerte por falta de liquidez y abre una extraordinaria línea de suministro de 350.000 millones de dólares diarios que en algunos casos llega incluso a picos superiores a los 800 y aún así no alcanza. El pánico no cesa. Para empeorar las cosas, incluso los principales Hedge Funds que utilizan el dinero de los principales fondos de pensiones (sí, también el INPS, el fondo de pensiones italiano y los 401k) entran en el campo de apuestas del ‘Repo’ para obtener beneficios en este muy sospechoso pero océano de alto riesgo.

Pasan las semanas y los bancos ya no confían entre sí y se acerca un colapso monetario. Quizás no esté claro qué puede suceder en un colapso monetario. Realmente es el peor de los casos. En un colapso monetario, toda la liquidez desaparece porque ya no llega a los destinatarios. Si esto sucede, la economía se detiene por completo. Como un avión que se estrella: ¡todos mueren! La alta dirección de los bancos, de acuerdo con los gestores económicos, convergen en el hecho de que, si el avión se estrella, deben evitar el desastre total y crear una solución que pueda hacer que el avión se deslice lo más suavemente posible. Esto no es tanto para salvarnos a nosotros, de quienes definitivamente les podría importar menos, sino para salvarse a sí mismos más que cualquier otra cosa y al paradigma que consiente a la élite, incluidos los bancos, a vivir como sanguijuelas de las espaldas de todos los demás.

En octubre de 2019, como una extraña coincidencia, tuvo lugar una cumbre entre entidades muy influyentes, denominada EVENTO 201. Apenas un mes después de la campana de alarma del BIS

En esta ocasión, se simuló un evento de pandemia global. Donde se propagaría un virus de baja letalidad, con características exactas de lo que se anunció que se propagó desde Wuhan y todos conocemos muy bien la historia. Los participantes de todo el mundo recibieron un manual operativo. Un verdadero protocolo de actuación, sobre cómo comportarse y qué medidas tomar SI (en octubre todavía estábamos en la fase hipotética) …… .. SI se hubiera propagado un virus del tipo coronavirus y medidas de contención a adoptar en caso de una pandemia, se comunicaron a toda la población mundial.

El 21 de enero de 2020 tuvo lugar la Cumbre de Davos, donde se reunieron todas las figuras poderosas del mundo. El 23 de enero, China anunció el cierre. El 30 de enero de 2020, la OMS proclamó una emergencia sanitaria mundial. La noticia del virus, que en octubre era solo hipotética y simulada, como por milagro, se materializó, precisamente, en las modalidades exactas previstas por el ejercicio EVENT 201. Parece que el ejercicio había sido un ensayo general antes de “subir al escenario” como en una obra de teatro planetaria.

Pero demos un paso atrás y regresemos al mercado explosivo de REPO, ya que todo el mundo ha hablado del virus hasta el punto de sentir náuseas.

Hay dos formas y solo dos formas de cuidar un mercado monetario a corto plazo:

1) Inyecte la mayor cantidad de dinero posible para mantener fluida la demanda y evitar que suba la tasa de interés exigida por los prestamistas.

2) Detener la demanda de préstamos de la economía global.

Aquí debe comprender cuál es el riesgo real. El riesgo real está representado por el aumento de la tasa de interés. Durante todo este período de tipos de interés cercanos o iguales a cero, la burbuja de los derivados se ha incrementado enormemente. Todo está sostenido por un hilo muy fino. Transacciones de muy alto riesgo, basadas en canjes virtuales de garantías obtenidas por deuda, casi siempre bonos del Estado, que tienen un equilibrio muy precario. Si por alguna razón las tarifas comienzan a subir, el valor de la garantía subyacente disminuye lo que provoca una reacción en cadena, como la deflagración nuclear, donde cada operador busca liquidez, que no tiene, para cubrirse de una quiebra instantánea.

Te lo explico de manera grosera: si me prestas 80 euros y te garantizo una fianza por valor de 100, te sientes seguro. Pero si durante el préstamo su valor nominal ya no es 100 sino 70, entonces me pides que me cubra la garantía de los 30 que faltan. ¿De dónde saco esos 30 € que no tengo? Y aquí comienza la crisis. Si estas dinámicas se multiplican por miles y billones de intercambios algorítmicos de alta velocidad, con enredos y entrelazamientos de garantías cruzadas, todo respaldado por préstamos de alto riesgo (a menudo, la garantía se toma prestada a su vez y se vuelve a hipotecar innumerables veces), queda claro cómo en un instante todo puede explotar si no se interviene con cubos de dinero como lo hizo la Reserva Federal, que llega hasta los 1000 mil millones de dólares al día.

Entonces, como por milagro, llega Covid-19. ¿Y que pasa?

Por tanto, los bancos centrales están autorizados a intervenir de forma ilimitada. Miles de millones o cientos de miles de millones de dólares se crean de la nada y se distribuyen no solo a los bancos, sino que también se inyectan directamente en las principales empresas. Con esta medida extraordinaria se modera la falla en el mercado de REPO.

Este paso es un poco más difícil de entender, pero la cantidad total de préstamos concedidos a personas y empresas también contribuye al cálculo del riesgo global que afecta al cálculo de la tasa de interés. Cuanto mayor sea el riesgo, mayor será la tasa. Si aumenta el riesgo del mercado REPO que es interbancario, también aumenta la posibilidad de incumplimiento. Digámoslo de una vez por todas: ¡las tasas de interés no deben subir! Si lo hacen: es el final.

El conjunto de la economía está denominado en un valor que es una unidad de deuda. Cuando escuche hablar de dólares, euros, yenes, francos, coronas, yuanes, etc., siempre debemos recordar que las monedas no son más que unidades de deuda emitidas sobre la base de una economía de deuda. Todo el dinero se presta a la existencia. El dinero existe solo después de que un banco lo crea endeudando a alguien: estados, individuos o empresas. La gente se enfoca principalmente en el mercado de valores, que no tiene nada que ver con él, tiene una dinámica completamente diferente e incluso en el caso de una economía paralizada como la de hoy, podría incluso romper nuevos máximos, gracias a toda la nueva liquidez creada que no tiene otro lugar para fluir. El problema real es el mercado de deuda. La gente todavía no se había dado cuenta de que se avecinaba una gigantesca crisis económica.

Nadie lo dice porque son cosas difíciles de explicar y pocos tienen las ganas o la competencia y la gente no quiere hacer el esfuerzo de entender estas cosas, por lo que puede seguir, casi a escondidas, sin que nadie se preocupe. Pero es absolutamente necesario entender que el virus ha detenido una crisis económica mucho peor que la que estamos viviendo ahora.

Podemos decir que el virus llegó realmente en el momento adecuado. Si no hubiera llegado, las tasas de interés se habrían disparado y el mercado de la deuda y el de los derivados (2,5 millones de billones – estimación del BPI) se habrían convertido en una supernova con proporciones mucho, mucho peores de lo que sucedió. Una crisis para la que no hay herramienta para gestionarla.

Detener la economía y, por lo tanto, la demanda de préstamos e inundar los bancos con nueva liquidez parecía ser la solución menos dañina. Al menos para ellos. El lema “estaremos bien” que se pusieron en boca de los zombis sin cabeza, sirvió para reiterar que les irá bien a ellos, no a nosotros, y que por ahora, el colapso monetario no sucederá porque pararon la economía. inmovilizándonos en un rincón, como en una prisión planetaria. Salvar los REPO también salvó a los fondos de cobertura y, por tanto, a los fondos de pensiones. Por ahora, los jubilados pueden estar tranquilos. Su pensión está asegurada.

Muchos se preguntan entonces: ¿qué pasará ahora? ¿Habrá una recuperación?

¡Absolutamente no! Lamento decirlo, y también lo siento por mí mismo, pero tengo mi plan y dedicaré un boletín especial tan pronto como esté listo.

La economía no se reiniciará. Será un gráfico en forma de L donde tras el colapso vertical de ahora, seguirá un largo período de estancamiento lento y prolongado, en niveles mucho más bajos que los anteriores. 2019 fue el último año del mundo tal como lo conocíamos. Con 2020 nos enfrentaremos a una nueva realidad y nos guste o no nos acompañará al menos hasta 2032. Si decidiéramos reabrir todo y volver a la situación anterior, nos encontraríamos en una momento en el punto de partida, o en septiembre de 2019, con la explosión del mercado REPO. Esta elección fue inevitable. Es el caso más colosal de “ENTRE UNA ROCA Y UN LUGAR DURO” en la historia de la humanidad.

La economía no se reiniciará porque con el bloqueo total por el encierro y las restricciones para contener la pandemia habrá muchos fracasos. Muchos ya no podrán pagar sus deudas. Muchos ya no podrán pagar el alquiler. Si por un lado alguien no paga, por otro lado hay alguien más que no cobra. El juego suma cero. En general, no hay ganancia económica porque la suma está esterilizada. ¿Cuáles son las posibles soluciones? ¿Cómo se sale de eso? Es muy difícil. Necesitamos un juego de gran equilibrio y procedimientos lentos y cautelosos. Habrá periodos de “apretar y aflojar” siempre con el riesgo de pandemia acostumbrado a las náuseas, a limitar la libertad de las personas otorgando breves ráfagas de libertad como este verano, a volver a apretar la soga este próximo otoño, etc.

Para describir este momento, recuerdo una aventura de pesca en las Bahamas, que considero mi segundo hogar. Había ido a pescar con el kayak durante la marea alta. La marea alta puede entenderse como una cobertura de liquidez suficiente que permite navegar flotando sobre los peligros de las profundidades del fondo marino. A mi regreso, la marea había bajado muchos metros y para seguir la dirección, para volver a casa, tuve que atravesar un tramo de agua muy baja con rocas afiladas y corales aflorados así como erizos de mar. Todo esto con unas sandalias inadecuadas que me proporcionaron una protección solo parcial. El riesgo era lastimarme los pies, resbalar, romper el kayak o perder el pescado que había capturado.

Tenía que encontrar una manera de poner a salvo mi pez, mis pies y mi kayak. La única forma era avanzar lentamente. Sondeando el suelo antes de dar un paso. Luego, una vez avanzado, tire del kayak detrás de mí sobre el velo de agua donde sea posible, o cárguelo con la fuerza de los brazos, moviéndolo a un punto seguro. Y así durante varias horas, bajo el sol tropical, esto es lo que hice hasta que llegué a un lugar seguro. Fue una prueba de paciencia, fuerza y ​​habilidad, de calcular el riesgo a realizar antes de cada paso, aprovechando cada charco de agua más profunda y cada lugar seguro donde descansar los pies sin cortarme ni resbalar.

Estas son las cualidades que deben poseer quienes estén en condiciones de establecer la mejor estrategia para sacar a toda la humanidad de esta insidiosa “bajamar” en la que nos encontramos, sabiendo que dando los pasos equivocados, corremos el riesgo. no solo haciendo un daño irreparable, sino también hundiéndolo y perdiéndolo todo.

Entonces surge la pregunta: ¿tenemos este tipo de líderes en el mundo? ¿Hay hombres o mujeres capaces de tomar las riendas y guiar sabiamente a la humanidad hacia un terreno seguro en el que reconstruir un modelo económico más sólido y sostenible? Y los líderes que tenemos: ¿querrán hacerlo?

La solución ahora sería emprender colosales obras de infraestructura pública que le dieran trabajo a la gente y adoptar las medidas fiscales adecuadas para garantizar la estabilidad de los flujos monetarios. La fusión entre los Bancos Centrales y el Gobierno que se está llevando a cabo facilitaría el mecanismo de financiación necesario para poner estas obras en cartera. Donald Trump es un maestro de la bancarrota que ha experimentado varios como empresario en el sector de los casinos, por lo tanto, en el juego. Irónicamente, parece ser la persona adecuada para manejar una quiebra global causada por el casino de apuestas en el mercado REPO. Dados sus éxitos y sus experiencias previas: ¡él es uno del trabajo!

Los próximos pasos verán la implementación de una moneda mundial criptográfica que inicialmente solo servirá como compensación entre los Bancos Centrales. Será una moneda criptográfica basada en el patrón oro. Los países con mayores reservas de oro serán los dominantes. Por eso querían reducir Italia a cero. El objetivo es hacernos vender nuestro oro, que todavía se encuentra en la cuarta reserva más grande del mundo. Esperamos resistir. Estados Unidos en primer lugar como el país con más oro. China y Rusia comenzaron a comprar todo el oro que se produce hace diez años. No lo compraron para venderlo con fines de lucro. Lo compraron porque quieren jugar como protagonistas.

Entonces, el oro volverá a su papel de liderazgo en el nuevo sistema económico. Esto también se debe a que el oro, que es escaso, evitará que la economía se expanda exponencialmente, generando desequilibrios y proporcionando una base sólida sobre la que empezar de nuevo de una manera más sostenible, que también es sinónimo de todo lo orgánico o “verde” que ahora es tan de moda. Acostumbrámonos a todo esto y calculemos cuidadosamente nuestros pasos para salir ilesos de la “marea baja” que caracterizará los próximos años. Habrá un ajuste entre ahora y 2025. Luego un ritmo lento hasta 2032. Entonces: esta es la nueva realidad: ¡más con menos! Necesitamos hacer más con menos. Agudice su ingenio y póngase a trabajar. De lo contrario habrá una renta básica universal de subsistencia estatal y una muerte lenta en un rincón, fuera del juego.

https://andreacecchi.substack.com/p/the-right-virus-at-the-right-time
https://andreacecchi.substack.com/

Salir de la versión móvil