Irteen.net

“‘Inmunidad como servicio’ – Los vendedores de aceite de serpiente y el COVID-Cero.” Por julius Ruechel

En una importante aportación Julius Ruechel hilvana varias hilos aparentemente inconexos que convergen en el problema de la formación del mercado de la inmunidad, un mercado cautivo y monopolista y muy adecuado para el desarollo de la dominación a traves de una muy especial biológía política, la de la alienación de la inmunidad natural.

La fracción reinante en la clase dominante, la globo-oligopolista, que ahora es tecnomalthusiana, y varias clases y fracciones de clase de apoyo, normalmente medias, así como sectores de capital concretos, quieren activar todo este proceso en general a la busca de varios objetivos e intereses, pero el de eludir su hundimiento durante el creciente colapso de la acumulación, “innovando” al crear este mercado cautivo, no es el menor. Esto explica por qué intentan destrozarnos la inmunidad natural individual y colectiva con su masiva campaña de envenenamiento, para luego poder vendérnosla a pedazos, por suscripción, como servicio, intentando reconstruir la valorización en un plano superior de la cosificación del sujeto productor.

Lo encuentro muy pausible, pero de todos modos sigo persuadido a la vista de las abrumadoras evidencias y espeluznantes precedentes del capitalismo toyotista y la buguesía neomalthusiana, ahora en transformación a tecnomalthusiana, robotizadora y biodigital, que el objetivo de eliminación de población no reducible a rentabilidad, especialmente proletaria, es el objetivo principal de la operación política internacional de la inyección genotrónica masiva.

 


 

Una vez que eliminas lo imposible, lo que quede, no importa cuán improbable sea, debe ser la verdad“.

– Sherlock Homes” – Sir Arthur Conan Doyle

 

(…) ¿Qué sucede si la mutación rápida de los virus de ARN asegura que ninguna vacuna sea completamente efectiva para proporcionar inmunidad duradera, creando así la ilusión de que necesitamos permanentemente potenciadores de vacunas??

¿Qué pasaría si los políticos pudieran estar convencidos de hacer obligatoria la vacunación para evitar que los clientes potenciales opten por no participar??

Qué si, confiando en los bloqueos durante la temporada de invierno, nuestra vulnerabilidad a otros virus  aumenta, ¿que luego podría usarse para racionalizar la expansión de la campaña de inyección, a través de la misión creep, para vacunarnos simultáneamente contra el VSR, influenza y otros coronavirus, o el resfriado común, y eso a pesar de saber muy bien que la protección que ofrecen estas vacunas contra los virus respiratorios es solo temporal ?

¿Y qué otros objetivos de ingeniería social se pueden incorporar a su inyección de refuerzo anual en el futuro una vez que esté permanentemente sujeto a estas inyecciones de anuales y pasaportes de vacunas? En una atmósfera de histeria, es un sistema maduro para el abuso por parte de oportunistas, ideólogos, totalitarios hambrientos de poder e ingenieros sociales malthusianos. La bola de nieve no tiene que crecer por diseño. El avance hacia el objetivo ocurre solo una vez que la Caja de Pandora se abre a las  vacunas coaccionadas y los derechos condicionales. El camino al infierno está frecuentemente pavimentado por buenas intenciones… e histeria.

Entonces, ¿qué pasa si COVID-Cero y la estrategia de salida de la vacuna son simplemente el equivalente global sancionado por el estado de un traficante de drogas que crea dependencia entre sus clientes para seguir empujando más drogas??

¿Qué pasaría si todo fuera solo una forma de convencer a la sociedad de la necesidad de “inmunidad como servicio” basada en suscripción? El modelo de negocio basado en suscripción (o alguna versión del mismo) está de moda en estos días en el mundo corporativo para crear audiencias cautivas leales que generen flujos de dinero confiables, para siempre. Las suscripciones ya no son solo para su membresía de TV por cable y gimnasio. Todo ha sido redesignado como un “consumible”.

 

“‘Inmunidad como servicio’ – Los vendedores de aceite de serpiente y el COVID-Cero.” Por julius Ruechel

 


 

Salir de la versión móvil