El tabú sobre la violencia de las mujeres contra los hombres, por supuesto, un tabú históricamente condicionado, cumple pues una función retardataria, antirevolucionaria, y de defensa política del reformismo capitalista y procede del reformismo mismo y, en último análisis, de su negación burguesa de la revolución social. Es reforzado en su necesidad de ocultación de su función disciplinadora del proletariado…

CITA: “La violencia sexual ejercida contra las mujeres es la más trágica demostración de la sociedad patriarcal y es en muchas ocasiones, el último escalón de las agresiones machistas: en el año 2011 en Euskadi hubo 296 casos de violaciones denunciadas, un 42% más que el año anterior. Ese mismo año, los juzgados vascos tramitaron 4.125 denuncias, lo que supuso…