MCC-Fagor: Gran desastre del reformismo vasco-español hacia su farsa final.

Veamos que nos cuenta sobre Fagor Electrodomésticos el señor Antonio Sánchez, de Castelldefels, un veterano ingeniero con gran experiencia en el ramo de los electrodomésticos:

El presidente y Director General de HAIER en Europa René Aubertin, lo tiene claro: “…Esta alianza a largo plazo demuestra las grandes ambiciones de Haier en Europa…”. Yo me pregunto: siendo HAIER el nº 1 en fabricación de frigoríficos en el mundo, ¿Para qué necesita una joint venture con FAGOR? Teniendo tecnología y fábricas propias, ¿Qué espera de FAGOR?
Esta pregunta se relaciona directamente con una de las políticas más claras y que le ha dado mayor crecimiento a HAIER: la adquisición de otras marcas. El pasado año se hizo con las divisiones de frigoríficos y de lavadoras de la japonesa SANYO, además de con las organizaciones de negocio de ambas divisiones y en general de electrodomésticos de esa conocida marca, no solo en Japón, sino también en Vietnam, Filipinas, Indonesia y Malasia.”
“Los planes de expansión de HAIER en Europa, para el próximo año 2.014, son de estar entre las 5 marcas más vendidas. Eso constituye una seria amenaza para las cinco marcas principales actuales: BOSCH, SIEMENS, LG, SAMSUNG y WHIRLPOOL.”
¿Hace falta que os dé más pistas?“(1)

     No, sr. Antonio Sanchez, no hace falta. La pregunta aquí es: ¿Tendrán la barra de deslocalizar esos 1800 empleos, sin hablar ahora de los empleos inducidos perdidos, y encima pasarle la factura al Pueblo Vasco, a la clase obrera de Euskal Herria y a la de la vecina España? Hagan sus apuestas…

Sedes de Fagor Electrodoméstico

Sedes de la multinacional cooperativa vasca Fagor Electrodomésticos

     Mientras se nos cuenta que ha habido una mala gestión en Fagor y que con esa quiebra no está puesto en cuestión el modelo cooperativista (¡), la realidad es que el actual y poco gracioso sainete envuelto en todo tipo de maniobras de diversión, burlas y engaños a toda banda, nos está impidiendo ver lo que está ante nuestras narices: Casualmente si no aparecen cientos de millones de euros pronto para financiar Fagor esta semana es el fin del mundo, pero ocurre que Fagor tiene firmada una join venture con el fabricante globooligopolista HAIER, y así puesta la mesa con todos sus cubiertos para una deslocalización productiva bastante descarada.

     Otra pregunta crucial: ¿Qué ha llevado a la MCC a esta debacle tan sospechosa, en la que su principal capital comercial, Eroski, y su principal capital industrial, Fagor Electrodomésticos, están al borde de la quiebra, e incluso hay sospechas sobre el posible contagio a su capital financiero en Laboral Kutxa y/o en Lagun Aro?

Marcas de Fagor electrodomesticosMarcas que controla Fagor Electrodomésticos.

No es la bajada de ventas, no, es la caída del poder de compra, que es estructural, del Salario General de la clase obrera española, alias “clase media” española. A medida que ese poder de compra se achica con la degradación del Salario General Obrero en todo este entorno, el reformismo del ala progre del refranquista PPSOE pierde, también, base, y aumenta su crisis política de legitimidad y de función. Pero, con ese mismo movimiento de reestructuración que tumba al reformismo europeo y al español, la propia Mondragón Corporation, a su vez un dañino reformismo anticomunista cuyas actividades hemos padecido durante décadas en este país los activistas favorables a un proyecto de Estado Independiente Socialista Vasco, pierde el espacio vital que le sostenía en el mercado “clase media”, hoy en desplome.
Cae el mito del modelo cooperativista MCC (capitalismo de pequeños propietarios asociados) como alternativa al capitalismo. El cooperativismo vasco, o el guatemalteco, no es alternativa, mucho menos mundial, al capitalismo puro y duro de nuestro tiempo. Su eclosión en este país ha sido posible durante una fase concreta de la acumulación de capital con muchos apoyos políticos, y con un cinturón de precarización obrera centrada especialmente en Bizkaia, que reducía los costos de producción ayudando a una mayor realización de plusvalía.

     Cae la alianza (o su pretensión) del buen hacer de los empresarios vascos, patrióticos, abertzales, buenos, con los trabajadores vascos, en defensa del tejido productivo vasco (¡). Y queda una reestructuración de tomo y lomo, de la explotación capitalista sobre y contra el 80% de la población vasca.

     Una vez desbordada la economía vasca ( por un lado, desde los países emergentes con productividades enormes y bajos costos de reproducción de la fuerza de trabajo, – imposibles de asumir en Europa Occidental sin registrar una crisis poblacional extrema, que no hay que descartar que la oligarquía española haya asumido en toda su crudeza-, y por otro lado, por la posición privilegiada de la industria alemana y centroeuropea en los mercados europeos y mundiales de alta y media alta agregación tecnológica), la economía industrial vasca queda atrapada en esta zapa, y va entrando en una zona depresiva extremadamente inquietante… inquietante, eso si, para la clase obrera de Euskal Herria, que no para la pequeña burguesía al servicio de la mediana burguesía (no confundir con la pequeña burguesía proletarizada) y, así, de la oligarquía,  prestas a salvarse en el tercio productivo euromonopolístico que quede operativo en el medio de la devastación.

     Cae también el mito del I+D+i. El sueño del I+D+i era, se quiera o no se quiera reconocer, una estafa. Estafa que ya está implícitamente reconocida por la misma dirección del capital concentrado vasco o vasco-español.

Índice europeo de innovacion 2006.(2)Índice Europeo de innovación 2006 (2)

     Como puede comprobarse en este gráfico estadístico, los capitalismos europeos y sus países son o no son innovadores solo en función de su situación geográfica y geopolítica respecto al capital concentrado centroeuropeo: Los englobados en el centro europeo continental de la concentración de capitales son innovadores (Finlandia, Suecia [que no está listada], Alemania, Dinamarca, Luxemburgo, Reino Unido, Países Bajos, Francia, Austria, Bélgica e Irlanda). Menos innovadores son los capitalismos que circundan a ese centro (Eslovenia, Euskal Herria, Txekia, Estonia, Italia, España), y menos todavía los más alejados de ese centro europeo continental de la acumulación de capital (Rumania, Bulgaria, Polonia, Portugal, Eslovaquía, Hungria).

     La tendencia geográfica determinante del grado de innovación posible en un territorio o país es aplastante, y solo matizada por decisiones geopolíticas concretas que matizan, pero no revierten, esa determinación estructural de la concentración geográfica de los capitales, en vastas centralizaciones de las fuerzas productivas innovativas.

     Cae también el mito de la autogestión. La fantasía de la autogestión que la increible izquierda abertzale de esta segunda década del siglo XXI pretende hacernos creer que fuera una alternativa que nos salvará del crudo y duro invierno capitalista de final de ciclo, también queda derrumbada. ¿Cabe mayor sofisticación de la autogestión que el alcanzado por la MCC en el mundo real del mercado mundial? ¿Reconocerá alguien esta circunstancia o reinará el silencio, otra vez más, mientras siguen convocándose esperpénticos encuentros para mantener este insostenible mito de la autogestión?

     Claro que sí, es cierto, la autogestión cooperativa puede ser una solución en la pregunta del qué comemos, tirando por lo alto, incluso para el 10% de la población de Euskal Herria, a adicionar y dependiendo del 20% de los trabajadores que logren entrar en una economía informacional de servicios, euromonopolística, pero quedaría el 70% del también increíble “pueblo trabajador vasco” sin trabajo y en subempleo a perpetuidad, y ya no tan trabajador, abandonado como los muelles en el alba, que diría el poeta Pablo Neruda.

     ¿Y el mito del Pueblo Trabajador Vasco sobrevivirá? Creo que el desastre y la farsa de esta sino cantada si probabilísima ignominiosa deslocalización, va a demostrar a muchísimos que, en lo que el fetichismo ideológico abstrae cuando hace esa afirmación de “Pueblo Trabajador Vasco”, hay dos clases sociales antagónicas. Clave política valiosa antaño, hoy en plena lucha de clases percutida por la crisis estructural no es sostenible en términos teóricos, y ni tan siquiera políticos si su precio consiste en la desmovilización de la consciencia de clase para si de la clase obrera de Euskal Herria.

     ¿Algo, pues, positivo, en este desastre de la MCC, y del cooperativismo capitalista vasco multinacional puesto en las aras de un nuevo modelo de centralización de la acumulación de capitales rentables? Si, el enorme desastre político que va a significar para el gran reformismo vasco-español, al que hemos padecido durante estas décadas.

_________________________

(1FAGOR, en pre-suspensión de pagos. ¿Qué futuro le espera?

(2) ILUSTRACIÓN III: Impacto de la crisis económica europea (perspectiva desde Hegoalde)

__________________________

ACTUALIZACIONES

Haier, líder mundial en el sector, rompe con Fagor Electrodomésticos

Post Comment

*

code