Peligroso Biohacking: Elizabeth Parrish realiza la "primera" terapia génica supuestamente exitosa contra el envejecimiento.

Elizabeth Parrish

La directiva de Bioviva que afirmó haberse sometido de manera irregular a una terapia génica para revertir el acortamiento de los telómeros de sus células, – aunque es de dudar que sea realmente la primera intervención génica, al menos sería la primera no Top secret -, afirma ahora haber logrado revertir el acortamiento de los telómeros de sus células blancas en un equivalente a 20 años de vida:

telomeros

En septiembre de 2015, CEO de Bioviva EE.UU. Inc. Elizabeth Parrish, de 44 años de edad,recibió dos de las terapias génicas experimentales de su propia compañía: una para proteger contra la pérdida de masa muscular con la edad, otro contra la merma de células madre responsables de la batalla contra las diversas enfermedades y dolencias relacionadas con la edad.

El tratamiento inicialmente estaba destinado a demostrar la seguridad de la última generación de las terapias. Pero si los primeros datos son exactos, ya es el primer ejemplo exitoso en el mundo de alargamiento de los telómeros a través de la terapia génica en un individuo humano. La terapia génica se ha utilizado antes para alargar los telómeros en células cultivadas y en ratones, pero nunca en un paciente humano.

Los telómeros son segmentos cortos de ADN que cubren los extremos de cada cromosoma, en calidad de “buffers” contra el desgaste. Se acortan con cada división celular, con el tiempo llegan a ser demasiado cortos para proteger el cromosoma, haciendo que la célula lleve a un mal funcionamiento del cuerpo, relacionado con la edad.

En septiembre de 2015, los datos de los telómeros tomados de las células blancas de la sangre de Parrish por el laboratorio de pruebas clínicas especializadas de SpectraCell en Houston, Texas, inmediatamente antes de que se administraran las terapias, revelaron que los telómeros de Parrish eran inusualmente cortos para su edad, dejándola vulnerable a las enfermedades asociadas a la edad mas tempranamente.

FIRST GENE THERAPY SUCCESSFUL AGAINST HUMAN AGING

La primera terapia génica exitosa contra el envejecimiento humano.

Las negritas son nuestras. Parece que Bioviva se ha cubierto bien de las posibles críticas en relación con las posibles alternativas en que podría verse su empresa en caso de patinar en algo tan delicado. Por suerte, Elizabeth tenía la longitud de sus telómeros inusualmente corta, y ello parece librarnos de poder ver a una Elizabeth Parrish retornando a sus deslumbrantes 24 años… lo que sería una enorme publicidad muy suculenta para el fondo de inversiones Deep Knowledge Life Sciences (DKLS), fondo de capital riesgo innovativo en biogerontología que está entrando con fuerza en la carrera de la competencia intracapitalista alrededor del mercado del antiaging, de lo que ya informamos aquí en el artículo sobre el Proyecto europeo Myoma.

Aquí teneís la entrevista original concedida por Elizabeth Parrish a la revista Inverse:
Gene Therapy Makes BioViva CEO Elizabeth Parrish Younger, Blunter, and Resolute

Y aquí una versión en castellano hecha con el traductor de google: Terapia génica hace a la CEO de Bioviva, Elizabeth Parrish, más joven, contundente y resuelta.

Las ideas que sostiene Elizabeth no son distintas que las de Aubrey de Grey respecto al envejecimiento humano como una enfermedad. Esto puede teorizarse así en relación con los individuos pero no en relación con la especie humana en si, en cuya renovación participa el envejecimiento y puede cumplir papeles que desconozcamos. Por tanto, estas aproximaciones conducen a la pregunta sobre si el rejuvenecimiento artificial de los individuos podría conducir al envejecimiento de la especie, cuestión que también hay que contestar. Y esto son palabras mayores, que no deberían fastidiar el negocio lucrativo en ciernes, pensaran algunos.

Por último, señalar que este anuncio tan impresionante, que sin embargo causa escepticismo en algunos científicos y autores, (Verbi gratia: Anuncian el primer humano rejuvenecido con terapia génica) coincide con la publicación de una entrevista de la Directora del Centro Estatal español de Investigaciones Oncológicas Maria Blasco titulada: «La longevidad no tiene tope», en la que explica las principales claves de su libro sobre la longevidad, en el que aunque toque cuestiones como la terapia génica relativas a la longevidad habla también de la influencia del medio ambiente sobre los procesos de envejecimiento.

Lo que comienza a verse de forma cada vez más nítida es la concentración de capitales en el mercado del antiaging a la búsqueda de su valorización, precisamente en el desarrollo de las fuerzas productivas, congruente con lo esperable si la teoría marxista de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia es verídica y correcta.

Post Comment

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.