ARGENTINA: "La deuda estatal no para de crecer. Más se paga y más se debe." Por Colectivo Nuevo Proyecto Histórico

Mapa político de Argentina

Los luchadores de Nuevo Proyecto Histórico destacan en su última edición este artículo completamente recomendable sobre el sainate interminable de “la deuda“. Como “la deuda” es otro de los regalos que los amos capitalistas han tenido a bien encasquetarnos en esta década a las poblaciones encarceladas en este estado, nos interesa tomar nota de la experiencia argentina, puesto que a nosotros el régimen nos ha incorporado a, valga la redundancia, este mismo régimen de explotación y opresión de masas que nos cuenta NPH. Aunque eso si, no olvidemos que además del menú de “la deuda” hay otros platos forzosos como “el ajuste“, “el rescate“, “la devaluación“, “la flexibilización“, “la securitización“, “la competitividad” y “la internacionalización“, entre otros, en un suma y sigue interminable y asesino de proletarios.

 
 
El desendeudamiento nunca existió. La deuda pública nunca paró de subir. Y al final de la década perdida queda un Estado más endeudado, que ha pagado como nunca, y que necesita más y más deuda que nunca.
Crisis Argentina
La deuda estatal no para de crecer. El trabajo pagó en efectivo deuda externa, que no otra cosa significa pagar con las reservas del BCRA. El trabajo siempre paga, siempre. Es el único pagador serial en beneficio del Capital. Sea bajo tiempos de euforia o en tiempo de crisis de los negocios.
La deuda estatal pasó de externa a interna, para terminar con nuevo endeudamiento externo como en la convertibilidad. El progresismo es el neoliberalismo por otros medios. En el camino se vacía la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS), se funde al BCRA, se hecha mano al banco nación, se exprime a la máquina de hacer billetes hasta que sea inmanejable la inflación, y se emiten más y más bonos como Capital ficticio para aplazar la crisis del capitalismo que siempre será inevitable.
 
Según datos oficiales del BCRA, de junio de 2.013, la deuda estatal llega a los u$s196.143 millones. Pero si suma el resto de la deuda pública, los fondos que tomó el Tesoro Nacional para no quebrar, la deuda pública estatal llega a los ¡u$s255.000 millones! Demostrando a las claras que el canje de la deuda de Kirchner-Lavagna no era ningún desendeudamiento. En rigor, la deuda no para de subir.
 
Más se paga y más se debe. En 30 años de democracia el trabajo, para alimentar al Capital, ha pagado u$s391.000 millones. Un producto y medio bruto interno. Y al mismo tiempo la deuda no sólo que no bajó un dólar, sino que pasó de los u$s45.000 millones en el año 1.982 a los u$s255.000 millones en el año 2.014.
 
La deuda pública total representa el 60% del PBI y se incrementó en u$s125.000 millones desde el año 2005. A esto sumémosle los u$s15.000 millones que no se pagaron del cupón PBI, los u$s12.000 millones de los bonistas que no entraron al segundo canje y los u$s4.000 millones de intereses al Club de París. El déficit fiscal del Estado nacional no para de crecer. Además el Congreso nacional autorizó al Poder Ejecutivo para que otorgue garantías para nuevos préstamos, más deuda, por la suma de u$s37.580 millones.
Deuda
Más y más deuda:
Las arcas de las provincias argentinas no están mejor que las del Estado Nacional. Las provincias también están fundidas. Además la imposición fiscal en las provincias está en niveles históricos. Prácticamente se duplicó en una década. Pasó del 3.8% del PBI en el año 2.003, al 6.7% en el año 2.013. Mientras que de igual modo casi se duplicó la presión tributaria nacional. Se incrementó del 19.2% del PBI en el año 2.003, al 32.4% en el año 2.013. En relación a la recaudación impositiva total, provincias+nación, la presión tributaria subió en 10 años de kirchnerato del 23 por ciento del PBI al 39.1% del PBI.
Si las provincias no se infartaron es porque el stent salvador, la gran variable de ajuste de la última década, fueron los salarios de los empleados públicos. Ellos perdieron entre los años 2.001 y 2.012 el 38% de su poder adquisitivo. En el 2.013 las provincias cerraron con un déficit fiscal de u$s1.692 millones al cambio oficial. Y le deben u$s30.000 millones al Estado nacional cuando fueron rescatadas sus cuasimonedas. Y si a esto se le suma los aumentos salariales del año próximo, aún con un incremento conservador del 28%, su déficit no bajará de los u$s33.000 millones. Además en 2.014 las provincias tienen que abonar en concepto de deuda u$s2.307 millones. Las mayoría de las provincias son inviables bajo el capitalismo, al igual que el Estado nacional que posee un déficit fiscal de $120.000 millones o u$s18.461 millones.
 
El comienzo de la contratendencia empezó con cuasimonedas y termina bajo el peligro de un nuevo ciclo de cuasimonedas. Lo único normal en el capitalismo es la crisis. El capitalismo sale de una crisis para desembocar en una peor. Con la salvedad que la próxima puede ser la última, si acontece su catástrofe como proyecto comunista de la Multitud. Ya no existen los superávits gemelos (externo y fiscal), dólares y pesos excedentes, para relanzar al Capital y salvar a las provincias con nuevo endeudamiento. Sin más dólares frescos, sin deuda externa, sin más Capital ficticio, colapsa el sistema. Mientras tanto la inflación disfraza el déficit del Estado del Capital. El Estado quebrado, en todas sus formas, nacional y provincial, no es más que una manifestación de la bancarrota del propio Capital. El desendeudamiento nunca existió. La deuda pública nunca paró de subir. Y al final de la década perdida queda un Estado más endeudado, que ha pagado como nunca, y que necesita más y más deuda que nunca. Lo que quiere decir una cada vez más gravosa mochila sobre la espalda de la Multitud, que es la que paga el déficit del Estado que actúa como interface del Capital. El Estado es la forma política que adopta la economía del Capital. Y si el Estado y el Capital están en crisis va de suyo que la crisis es una ruina societaria, o lo que es igual, una debacle de la sociedad democrática y capitalista.
 
 
Colectivo Nuevo Proyecto Histórico

Texto extraído de :: PoLicía, AuTonoMía y SaQueo (NPH)

Post Comment