“Covid-19: El comienzo de una perestroika”. Por Valentin Katasonov

“Covid-19: El comienzo de una perestroika”. Por Valentin Katasonov


“La cuestión del gobierno mundial está en el centro de todas las cuestiones”

 

En los últimos meses del año saliente, se asume cada vez más que el estado de la sociedad, llamado en inglés lockdown (cierre de empresas, aislamiento de personas y países), nunca terminará.

La OMS y las autoridades de algunos estados ofrecieron a las personas “por su propia seguridad” sentarse en una “celda de detención temporal”. Sin embargo, la conclusión puede ser permanente. Las sospechas al respecto fueron reforzadas por un caballero llamado Klaus Schwab, fundador y líder permanente del Foro Económico Mundial (WEF), que se celebra anualmente (generalmente en enero) en la ciudad suiza de Davos. Sin embargo, en enero próximo, la reunión presencial en Davos no se llevará a cabo, se pospuso a Singapur del 13 al 16 de mayo de 2021. El año que viene, Klaus Schwab aceptará felicitaciones por el 50 aniversario del Foro Económico Mundial (originalmente llamado Foro Europeo de Gestión).

Schwab es economista y profesor de la Universidad de Ginebra. Al mismo tiempo, es profesor honorario en muchas universidades, miembro de los consejos de administración y consejos de administración de muchas empresas. Ha participado repetidamente en reuniones del Club Bilderberg, fue miembro de su comité de dirección.

En la conferencia en línea del WEF de mayo (2020), Klaus Schwab, junto con el príncipe Carlos, hijo de la reina Isabel II, acuñó el término The Great Reset (Gran reinicio, Gran Perestroika). El significado del relleno: el mundo del capitalismo atraviesa una grave crisis, el capitalismo necesita ser rehecho (el príncipe Carlos habla de “capitalismo responsable”). La pandemia de coronavirus con su bloqueo brinda una oportunidad única de reelaboración, pero no se puede llevar a cabo rápidamente y, por lo tanto, el bloqueo debe extenderse.

A principios de junio de 2020, apareció una página titulada The Great Reset en el sitio web de EEF. Se retomó el tema, sonó un coro. Al coro se unieron Joe Biden, Boris Johnson, Justin Trudeau. Tras el discurso de Trudeau, el diputado conservador canadiense Pierre Poilievre presentó una petición en noviembre pidiendo “detener el gran reinicio”; la petición recolectó 80.000 firmas en menos de 72 horas.
Los opositores a la “gran perestroika” surgieron en Estados Unidos, Gran Bretaña y Europa continental. En la discusión del lado de Klaus Schwab, Principe Carlos de Inglaterra, Justin Trudeau, Joe Biden, Boris Johnson y otros, los gigantes de TI de Silicon Valley: Amazon, Apple, Google, Facebook, Microsoft, están participando, amplificando el sonido del coro muchas veces. En noviembre, The New York Times llamó precipitadamente a los oponentes de The Great Reset, – gran reseteo -, partidarios de una “teoría de la conspiración” y fue estúpido: los conspiradores son más probables partidarios de El Gran Reseteo, aunque actúan abiertamente.

Me recuerda a The Open Conspiracy de HG Wells de 1928. La Gran Perestroika es una conspiración abierta.

Klaus Schwab tiene 83 años, pero es activo. En julio de 2020, se publicó el libro Covid-19: The Great Reset, coescrito con Thierry Malleret, quien se presenta como un futurista de izquierda. A finales de 2020, el libro debería publicarse en alemán, francés, español, japonés, chino y coreano.

Las ideas principales del libro sobre la “gran perestroika” ya divergen.

• Primero, la pandemia de COVID-19 es una “ventana de oportunidad única”. Es a través de esta ventana que debe introducirse la humanidad en el futuro. ¡No hay vuelta al pasado! “Mucha gente pregunta: ¿cuándo volveremos a la vida normal? La respuesta corta es nunca. Nuestra historia se dividirá en dos partes: antes del coronavirus y después “.

• En segundo lugar, el “futuro brillante” es un mundo en el que se borrarán las diferencias entre países ricos y pobres y, con el tiempo, se destruirán las fronteras estatales. Surgirá un solo estado planetario con un solo gobierno: “La cuestión del Gobierno Mundial está en el centro de todos los problemas”. Además, Schwab escribe: “Con la introducción del encierro, aumenta nuestro apego a los seres queridos, valoramos más a los que amamos: familiares y amigos. Pero la desventaja es que provoca un aumento de los sentimientos patrióticos y nacionales junto con creencias religiosas oscuras y preferencias étnicas. Y esta mezcla tóxica saca lo peor de nosotros … ”Schwab deja claro que a “ las creencias religiosas oscuras y las preferencias étnicas ” les serán declarada la guerra.

• En tercer lugar, la economía del “mundo feliz” debe ser administrada centralmente por monopolios gigantes. La propiedad privada se marchitará, su lugar lo ocupará la “economía de uso”, “la economía de participación” (mientras que Schwab y otros evitan cuidadosamente el concepto de “socialismo”). No habrá efectivo, se introducirán monedas digitales en todas partes.

• En cuarto lugar, habrá una transición a la energía “verde”, que reemplazará a la energía de hidrocarburos. Se impondrán límites al consumo de agua, electricidad, algunos tipos de productos “ambientalmente peligrosos” (por ejemplo, carne) o productos industriales (por ejemplo, automóviles). Y el medio más radical de reducir la carga sobre el medio ambiente natural será reducir el crecimiento demográfico o incluso reducir la población: “Cuanto mayor sea el crecimiento demográfico … mayor será el riesgo de nuevas pandemias”.

• En quinto lugar, la robotización se completará en todas las esferas de la economía y la vida pública. El libro “La Gran Perestroika” dice muchas veces sobre los drásticos recortes de puestos de trabajo: “Hasta 2035, hasta el 86% de los puestos de trabajo en restaurantes, el 75% de los puestos de trabajo en el comercio y el 59% en las industrias del entretenimiento pueden automatizarse”. “Hasta el 75% de los restaurantes pueden ir a la quiebra debido a los cierres y las consiguientes medidas de distanciamiento social“. “Ninguna industria, ningún negocio permanecerá sin verse afectado”. Se propone introducir una renta básica incondicional (RBU) para las personas que serán reemplazadas por robots, pero solo si la persona confirma que está vacunada.

• En sexto lugar, continuará la digitalización de todas las esferas de la economía y la sociedad. Se creará un sistema eficaz para monitorear el comportamiento y el movimiento de las personas, incluido el uso de tecnologías de reconocimiento facial. Cita: “Para poner fin a la pandemia, se debe crear una red mundial de vigilancia digital”.

• En séptimo lugar, el nuevo modelo de atención de la salud prevé la realización de pruebas periódicas, la vacunación obligatoria, la emisión de un pasaporte sanitario y el establecimiento de restricciones y castigos para las personas que evaden las reglas de la disciplina médica.

• Octavo, en el espíritu del transhumanismo, una persona será “mejorada”.

 

Entonces, se anuncian los objetivos de la conspiración abierta. Con el apoyo que la “gran perestroika” recibe del campo del globalismo, no hay duda de que la notoria “pandemia” es el inicio de la operación de transición al “mundo feliz”.

¿Habrá fuerzas que puedan resistir la perestroika globalista?

Post Comment

*

code