[ACTUALIZADO] El psiquiatra y filósofo Alessandro Meluzzi jura que “los VIPs reciben ‘vacunas falsas”.

[ACTUALIZADO] El psiquiatra y filósofo Alessandro Meluzzi jura que “los VIPs reciben ‘vacunas falsas”.
(Versión 2 / Revisión 39)

 

Como es clamorosamente evidente, no hay ninguna certificación ni forma real de certificar o garantizar que nadie se haya inoculado realmente el modificador genético que dice haberse inoculado, incluso presumiendo, porque tiene o le han dado un papelito o un flamante código QR que así lo afirma, como podría afirmar que ha dado la vuelta al mundo volando con las orejas, aunque claro, si el código QR lo dice…

Lechuguinos reformistas y darwinazis conductistas

 

Resulta que los darwinazis no han elaborado protocolos estrictos o al menos siquiera creíbles de garantía de “inoculación” de sus venenos coercitivos, ni siquiera se molestan en fingirlos ser transparentes (supuestamente para preservar la propiedad intelectual y el secreto comercial de la patente del liquidito experimental). Pero este vacío de transparencia y bioseguridad en el medio del supuesto experimento masivo, – quizá experimento de prueba de un arma biotecnológica de destrucción eugenésica masiva, aunque a la vista de los hechos más probablemente sea en realidad la primera fase de su empleo-, esta no inocentemente fraguado.

¡Ah, sí, como es un “experimento” que a unas fuerzas misteriosas, que se encubren tras el nombre falsete de “los científicos” y la indulgente mirada hipercensora de la Gran Finanza y los Titanes Digitales, les ha dado la gana convocar a petición del capital concentrado en sus apuros de colapso y quiebra general, pues nada, qué más da! A lo último resultará que nuestros machos y hembras alfa, señorones importantes, y los vips de toda la vida, todes, participaron solidariamente en el experimento, si, pero en la parte placebo que se está más tranquilito.

Hay que ser lechuguinos perdidos, como la aristocracia obrera robotizadora de ELA-STV, o el tontódromo de las izquierdas “de las identidades”, para alinearse con los darwinazis tecnomalthusianos rezongando que se debe pinchar el 100% de la población en el presunto experimento o Fase Uno en curso…

Ojo, que la misma infraestructura coercitiva en actual montaje que sirve para obligar a participar en este circo trombotizador también sirve para obligar a participar en cuanto experimento le dé la gana hacer en el futuro a los darwinazis, ¿o acaso estos lechuguinos de clases medias se creen seriamente que la burguesía tecnomalthusiana no va a normalizar la universalización del sistema chino de crédito político-social y el lemmingsterio digital universal, smart, también para las clases medias occidentales (*funcionariado del [su] bienestar + fracciones técnicas + aristocracia obrera postoyotista + nueva pequeña burguesía, especialmente de corte digital y ramos publiprivados) devenidas no rentables?

Sí, lo creen, esto es solo para pringaos que no pueden evitar el atropello ni a las buenas ni a las malas, no para vips propietarios de derechos, aunque sean lechuguinos. Sus socios socialdemócratas, el alto funcionariado tecnomalthusiano y esta alegría de la huerta que son las clases medias neomalthusianas, fecreyentes de sus jefes globo-oligopolistas, quieren hacer el experimento, – ejem; la ofensiva de aligerado demográfico darwinazi que tanto recuerda a la de la heroina contra la población juvenil en los años 1980s, una verdadera distanasia planificada hacia los nuevos no rentables – pero aquí ocurre como en otras conspiraciones políticas de la historia de la lucha de clases: ni están todos los que son ni son todos los que están.

Filántropos con cara de conejo

 

Ellos verán qué se meten – tres, cuatro, cinco o diez veces – sin prescripción médica, sin seguro médico contra efectos secundarios y sin garantía de transparencia y escrutinio público veraz de lo que han puesto los “filantropos” con cara de conejo en el liquidito, porque les han dicho que lo hagan ratas darwinazis que controlan El Correo Español (algunos más papistas que sus jefes Blackrock o Vanguard en sus cañoneras mediáticas como La Voz de Galicia) y a sus lacayos cipayos de EH Bildu-ELA y el PPNV, Soedemos o Vox, o el G7, la OMS, ONU, Unesco, Panel Descarbonizador, GAFAM y las burocracias UEllanas, que “es bueno”… Y además maravilloso cabría añadir, aunque sea más que nada “para salvar al planeta” y, cómo no, a sus dueños vip’s.

Más les vale a los lechuguinos reformistas que se lo piensen un segundo si es que aun les queda algo de cerebro: tras tanto nuevo pinchazo con tanto efecto adverso (ahora van hacia la tercera ronda, lo que ya hiede a despiadado desprecio arrogante y archicosificador de la población, especialmente proletaria)  nadie que tenga mucho poder es tan tonto como para arriesgarse a admitirlos y así a padecer sus numerosos y altamente probables males y daños, que van de graves a mortales, generalizados en estos venenos eugenésicos darwinazis de Pfizer-Biontech, Janssen, Moderna y Astrazeneca (*).

 

 inmunología monopolizada, sin competencia e impuesta sin rechistar, excepto para VIPs

 

Tampoco nos explican los UEllanos (hay que llarmarlos así para no confundirlos con ‘Los Europeos’, dado que los UEllanos hacen la misma maniobra de pasar la parte por el todo que los yankes hacen en Las Américas cuando, en lugar de autonombrarse como estadounidenses, se autonombran como “LOS” americanos, lo que es esencialmente el mismo fraude neuro-lingüístico que denominar como “LOS” europeos a los UEllanos) por qué no cuentan como inmunización efectiva emplear el veneno ruso, Sputnik, unas 20 veces menos tóxico que el resto de estos tóxicos modificadores genéticos. Da igual, a estas alturas la actual contrarrevolución thermidoriana del milenio no guarda la estética.

Y ya ni siquiera hacía falta la confirmación del señor Meluzzi de que los vips buscan su alternativa especial, menos vulgar. Estaba claro que los jefes darwinazis y la gente vip se iban a intentar quedar en la parte placebo, en el País Placebo, pero, por supuesto, con código QR en regla.

El resto de los mortales, en cambio, se diría que hemos votado mayoritariamente por plantear un experimento en el que participar gozosos con una tecnología venenosa nueva de forma unánime y universal, y sin prerrogativa de abstención, después de una discusión médico-política de la sociedad civil comunitaria para ayudar a decidirlo soberana y racionalmente en colectivo: No, no ha sido así. Todo esto se está haciendo sin referéndum ni mandato popular especifico ninguno, son empoweraciones darwinazis (**) de burgueses vips en posiciones de poder ultraimperialistas y estatistas de la deuda, ansiosos por emplear armas eugenésicas – si, reducen la fertilidad, pero solo un poquito, eh, y además eso “salva al planeta“- mientras cuadran la tasa de ganancia, resuelven lo de la deuda y montan campamento en la parte placebo de todo este inmenso colapso del capital por el auge de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia en los 2020s:

______________________________

 

Durante una serie de conferencias “Sobre la salud y la libertad ” organizadas por la Active Health Association, en el parque Ausa cerca de Serravalle, San Marino, Alessandro Meluzzi, famoso médico, psiquiatra, ensayista italiano, habló sobre los temas de Información-Comunicación, Libertad Individual- Libertad social y los efectos psicológicos de las limitaciones sobre las libertades individuales, en relación con la salud. En un extracto de su discurso que circuló en las redes sociales y que se volvió viral, Meluzzi afirma que “la mayoría de los que se han vacunado, de una determinada esfera, han elaborado vacunas falsas. ¡Seguro, a mí también me lo ofrecieron! Lo juro por mi amada hija ”.

El psiquiatra Alessandro Meluzzi: “Los VIP reciben ‘vacunas falsas’, ¡lo juro por mi hija! “

https://planetes360.fr/le-psychiatre-alessandro-meluzzi-les-vip-recoivent-de-faux-vaccins-je-le-jure-sur-la-tete-de-ma-fille/

 

 

 

 

 


 

NOTAS

 

 

(*) Mención aparte merece la inyección china Sinopharm, que es la que, al parecer, se inyectaron las borbonas y el emérito en Dubai:

A pesar de lo anunciado por EAU en cuanto a la disponibilidad de las vacunas solo para nacionales y ciudadanos del país, un exclusivo y elitista club de Londres, el Knightsbridge Circle, asegura que ha llegado a un acuerdo con las autoridades emiratíes para ofrecer la vacuna de Sinopharm a sus miembros, que pagan una cuota de 29.000 euros al año, como parte de una estrategia para “atraer turismo a la zona”, según informó The Guardian. “A estos turistas se les ofrece la vacuna de Sinopharm”, dijo el portavoz del club.

https://www.eldiario.es/politica/elena-cristina-borbon-infantas-vacuna-emiratos_1_7270428.html

Sinopharm no es, por supuesto, una inyección productora de modificaciones genéticas manipulando el ARNm, sino que emplea virus atenuados: Cómo funciona la vacuna de Sinopharm.

Esto sin mencionar las inyecciones de soluciones salinas por equivocación o intencionalmente pasadas como inyecciones del modificador genético, como se reveló un caso en Alemania que no debería sorprendernos haya sido más frecuente de lo que imaginábamos: Más de 8.500 alemanes, falsamente vacunados con suero por culpa de una enfermera

Esto sin hablar de las sospechas generalizadas en el movimiento biodemocrático nurembergniano de que una parte de los presuntamente inyectados contra el coronavirus con el modificador genético del ARNm en realidad habrían recibido placebo sin su conocimiento. La pregunta aquí es cuales habrían sido los criterios para distribuir en unas regiones, zonas y lugares partidas de inyecciones con placebo y en otras con el modificador del ARNm.

(**) De hecho, los darwinazis incluso eliminan de los historiales médicos de las personas cobayas o victimas en su “experimento”, el dato de la puesta de la inyección del veneno genotrónico, empowerándose así de los cuerpos de las personas en medio de perfomances High Techs biomédicos, pero eludiendo con el mayor de los descaros a las ataduras legales de las debidas indemnizaciones por los daños causados a las personas con los efectos adversos, por supuesto, no vips: Las Comunidades Autónomas se blindan eliminando las vacunas COVID de las historias clínicas de las personas inoculadas.

Post Comment

*

code