“Falsificaciones ecológicas”. Por Valentín Katasonov [O cómo inventarse agujeros en la capa de ozono para monopolizar la industria mundial y destruir la industria química soviética]

“Falsificaciones ecológicas”. Por Valentín Katasonov [O cómo inventarse agujeros en la capa de ozono para monopolizar la industria mundial y destruir la industria química soviética]

¿Te has creido lo del CO2, el clima, la descarbonización “poara salvar al planeta”? Yo también me creí lo del agujero en la capa de ozono de la atmósfera, hace ya 30 años. Pero hace 20 años me dí cuenta que algo no cuadraba. Aquí en Baskonia debatimos muy fuertemente con los ecoseguidistas de la teoría del “desarrollo sostenible”, muchos de los cuáles hoy se han hecho ecofascistas, vencimos y esa teoría importada de la los laboratorios académicos de la socialdemocracia estadounidenses fue rebatida con la teoría proletaria del desarrollo democrático del ecosistema… pro ¿qué estaba pasando en Rusia pòr aquel entonces?

 

 

 

 

 

 


Falsificaciones ecológicas

Por Valentín Katasonov

12.04.2022

https://aurora.network/articles/6-jekonomika/100947-jekologicheskie-feyki

Cómo DuPont protegió a la humanidad de los agujeros de ozono

La ecología como cortina de humo

 

He estado lidiando con problemas ambientales en la economía global durante casi medio siglo (desde el momento en que comencé a escribir mi disertación sobre el tema “Problemas económicos de la protección ambiental en los EE. UU.” en la escuela de posgrado). Fue a finales de los años 60-70. del siglo pasado, los temas ambientales de repente se hicieron muy populares en la agenda de la ONU y muchos de sus organismos especializados. Incluso se creó una nueva organización dentro de la ONU: el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Más tarde, los temas de protección ambiental y desarrollo sostenible comenzaron a discutirse en las instituciones financieras internacionales (IFI): el FMI, el Banco Mundial, el BERD y otros. En la década de 1990, tuve que lidiar prácticamente con el trabajo de algunas IMF en el campo de la ecología. Fue director financiero en el Proyecto de Gestión Ambiental para Rusia (EMP) del Banco Mundial, Miembro de la Junta Asesora Presidencial para el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible del BERD. En 1991, como consultor de la ONU, participó en la preparación de un informe para el Secretario General de la ONU (para un discurso en la Conferencia de la ONU sobre Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible en Río de Janeiro en 1992).

Como resultado, tuve una idea bastante estable de que el tema ambiental fue especialmente iniciado por Occidente para usarlo como una “cortina de humo” que cubriera objetivos que están muy lejos de proteger el medio ambiente. Un poderoso lanzamiento de temas ambientales lo hizo el Club de Roma (creado en 1968 por el multimillonario David Rockefeller), y luego este tema fue recogido por organismos internacionales y ocupó uno de los primeros lugares en la agenda de un sinfín de diferentes foros – globales, regionales y nacionales. Hubo un flujo continuo de hermosas palabras sobre la necesidad de tener en cuenta los intereses de las generaciones futuras, proteger el patrimonio natural de la humanidad, preservar la biodiversidad, proteger el medio ambiente de la contaminación, proteger la salud humana, apoyar el desarrollo sostenible, etc. Pero todo esto fue solo una tapadera para los intereses políticos y económicos de varios países de los “mil millones de oro”. Y lo que es aún más grave y peligroso: los intereses de la llamada élite supranacional, que necesitaba la ecología para erosionar las soberanías nacionales de los estados y crear un solo estado mundial encabezado por un gobierno mundial sobre sus ruinas. Se arrojó la falsa tesis de que, siendo la biosfera de la Tierra una e indivisible, para asegurar su protección es necesario liberarse de los “prejuicios del nacionalismo”. Además: La escala global de los problemas ambientales requiere enfoques globales. Y solo son posibles con la creación de instituciones globales (esencialmente, supranacionales) para gestionar la protección ambiental. Y lo que es aún más grave y peligroso: los intereses de la llamada élite supranacional, que necesitaba la ecología para erosionar las soberanías nacionales de los estados y crear un solo estado mundial encabezado por un gobierno mundial sobre sus ruinas. Se arrojó la falsa tesis de que, siendo la biosfera de la Tierra una e indivisible, para asegurar su protección es necesario liberarse de los “prejuicios del nacionalismo”. Además: La escala global de los problemas ambientales requiere enfoques globales. Y solo son posibles con la creación de instituciones globales (esencialmente, supranacionales) para gestionar la protección ambiental. Y lo que es aún más grave y peligroso: los intereses de la llamada élite supranacional, que necesitaba la ecología para erosionar las soberanías nacionales de los estados y crear un solo estado mundial encabezado por un gobierno mundial sobre sus ruinas. Se arrojó la falsa tesis de que, siendo la biosfera de la Tierra una e indivisible, para asegurar su protección es necesario liberarse de los “prejuicios del nacionalismo”. Además: La escala global de los problemas ambientales requiere enfoques globales. Y solo son posibles con la creación de instituciones globales (esencialmente, supranacionales) para gestionar la protección ambiental. Se arrojó la falsa tesis de que, siendo la biosfera de la Tierra una e indivisible, para asegurar su protección es necesario liberarse de los “prejuicios del nacionalismo”. Además: La escala global de los problemas ambientales requiere enfoques globales. Y solo son posibles con la creación de instituciones globales (esencialmente, supranacionales) para gestionar la protección ambiental. Se arrojó la falsa tesis de que, siendo la biosfera de la Tierra una e indivisible, para asegurar su protección es necesario liberarse de los “prejuicios del nacionalismo”. Además: La escala global de los problemas ambientales requiere enfoques globales. Y solo son posibles con la creación de instituciones globales (esencialmente, supranacionales) para gestionar la protección ambiental.

La ecología también se usa como pantalla y para resolver los intereses egoístas de las grandes empresas, las corporaciones individuales. Sin embargo, es más correcto decir que no se utiliza la ecología como tal, sino las “falsificaciones ambientales”. Es decir, teorías y modelos falsos que forman ideas distorsionadas o incluso falsas en la sociedad. Ideas falsas sobre la posible escala de futuras amenazas ambientales, sobre las causas de su ocurrencia y, en consecuencia, los medios para prevenirlas. ¿Y de dónde vienen las ideas falsas, que a menudo se suministran con tablas, gráficos, fórmulas? Son preparados por gente de “ciencia”. Puse la palabra entre comillas a propósito, ya que de la ciencia sólo quedaba una señal. Este instituto trabaja por órdenes de dinero. Y si se paga un buen dinero, entonces la gente de “ciencia” está lista para proporcionar a los clientes una justificación de que dos veces dos no es cuatro en absoluto, sino cinco o tres. En una palabra, tanto como el cliente necesite. Y el “producto científico” se promueve aún más a las masas a través de los medios de comunicación (medios), nuevamente por un buen dinero. Los temas ambientales son un gran campo en el que puedes crear las “teorías” o “falsificaciones ambientales” más increíbles. Y los costos de su creación pagan muy bien.

 

El nacimiento de la hipótesis de los “agujeros de ozono”

 

Para no ser infundado, daré un ejemplo de uno de esos “falsos ambientales”, que comenzó a nacer en los años 80 del siglo pasado. Ya ha completado su misión. Esta “falsificación ambiental” casi nunca se menciona hoy.

Tanto los geofísicos como los biólogos y los médicos señalaron que la capa de ozono, que se encuentra a una altitud de aproximadamente 25 a 30 kilómetros sobre la Tierra, es importante para los humanos y toda la vida en el planeta, ya que protege todo tipo de vida de la fuerte radiación ultravioleta del sol. Sin embargo, la capa de ozono, como el Sol, se percibía como una especie de constante

En 1957, como parte del Año Geofísico Internacional, se inició el estudio de muchos secretos de la Tierra y su biosfera, incluida la observación sistemática de la capa de ozono. El impulso para tal observación también fue dado por los éxitos en la exploración espacial: los satélites terrestres artificiales, las naves espaciales y las estaciones orbitales ayudaron a monitorear la capa de ozono. Resultó ser una sorpresa para todos que en el período 1957-1962. Se registró un adelgazamiento de la capa, cuyo espesor ya es muy pequeño, alrededor de 4 mm. Aparecieron las primeras publicaciones inquietantes sobre el agotamiento de la capa de ozono. Es cierto que después de un período de observación de cinco años, la capa de ozono nuevamente comenzó a volver a la normalidad. En el período 1970-1980. se empezó a observar nuevamente su adelgazamiento, o “agotamiento”. Especialmente notable fue el adelgazamiento de la capa sobre la Antártida. “agujero de ozono” .

Los acontecimientos se desarrollaron más rápidamente. Los científicos estadounidenses S. Rowland y M. Molina, así como el científico de Alemania Occidental P. Krutzen, agregaron combustible al fuego. Estos químicos en 1973-1974. presentó una hipótesis según la cual los freones son la razón principal de la formación de “agujeros de ozono” y el peligro que amenaza a todo el planeta  . Un nombre más correcto y extendido para estas sustancias es  clorofluorocarbonos  (CFC). El cloro contenido en los freones destruye el ozono. Según lo estimado por estos químicos, un átomo de cloro puede destruir al menos 10.000 moléculas de ozono.

¿De dónde vienen los freones? El hombre los hace. Una parte importante de la industria química trabaja para producir freones, que son utilizados por los humanos en la vida cotidiana, también son consumidos por diversas industrias. Los CFC se utilizan como agentes refrigerantes en refrigeradores domésticos e industriales, acondicionadores de aire para automóviles, limpieza de la superficie de placas de circuitos impresos para productos microelectrónicos, pulverización de cosméticos y otros productos de latas de aerosol, materias primas espumantes en la fabricación de productos plásticos y extinción de incendios. . Otros CFC se utilizan para fabricar espumas y espumas, materiales ampliamente utilizados en muchos productos de consumo que van desde vajillas de espuma desechables hasta materiales de aislamiento, para lavar equipos eléctricos e incluso para lavar naves espaciales después de los vuelos. La industria de defensa utiliza una parte significativa de los CFC.

Los CFC se han producido en laboratorios desde antes de la Segunda Guerra Mundial. Se planteó la tarea de desarrollar sustancias baratas no inflamables y no tóxicas, y se resolvió. Freon-11 y Freon-12 se han convertido en los CFC más populares para refrigeradores y acondicionadores de aire domésticos. Su rápida producción y consumo comenzó después de la guerra. De 1950 a 1975, la producción mundial de CFC aumentó entre un 7% y un 10% anual, con un tiempo de duplicación de diez años o menos. En la década de 1980, el mundo producía alrededor de 1 millón de toneladas de CFC al año.

en los años 70 tras la aparición de la hipótesis del ozono en América, se inició un ligero pánico. Aunque las conclusiones de los químicos estadounidenses eran muy preliminares, en realidad tenían el estatus de una hipótesis. Sin embargo, de manera sorprendente, comenzaron a surgir campañas espontáneas de ciudadanos en contra del mayor uso de freones. Las latas de aerosol (desodorantes, cosméticos) comenzaron a sufrir ataques especiales, ya que contenían freones. Las ventas de tales latas se han reducido a más de la mitad. En 1978, EE. UU. incluso aprobó una ley que prohibía el uso de CFC como dispensadores de aerosol. Esta ley asestó un duro golpe a las empresas químicas. En primer lugar, estadounidense. Pero también extranjeros, que suministraron dispensadores de aerosoles con freones prohibidos al mercado estadounidense. Las empresas químicas empezaron a temer.

 

DuPont entra en el juego

 

La mayor parte de la producción de freón en ese momento recayó en la empresa estadounidense Dupont (DuPont). La misma empresa que a principios de la década de 1930. desarrolló en sus laboratorios estos mismos CFCs. Inmediatamente después de la publicación de la hipótesis de Rowland-Molina, la Corporación DuPont lanzó un contraataque, haciendo numerosas afirmaciones de que las conclusiones de los químicos estadounidenses eran “fantasías”. Así, un representante de la corporación en 1974 habló en el Congreso de los Estados Unidos, haciendo la siguiente declaración:

“La hipótesis de un vínculo entre el cloro y el agotamiento del ozono es actualmente puramente especulativa y no tiene evidencia que la respalde”.

Para parecer imparcial, agregó:

“Si pruebas científicas sólidas… muestran que… los CFC no se pueden usar sin dañar la salud, DuPont dejará de producir estos compuestos”.

El presidente de DuPont escribió en un artículo en Chemical Week el 16 de julio de 1975 que la teoría del agotamiento del ozono era ciencia ficción, una tontería que no tenía sentido.

Durante 14 años, DuPont ha estado operando en dos frentes, esperando la victoria en uno de ellos. El primer frente es el desmentido de la hipótesis sobre el efecto destructivo de los freones sobre la capa de ozono del planeta. El segundo frente es el desarrollo en sus laboratorios de nuevos compuestos que pudieran sustituir a los antiguos freones y que estuvieran fuera de toda sospecha en cuanto a sus características ambientales. En el primer frente, no se pudo alcanzar el punto de inflexión. Pero se ha avanzado en el segundo frente. Fue posible desarrollar nuevos tipos de CFC que realmente no afectaron al ozono de ninguna manera (el más famoso es el freón-134).

A mediados de los años 80, las tácticas de la empresa sufrieron un cambio importante: DuPont se convirtió repentinamente en el principal crítico de los viejos freones, pero al mismo tiempo comenzó a hacer una “propuesta constructiva” para reemplazar los viejos CFC por otros nuevos que se desarrollaron en sus laboratorios. Ahora, la empresa ha cambiado sus actividades de cabildeo del primer frente al segundo, comenzando a publicitar nuevos freones de todas las formas posibles. Y en consecuencia, comenzó a apoyar la hipótesis de Rowland-Molina, que ayer mismo criticó y ridiculizó.

Es cierto que había un pequeño “pero” en relación con los nuevos freones: en primer lugar, eran varias veces más caros que los antiguos. En segundo lugar, resultaron ser inseguros en términos de inflamabilidad y efectos sobre la salud humana. Pero “DuPont” y sus “asistentes” (los medios de comunicación, representantes de la “ciencia”, ecologistas, etc.) no se dieron cuenta de estas “pequeñas cosas”. Probablemente, “DuPont” no escatimó en pagar los servicios de sus “asistentes”. Aparentemente, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) también se metió en los “asistentes”, que incondicionalmente comenzaron a apoyar la versión de Rowland-Molina y lucharon activamente para preservar la capa de ozono reemplazando la vieja generación de freones por una nueva (lo digo con confianza, ya que durante algún tiempo fue consultor de la ONU en temas ambientales).

 

Cómo se convierten los ganadores del Premio Nobel

 

Los estadounidenses S. Rowland, M. Molina y su colega alemán P. Krutzen se convirtieron en héroes de la ciencia. Misteriosamente, su hipótesis adquirió el estatus de teoría en la década de 1980. Y en los 90 ya era un axioma. Para que nadie cayera en la tentación de cuestionar el axioma, en 1995 la mencionada trinidad de químicos fue galardonada con el Premio Nobel. A finales del siglo pasado, se publicó en Francia el libro de Oshot Hammar “Ozono: un agujero de la nada”. El prefacio fue escrito por Garun Taziev, un vulcanólogo francés de fama mundial. He aquí un fragmento de ese prefacio:

“El ozono estratosférico no corre peligro de desaparecer. Aquellos que, durante los últimos diez años, han estado tratando de convencer a la humanidad de esto, están traicionando la verdad científica. Es contrario a la intuición cuando, como pretexto para culpar a los CFC por el agotamiento del ozono sobre la Antártida, se afirma que el ahora famoso “agujero de ozono” se descubrió en 1985, ya que existía desde 1956. Los científicos que han falsificado la verdad incluso una vez que nunca han dejado de ser dignos de confianza, y ya no importa de qué tema hablan.

 

El principal beneficiario de la “estafa del ozono” pide ayuda a la ONU

 

Los apetitos y ambiciones de DuPont se volvieron exorbitantes. Escondiéndose detrás de la hipótesis de Rowland-Molina, fácilmente podría “impulsar” a través del Congreso de los Estados Unidos la adopción de una ley que prohibiría el uso de freones antiguos y estimularía la producción y el consumo de nuevos. Tal ley aseguraría la posición de monopolio de la empresa en el mercado estadounidense. Pero esto no fue suficiente para la corporación. Ella decidió capturar el mercado mundial. Y como su “carnero” para utilizar las organizaciones internacionales, principalmente la ONU y sus estructuras especializadas PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF). Para empezar, por iniciativa de las Naciones Unidas, se estableció el Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono, el 16 de septiembre. En 1985, se adoptó un documento marco internacional: la Convención de Viena para la Protección de la Capa de Ozono.

El Protocolo de Montreal se convirtió en un documento de este tipo. Este es un acuerdo internacional, cuyo nombre completo en inglés será el siguiente: El Protocolo de Montreal sobre Sustancias que Agotan la Capa de Ozono. Traducción: Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono. Fue firmado por treinta países en 1987 y entró en vigor el 1 de enero de 1989. El Protocolo de Montreal preveía la congelación de la producción de freones de vieja generación (están numerados 11, 12, 113, 114, 115) al nivel de 1986 a partir de 1992. Y en el periodo 1993-1998. reducir el nivel de producción al 50% del original. Se agregaron algunos compuestos más a los freones que pueden destruir la capa de ozono. Por ejemplo, halones, hidroclorofluorocarbonos (HCFC), tetracloruro de carbono (CTC).

Los documentos de la ONU suenan constantemente optimistas sobre el futuro del ozono en el planeta: dicen que el principal beneficiario del Protocolo de Montreal es toda la humanidad. No, el principal beneficiario fue la corporación estadounidense DuPont. Con la ayuda de este protocolo, pudo lograr el cierre de la producción de las llamadas SAO en todo el mundo. Capturó el mercado mundial para una nueva generación de freones, habiendo establecido la venta de productos más caros y rentables. Por supuesto, otras empresas también se beneficiaron del Protocolo de Montreal. Por ejemplo, las que producen refrigeradores y acondicionadores de aire. Los autos viejos fueron arrojados a la basura, apareció una nueva generación de equipos de refrigeración y aire acondicionado, que comenzaron a llamarse ambientalmente amigables (ambientalmente seguros). Para 2005, solo en los Estados Unidos se habían reemplazado los refrigeradores viejos por otros nuevos que valían más de $ 220 mil millones. Es cierto que los refrigeradores domésticos con freones nuevos de DuPont periódicamente explotan, se queman, envenenan y envían a sus dueños al otro mundo. Pero todas estas son insignificancias en el contexto de una tarea tan grandiosa como salvar a la humanidad de la amenaza del agotamiento del ozono.

El Protocolo de Montreal como arma para la destrucción del sector químico del complejo de defensa ruso

Sorprendentemente, casi todos los países del mundo se pusieron de pie unánimemente bajo la bandera del Protocolo de Montreal. Hasta diciembre de 2009, 196 estados miembros de la ONU han ratificado su versión original. Para la gran mayoría de países que han firmado el Protocolo de Montreal, este documento no es ni caliente ni frío. No producen CFC.

Pero varios países del mundo en el momento de firmar el Protocolo de Montreal eran grandes productores de freones. Ellos, por supuesto, produjeron esos viejos CFC que se crearon a principios de los años 30. Además de varios países industrializados de Occidente, estos eran la URSS, China e India. China e India se abstuvieron de firmar el Protocolo de Montreal y continuaron con la producción de freones viejos o “grises”. Pero la Unión Soviética, que inició una perestroika destructiva bajo el liderazgo de M.S. Gorbachov, hizo todo lo posible para complacer a Occidente. El 15 de septiembre de 1987, en Montreal, la delegación soviética, integrada por profesionales, se negó a firmar un documento absurdo y peligroso para el país. Uno de los miembros de la delegación, Vladimir Matveevich Zakharov, al salir de Montreal, dijo:

“No hay fundamentos científicos, serios, para su firma”.

Un grito amenazador sonó desde el Kremlin. A la fuerza, firmamos el documento en la víspera de Año Nuevo de 1988. Así, una parte importante de la industria química del país fue condenada a la destrucción. La producción de sustancias que agotan la capa de ozono (SAO) en Rusia alcanzó su punto máximo en 1990 y ascendió a 197 490 toneladas, incluidas 110 140 toneladas de CFC.

En 1996, la producción total de SAO disminuyó a 47 575 toneladas (una disminución de 4,1 veces), incluidos los CFC a 17 122 toneladas (una disminución de 6,4 veces). De las SAO producidas en 1990, 47.575 toneladas, o el 58,8%, se utilizaron en el país y en 1996, 15.408 toneladas, o el 32,4%. El resto se exportó a las repúblicas de la CEI y países en desarrollo (mercado gris de SAO). Una característica de la producción de freones y otras SAO en nuestro país fue que una parte significativa de la producción estaba destinada a la “industria de defensa”. La firma e implementación irreflexivas del Protocolo de Montreal, primero por la Unión Soviética y luego por la Federación Rusa, asestó un duro golpe al potencial militar y económico del país. De las industrias civiles, la producción de refrigeradores domésticos e industriales sufrió los mayores daños. Parte de la producción de SAO terminó en nuevos estados, Surgió sobre las ruinas de la URSS. En primer lugar, se trata de Ucrania, que, después de obtener la independencia, se convirtió automáticamente en parte del Protocolo de Montreal.

Fui testigo de esos dramáticos eventos de la década de 1990. Decenas de empresas químicas en el país, de acuerdo con los requisitos del Protocolo de Montreal, estaban sujetas a cierre o conversión. Representantes del complejo militar-industrial enviaron señales de SOS al gobierno, advirtiendo que la industria de defensa se quedó sin la química necesaria. El gobierno (primeros ministros Gaidar, Chernomyrdin, Kiriyenko) y el Ministerio de Protección Ambiental y Recursos Naturales de la Federación Rusa declararon que el cumplimiento de las obligaciones internacionales era más importante que la capacidad de defensa del país. Los directores de empresas resistieron de todas las formas posibles, negándose a obedecer los requisitos del Protocolo de Montreal. El Banco Mundial, que emitió un préstamo ($ 110 millones) a Rusia para la implementación del Proyecto de Gestión Ambiental (EMP), se utilizó como “ariete”. Además de los préstamos, el proyecto proporcionó subvenciones para la “reconstrucción” de empresas productoras de SAO.

De hecho, estos fueron sobornos para que las empresas cerraran. Fue una guerra entre bastidores de la Corporación DuPont contra nuestra industria química, que se escondía detrás de la bandera del Protocolo de Montreal. Como resultado, en diciembre de 2000, se cerraron las últimas siete fábricas rusas que producían sustancias que supuestamente agotaban la capa de ozono. Desde entonces, toda nuestra industria se ha basado en el uso de productos de la corporación estadounidense DuPont. Me pregunto qué pasa si el liderazgo estadounidense, como parte de la campaña de sanciones económicas contra Rusia, prohíbe a DuPont suministrarnos los compuestos químicos necesarios. ¿Cómo se compara esto con las declaraciones de nuestro gobierno sobre el fortalecimiento de la seguridad económica y militar de Rusia? produciendo SAO. De hecho, estos fueron sobornos para que las empresas cerraran. Fue una guerra entre bastidores de la Corporación DuPont contra nuestra industria química, que se escondía detrás de la bandera del Protocolo de Montreal. Como resultado, en diciembre de 2000, se cerraron las últimas siete fábricas rusas que producían sustancias que supuestamente agotaban la capa de ozono. Desde entonces, toda nuestra industria se ha basado en el uso de productos de la corporación estadounidense DuPont. Me pregunto qué pasa si el liderazgo estadounidense, como parte de la campaña de sanciones económicas contra Rusia, prohíbe a DuPont suministrarnos los compuestos químicos necesarios. ¿Cómo se compara esto con las declaraciones de nuestro gobierno sobre el fortalecimiento de la seguridad económica y militar de Rusia? produciendo SAO. De hecho, estos fueron sobornos para que las empresas cerraran. Fue una guerra entre bastidores de la Corporación DuPont contra nuestra industria química, que se escondía detrás de la bandera del Protocolo de Montreal. Como resultado, en diciembre de 2000, se cerraron las últimas siete fábricas rusas que producían sustancias que supuestamente agotaban la capa de ozono. Desde entonces, toda nuestra industria se ha basado en el uso de productos de la corporación estadounidense DuPont. Me pregunto qué pasa si el liderazgo estadounidense, como parte de la campaña de sanciones económicas contra Rusia, prohíbe a DuPont suministrarnos los compuestos químicos necesarios. ¿Cómo se compara esto con las declaraciones de nuestro gobierno sobre el fortalecimiento de la seguridad económica y militar de Rusia? Fue una guerra entre bastidores de la Corporación DuPont contra nuestra industria química, que se escondía detrás de la bandera del Protocolo de Montreal. Como resultado, en diciembre de 2000, se cerraron las últimas siete fábricas rusas que producían sustancias que supuestamente agotaban la capa de ozono. Desde entonces, toda nuestra industria se ha basado en el uso de productos de la corporación estadounidense DuPont. Me pregunto qué pasa si el liderazgo estadounidense, como parte de la campaña de sanciones económicas contra Rusia, prohíbe a DuPont suministrarnos los compuestos químicos necesarios. ¿Cómo se compara esto con las declaraciones de nuestro gobierno sobre el fortalecimiento de la seguridad económica y militar de Rusia? Fue una guerra entre bastidores de la Corporación DuPont contra nuestra industria química, que se escondía detrás de la bandera del Protocolo de Montreal. Como resultado, en diciembre de 2000, se cerraron las últimas siete fábricas rusas que producían sustancias que supuestamente agotaban la capa de ozono. Desde entonces, toda nuestra industria se ha basado en el uso de productos de la corporación estadounidense DuPont. Me pregunto qué pasa si el liderazgo estadounidense, como parte de la campaña de sanciones económicas contra Rusia, prohíbe a DuPont suministrarnos los compuestos químicos necesarios. ¿Cómo se compara esto con las declaraciones de nuestro gobierno sobre el fortalecimiento de la seguridad económica y militar de Rusia? fueron cerrados.

Desde entonces, toda nuestra industria se ha basado en el uso de productos de la corporación estadounidense DuPont. Me pregunto qué pasa si el liderazgo estadounidense, como parte de la campaña de sanciones económicas contra Rusia, prohíbe a DuPont suministrarnos los compuestos químicos necesarios. ¿Cómo se compara esto con las declaraciones de nuestro gobierno sobre el fortalecimiento de la seguridad económica y militar de Rusia? fueron cerrados. Desde entonces, toda nuestra industria se ha basado en el uso de productos de la corporación estadounidense DuPont. Me pregunto qué pasa si el liderazgo estadounidense, como parte de la campaña de sanciones económicas contra Rusia, prohíbe a DuPont suministrarnos los compuestos químicos necesarios. ¿Cómo se compara esto con las declaraciones de nuestro gobierno sobre el fortalecimiento de la seguridad económica y militar de Rusia?

En 2017 se celebró en Moscú una conferencia con un título muy significativo: “Del Protocolo de Montreal al Tribunal de Montreal”. Estuvo dedicado al 30 aniversario de la firma del protocolo. Particularmente interesante y agudo en la conferencia fue el discurso de Grigory Kruchenitsky, jefe del departamento de monitoreo de ozono del Observatorio Aerológico Central de Roshydromet. He aquí un fragmento de ese discurso:

“Para cumplir con los términos del protocolo y abandonar la producción de una serie de productos químicos, se destruyó el sector químico real del complejo de defensa de la URSS. Además, fue aplastado con el dinero que asignó el Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo a la Unión Soviética para la reestructuración de la industria química para nuevos freones. El dinero se entregó a expertos occidentales con una descripción tecnológica completa de nuestras plantas químicas en Volgogrado, Leninsk-Kuznetsky y Perm. Después de eso, nos convertimos en rehenes de la situación”.

 

Подробнее на https://aurora.network/articles/6-jekonomika/100947-jekologicheskie-feyki

 

Falsificaciones ecológicas

Por Valentín Katasonov

12.04.2022

 


Traducción Automática Revisada. Texto original en https://aurora.network/articles/6-jekonomika/100947-jekologicheskie-feyki

Post Comment