Manifestantes californianos protestan contra el proyecto de ley sobre infanticidio

Manifestantes californianos protestan contra el proyecto de ley sobre infanticidio

El infanticidio era legal en la Antigua Roma. El padre podía matar legalmente a su hijo antes de que cumpliera tres años. Se trataba de una medida contra las madres, para el predominio del pater familis sobre ellas, en clave de un patriarcalismo negativo, aunque ciertamente quitaba con el mayor de los desprecios más barbaros la principal prerrogativa humana a los bebés. Solo la revolución cristiana pudo comenzar a superar este tipo de burtalidad del Estado Romano y cambiar la conciencia pública respecto a este tipo de abusos criminales, pero parece que precisamente a estas limitaciones puestas por las revoluciones que han hecho lo que de la civilización merece ser defendido, la revolución cristiana de la Antigëedad y la revolución espartaquista del proletariado y sus aliados de los dos últimos siglos, hay una fracción extremista de la burguesía internacional que quiere eliminarlas.

En la nueva prueba de concepto tecnomalthusiana que refleja la noticia que os traigo aquí, los tecnomalthusianos se lanzan a tentar el estado del terreno en el campo de pruebas tecnomalthusiano de California, el intento actual consiste en el experimento anti social de cómo legalizar el infanticidio, empleando para ello a la socialdemocracia.

En esta tipología criminal propuesta a normalización en California por la socialdemocracia como testaferro de los tecnomalthusianos, no sería, cómo en Roma, el padre quien podría cometer el crimen de forma despenalizada sino la madre siempre y cuando tuviera “depresión”.

Como sabemos este tipo de despenalizaciones de prueba suelen estar pensadas para luego masificarlas geográficamente, y de forma gradual, y para aprender a justificar, en este caso el infanticidio por mano de la madre, difundirlo, especialmente en el proletariado y luego ir incrementando el periodo de despenalización hasta alcanzar la meta puesta al inicio por los tecnomalthusianos, que pueden ser precisamente los 3 años, como en Roma los padres.

 

 

 

Jano era el peculiar Dios etrusco romano del Estado, o, mejor dicho, el Dios del Estado Romano, quien miraba hacia adentro y hacia afuera de las casas. Poner a Jano en el umbral de la casa era un pronunciamiento muy claro a propósito de que la casa no tenía nada que ocultar al Estado y formaba parte de él, y el Estado Romano tenía la prerrogativa de comprobar que eso era cierta a la vez que de proteger a los habitantes de la casa. La socialdemocracia con su énfasis en vivir de la plusvalía tributaria y del reformismo del sujeto tributante, especialmente el proletariado mundial, es el nuevo Jano, un Jano ciego, eso si, hacia lo que le pasa al bebé prenatal antes del alumbramiento y ahora también después haber salido del cuerpo de la madre. Pero este Jano doblemente ciego ante los niños prenatales y postnatales, es un Jano con miras muy altas…

El programa despatriarcalizador de la segunda mitad del siglo XX que propulso la socialdemocracia no ha sido un programa inocente. Se destruían los patriarcados positivos de los paises y clases vencidas, pero no el de la burguesía internacional y de los paises capitalistas centrales dominantes, que además, crecienemtente embrutecido tendía a ser cada vez más un patriarcadlismo negativo.

Este nuevo Jano ha aprendido mucho de su programa de despatriarcalización de formaciones sociales venncidas en todo el mundo, y al parecer una de ellas es la gran flexibilidad emocional y mental de las mujeres con relación a los requerimientos del Estado y el Capital respecto a la procreación y reproducción social.

¿Puede persuadir el capital tecnomalthusiano a las madres de las clases consideradas “sobrantes” y “problemas para el planeta” de que el infanticidio es indicado y no es un crimen? Los socialdemócratas, auto-ocultándose mediante un falso buenismo terapeútico las verdaderas implicaciones de esta propuesta de despenalización, se conforman con abrir la Caja de Pandora del infanticidio para sus jefes tecnomalthusianos, pero los espartaquistas debemos mirar de frente a esa pregunta sin perder de vista que los avances en dominio mental y persuasión neuro-cognitiva en las últimas décadas vienen siendo brutales. Sí, si se les deja sí podrían persuadir a las mujeres especialmente proletarias de que tal horrendo crimen no sería un crimen.

La fórmula de actuación tecnomalthusiano es conocida y comenzó con las promoción del abortismo por parte de los neomalthusianos en el sigl XX, primero generar marcos mentales de desprotección, inermidad e impunidad, luego formar fila de interesados en el silencio y la ocultación de la envergadura del crimen, y finalmente darle una mano de barniz legal para terminar empaquetándolo con periodistas y mass media que lo normalizaran como un proceso más de una sociedad caótica. Pero los bebés serían asesinados por millones.

¿Tal es el objetivio de los malthusianos contemporáneos? Los objetivos pueden ser varios, y, efectivamente, la reducción de población, y eliminación de sobrantes, son dos objetivos permanentes de este ala extremista de la burguesía y las clases medias, la siembra de confusión y caos en el proletariado otro, y el acceso a tejidos humanos valiosos y bases legales de experimentación nuevas, otro.

En las próximas décadas la lucha del proletariado por abrir un frente de lucha bioética espartaquista mientras el capitalismo de final de ciclo renquea o colapsa, es ineludible. No se puede caer en un naufragio moral de la profundidad que el actual con el abortismo y, encima, no reaccionar a la preparación del terreno que en la actualidad se está haciendo con la distanasia y el infanticidio, pero además pensar que en esas condiciones morales del sujeto, de desmoralización radical, sería posible llegar con la integridad colectiva suficiente al momento de la revolución.

 


 

Manifestantes californianos protestan contra el ‘proyecto de ley sobre infanticidio

 

 

 

(…) La asambleísta estatal Buffy Wicks (D-Oakland), quien presentó el proyecto de ley, dijo en una reunión del Comité Judicial del 5 de abril que el proyecto de ley está destinado a evitar que las mujeres embarazadas sean procesadas por interrumpir su embarazo o perder a su bebé.

AB 2223 prohibiría responsabilizar a una persona, la madre o un proveedor de atención médica, por “aborto espontáneo, mortinato o aborto o muerte perinatal” de un bebé en función de “sus acciones u omisiones” relacionadas con el embarazo , según el estado . web de información legislativa .

Aunque el proyecto de ley no da una definición precisa de “perinatal”, comúnmente implica el período de tiempo entre las 22 semanas de embarazo y los siete días después del nacimiento , según el análisis del proyecto de ley del comité .

“Estamos hablando de un proyecto de ley que no solo terminará con la vida de un niño, [sino también] después del nacimiento hasta 30 días o más”, dijo a The Epoch Times el pastor Jack Hibbs, de Calvary Chapel Chino Hills. “ La ley, si se aprueba, impide una investigación o una autopsia sobre por qué murió el niño. Es literalmente increíble, y es por eso que ayer, cuando los equipos de noticias de Australia, Inglaterra y Alemania me entrevistaron, tampoco podían creerlo.(…)

 

 

 

Seguir leyendo el original en inglés en ZeroHedge.com:

Manifestantes californianos protestan contra el ‘proyecto de ley sobre infanticidio

https://www.zerohedge.com/medical/californians-rally-against-infanticide-bill

 

 


Traducción automática revisada

Post Comment