Google despues de lanzar la mayor campaña de censura de la historia ahora se lanza a monopolizar los infoductos submarinos para aplastar Internet

Google despues de lanzar la mayor campaña de censura de la historia ahora se lanza a monopolizar los infoductos submarinos para aplastar Internet

Google no solo está cometiendo la mayor campaña de censura de la historia en relación a la denuncia de las decenas de miles de científicos y médicos opuestos a la dictadura seudosanitaria de los globo-oligopolios tras el golpe de estado tecnomalthusiano global de marzo de 2020, además nos promete que en el futuro todo va a ser así, no porque pueda hacerlo, que no puede, sino porque lo va a intentar, es decir, lo está intentando con desesperación maniaca. Y esto es lo grave. Los dirigentes de Google de esta época tendrán un puesto especial en el Nuremberg 2.0 por méritos propios, tarde este diez días o treinta años.

En el entretanto tenemos que comenzar a crear la mayor alianza internacional de consumidores de la historia para frenar, revertir y hacer pagar a los titanes digitales por sus crímenes contra los consumidores no solo de estos años sino de las décadas en que han desplegado toda su panoplia de monopolización de las infraestructuras comunicacionales de la sociedad civil comunitria internacionalk. ¡Basta ya!.

Aquí os dejo un artículo del periodista Peter F. Mayer, sin duda uno de los censurados por informar periodísticamente con seriedad y honestidad de la realidad de los hechos que los Google, Gates/Microsoft, Amazon, Facebook/Meta, y Apple, sin hablar de los amigotes de Pfizer, entre otros están realizando. Ahora para Google se trata de amurallar Internet desde los infoductos, no contentos con pudrir los estandares, envenenar el software, arbitrar el tráfico y enlentecer y ocultar las opiniones, principios y criterios de los no tecnomalthusianos:


 

Google y otros globo-oligopolistas digitales intentan monopolizar también los infoductos submarinos para aplastar Internet

Google hace la mayor parte de sus ventas colocando publicidad en su negocio, en YouTube y en millones de sitios web. Google también gana millas de millones con su plataforma en el nube. Ahora usa estas millas de millones para comparar Internet en sí, o al menos los cables submarinos que componen la columna vertebral de Internet.

Por Peter F. Mayer

 

Hasta ahora hay una división entre red y contenido. Las redes estaban y siguen estando dominadas por probadores clásicos de telecomunicaciones. El establecimiento y operación de redes de conexión locales e internacionales es su competencia principal. Los intentos de entrar en la oferta de contenido nunca han funcionado bien, aparte de la compra de grupos existentes enteros.

En febrero, Google anunció su intención de avanzar en el desarrollo del cable Curie, una nueva tubería submarina que conduce de California a Chile. Sará el primer cable intercontinental privado jamás construido por una gran empresa no telecomunicaciones.

Y si solo observa los cables intracontinentales, Google ya ha financiado en su totalidad altos de ellos; Fue una de las primeras compañías en construcción una tubería submarina total privada.

Google está siguiendo una estrategia similar a la de Android. No querían dejar el negocio de los teléfonos inteligentes a la competencia como las PC, compraron un sistema operativo terminado y lo convirtieron en el líder absoluto del mercado.

Sin embargo, Google no está solo en sus ambiciones de poseer redes interconectadas. En el pasado, los cables eran propiedad de grupos de empresas privadas, en su mayoría proveedores de telecomunicaciones, pero en 2016 comenzó un auge masivo en los cables submarinos, y esta vez los compradores son proveedores de contenido. Empresas como Facebook, Microsoft y Amazon parecen compartir la búsqueda de dominio de Google en el fondo del océano.

Esta tendencia es realmente preocupante. La adquisición de Big Tech de la red troncal de Internet tendrá efectos de largo alcance pero bien conocidos. Es el mismo compromiso que hacen los consumidores: más comodidad para menos control y menos privacidad. Y como se ha demostrado en los últimos dos años, la censura sigue el dominio sobre el pie. Se excluyen los usuarios que amanecen mal, YouTube bloquea y elimina canales con cientos de miles de suscriptores si incluso pudieran poner en peligro de forma remota sus propios intereses comerciales, y los de la industria farmacéutica. Los resultados de búsqueda ahora también están muy censurados. Todo lo que tiene que ver con Covid, Corona y Pandemic está muy filtrado. Las alternativas son Bing de Microsoft, algo sorprendente, y Yandex, que muestran limpiamente el contenido que coincide con la búsqueda.

Obviamente, el poder de mercado y la concentración han alcanzado el siguiente nivel de madurez en Internet, en el que solo los jugadores grandes y establecidos en los medios realmente pueden ganar.

Los consumidores pronto tendrán que decidir exactamente cuánta confianza quieren depositar en estas empresas para dar forma a Internet del mañana. También tenemos que tomar una decisión cuidadosa porque son las mismas compañías que tienen acceso a una parte cada vez mayor de nuestra vida privada. Y quién lo usa cada vez más para controlarlo y manipularlo.

La construcción de muros

Los cables submarinos de fibra de vidrio atraviesan el fondo marino en todo el mundo y transportan del 95 al 99 por ciento de los datos internacionales. En total, más de 1,500,000 kilómetros de cables submarinos están en funcionamiento hoy.

Mientras que los operadores de cable anteriores usaban la propiedad de los cables para vender ancho de banda, los proveedores de contenido construyen específicamente cables privados.

Internet se describe comúnmente como una nube. En realidad, es una serie de tubos húmedos y frágiles, y Google está a punto de tener un número alarmante de ellos. Los números hablan por sí mismos: después de que el cable Curie se complete a finales de este año, Google tendrá alrededor de 20,000 kilómetros de cables submarinos a nivel internacional.

El número total ya supera los 100.000 kilómetros si incluye los cables que Google posee en el consorcio con Facebook, Microsoft y Amazon. Junto con estos cables, en los que Google está involucrado, la compañía tiene una infraestructura submarina que es suficiente para rodear el ecuador dos veces y media .

Los peligros inminentes que plantean las redes de interconexión privatizadas

Al igual que la abolición de la neutralidad de la red, la privatización de la infraestructura de Internet solo ha reducido los precios para los consumidores. Esto acelera cierto contenido e inicialmente lo ofrece a los consumidores de forma gratuita

Pero el asunto tiene una trampa seria. En primer lugar, la diversidad de opiniones está restringida lenta pero seguramente, porque el contenido gratuito estará más extendido.

En un segundo paso, se puede limitar el contenido desagradable o no rentable. Si un sitio web se carga lentamente, todos los videos que no solo son inestables de ver desde YouTube, los clientes son redirigidos a los servicios más performativos que las compañías tecnológicas tienen para ofrecer.

Y en un tercer paso, existe la posibilidad de una “inspección profunda de paquetes”, es decir, leer contenido, como lo han estado haciendo los servicios secretos durante mucho tiempo, como aprendimos de las revelaciones de Edward Snowden a más tardar.

Ahora vemos que el complejo financiero / farmacéutico / tecnológico puede dirigir la opinión pública a través de algunos medios y así crear su propia verdad y definir el “estado de la ciencia”. Y todos nos hacemos daño.

Los consumidores inferiores ya no deberían usar servicios que practiquen la censura y tengan o quieran alcanzar posiciones de monopolio. Y ejercer presión sobre los políticos para evitar los monopolios y, si surgen, serán aplastados.

Imagen de Markus Jöckel en Pixabay

Post Comment