Análisis marxista-espartaquista: El Código de “los afectos” puesto a referéndum en Cuba y la ofensiva tecnomalthusiana internacional contra el proletariado mundial [V1]

Análisis marxista-espartaquista: El Código de “los afectos” puesto a referéndum en Cuba y la ofensiva tecnomalthusiana internacional contra el proletariado mundial [V1]

[Corrección 2, revisión 26, 11 de septiembre]

 

Publico este artículo sin pulirlo del todo, como pensamiento en proceso, acuciado por los plazos del referéndum sobre el código tecnomalthusiano “de las familias“, que muy probablemente será aprobado el 25 de septiembre en Cuba. Si los tecnomalthusianos se han arriesgado a convocar un referéndum allí, ello significa que consideran que la mayoría de la población cubana es pro imperio tecnomalthusiano global, por muy “anti imperialista” que nos la presenten. Podría equivocarme, es cierto, (* de hecho me ha sorprendido que la constitución tecnomalthusiana fraguada contra Chile haya podido ser neutralizada en plebiscito) pero es casi seguro que la dictadura tecnomalthusiana internacional conquiste Cuba el día 25 de este venidero septiembre.

En todo caso, a lo largo de este mes iré puliendo este artículo con adiciones y cambios menores, hasta que quede acabada la Versión 2 definitiva. Hasta entonces, los principales argumentos contrarios al mandato tecnomalthusiano en Cuba quedan accesibles a la resistencia y oposición marxista-espartaquista internacional y cubana contra la ofensiva genócida antiproletaria en curso promovida por el Partido Tecnomalthusiano Internacional, el ala ahora dirigente de la burguesía internacional y la más extremista de entre todas las fracciones de la oligarquía globo-oligopolista, y, por ende, del capitalismo mundial.

 


 

Entre las cuestiones importantes que suscitan estas nuevas perspectivas, la que nos lleva a la evolución histórica del hombre resulta esencial. Se trata del conflicto entre las fuerzas responsables de la transformación del Homo Sapiens, desde la humanidad del neolítico hasta la humanidad nuclear, por una parte, y por otra, las fuerzas que mantienen inmutables la reproducción y la estabilidad de las colectividades humanas o de los medios sociales, y que durante la mayor parte de la historia las han contrarrestado eficazmente. Esa cuestión teórica es central.

El equilibrio de fuerzas se inclina de manera decisiva en una dirección. Y ese desequilibrio, que quizás supera la capacidad de comprensión de los seres humanos, supera por cierto la capacidad de control de las instituciones sociales y políticas humanas. Los historiadores marxistas, que no entendieron las consecuencias involuntarias y no deseadas de los proyectos colectivos humanos del siglo XX, quizás puedan esta vez, enriquecidos por su experiencia práctica, ayudar a comprender cómo hemos llegado a la situación actual.”

Manifiesto para la renovación de la historia (1)
Eric Hobsbawm

 

 

“Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo”.

Discurso del 1 de mayo del año 2000 (2)

Fidel Castro

 

 

 

La forma de trato condicionada por las fuerzas productivas existentes en todas las fases históricas anteriores y que, a su vez, las condiciona es la sociedad civil, que, como se desprende de lo anteriormente expuesto, tiene como premisa y como fundamento la familia simple y la familia compuesta, lo que suele llamarse la tribu, y cuya definición queda precisada en páginas anteriores.

Ya ello revela que esta sociedad civil es el verdadero hogar y escenario de toda la historia y cuán absurda resulta la concepción histórica anterior que, haciendo caso omiso de las relaciones reales, sólo mira, con su limitación, a las resonantes acciones y a los actos del Estado.

Desarrollo de las fuerzas productivas como premisa material del comunismo (3)

Karl Marx y Friedrich Engels

 

 

 

Este 25 de septiembre venidero se realizará en Cuba un referéndum sobre la Ley 156/2022 del Código de las Familias (4) que enmienda el Código de la Familia de 1975 (5). Esta ley ha sido aprobada por la mayoría tecnomalthusiana dominante en la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba el pasado 22 de julio de 2022 .

La citada ley adapta el Estado cubano a la subsunción real de la sexualidad proletaria en el desarrollo de la acumulación del capital, en este caso en condiciones cubanas, dejando más inerme todavía al proletariado cubano e internacional en la fase de la Robotización que en la fase toyotista neomalthusiana anterior (6).

 

Si Juan y su burro Pir…

 

En el Preámbulo de la Ley 155, Juan Esteban Lazo Hernández nos hace saber que la concepción del legislativo cubano respecto a lo que es la familia en la especie humana ha cambiado con relación a la que asentó el Código de la Familia de 1975, que era esta:

 

El concepto socialista sobre la familia parte de la consideración fundamental de que constituye una entidad en que están presentes e íntimamente entrelazados el interés social y el interés personal, puesto que, en tanto célula elemental de la sociedad, contribuye a su desarrollo y cumple importantes funciones en la formación de las nuevas generaciones y, en cuanto centro de relaciones de la vida en común de mujer y hombre entre éstos y sus hijos y de todos con sus parientes, satisface hondos intereses humanos, afectivos y sociales, de la persona. “(4)

 

Y ahora es esta:

 

La concepción emancipadora de la familia que guía la transformación de la sociedad socialista cubana entrelaza el interés social y el interés personal, impulsa su desarrollo, contribuye a la formación de las nuevas generaciones y satisface hondos intereses humanos, afectivos y sociales de la persona.”(5)

 

 

Si Juan y su burro Pir se tienen afecto, o lo hay de Juan con un caracol o con una escoba… en “la concepción que guía la transformación de la sociedad socialista cubana” son o pueden ser una familia legalmente, puesto que la desaparición de la referencia a la familia en tanto ‘centro de relaciones de la vida en común de mujer y hombre entre éstos y sus hijos y de todos con sus parientes’ en la definición legal es también la eliminación de la referencia concreta a la especie humana y su sexualidad. Pero, en cambio, si un bebé prenatal no es deseado por sus padres, o por la sociedad “socialista” cubana, no son familia en “la concepción que guía la transformación de la sociedad socialista cubana” (7).

Así es la lucha de clases.

Si Juan y su burro Pir caminan por los tejados de Viena llegará un momento en que ya no podrán avanzar. ¿Quién los metió allí? Ellos son amigos, como relató magitralmente Juan Ramón Jimenez en Platero y yo, pero no familia. Los oportunistas cubanos pretenden desregular la familia, que de si procrea y tiene la facultad de reproducirse a sí misma y a la especie en condiciones naturales medias, y para ello eliminan lo que era correcto, y en lugar de hacer una ley de uniones civiles, por motivos netamente malthusianos, enfrentan categorías sociales para anular aquellas que quieren controlar, concretamente el superpoder procreativo de la familia esencial, y en haciendo eso por deseo de poder nos conducen al abismo, el estancamiento, la disminución y el descrecimiento…

Así es la lucha de clases.

El oportunismo socialdemócrata cubano

 

 

Para entender qué cree que es la familia la burguesía cubana no hay más que leer el artículo de Rosa Miriam Elizalde publicado por el magazine tecnomalthusiano español El Odio, titulado “El Código de las Familias en Cuba va a referendo el próximo 25 de septiembre” (8), en el que sostiene que las críticas habidas al que denomina “código de los afectos” no han sido sólidas sino tan solo meros “dogmas religiosos”.

Se opone a un dogma religioso un dogma político, igualmente dogmático pero aún más apriorísticamente erróneo porque elude – y exige eludir – el análisis del contenido de esos dogmas, cuando no lo criminaliza, acusando los oportunistas tecnomalthusianos al dogma religioso de aquello mismo que están realizando con el dogma político, y aquí paz y después gloria, sin Sócrates ni Jesuscristos, pero tampoco con Marxes.

Toda la psicología cristiana con 12.000 años de formación y una revolución civilizacional contra el esclavismo y la cosificación de humanos es barrida así, con toda comodidad, a centella y borragoma, para ponernos ágilmente en los hombros la antropología liberal del tipo 2, liberal para cosificar humanos, mejorándolos solamente para su adaptación cuantitativa y cualitativa al desarrollo de la sociedad malthusiana internacional, hoy dominante.

Incluso la brutal tecnomalthusiana española Tita Barahona (9), que también practica la falacia del dogma religioso, a centella y borragoma, para negarse a sí misma y a los demás los argumentos que refutan sus errores, se ha visto obligada a denunciar en su artículo titulado “La ‘gestación solidaria’ en Cuba: Un caramelo envenenado en el ‘Código de las Familias’”(10) al supuestamente entrañable “código de los afectos” cubano, por abrir de par en par la Caja de Pandora de la cosificación humana en Cuba y en Las Américas Caribeña, Central y Sur con el infumable marketing de la mal llamada “gestación solidaria”.

La oportunista Elizalde acusa al anterior Código de Familia cubano de “machismo-leninismo”, como si los marxistas revolucionarios no se hubieran dado cuenta en el siglo XIX (3 y 11) y en el siglo XX (12) de la verdadera naturaleza de la familia, por lo que han tenido que venir los oportunistas cubanos del siglo XXI a corregirlos con sus nuevas concepciones tecnomalthusianas internacionales compendiadas en el “código de los afectos”, “pluralista familiar”.

La afirmación de que la consideración de la familia en el estado cubano ha sido negativa debida al “machismo-leninismo”, es decir, al marxismo, ocultando las interpolaciones neomalthusianas burguesas que son precisamente las refrendadas – salvando muy pocas de las concepciones comunistas (deber de cuidar)-  en la propuesta de nuevo Código de las Familias, no deja lugar a dudas de la condición burguesa de Elizalde, finalmente un cuadro liberal cosificador o tecnomalthusiano en Cuba. Por el contrario, la concepción marxista de la familia y su fundamento surge de la crítica a la familia burguesa en cada una de sus formas relativas, y a sus fundamentos capitalistas en cada fase histórica del desarrollo de la sociedad de clases nacional, internacional o global, ahora tecnomalthusiano.

 

Qué es para los marxistas espartaquistas la Familia Universal

 

Los reformistas cubanos no quieren comprender, o quieren fingir que no comprenden, la Dialéctica Continuo/Discontinuo en el asunto crucial de la familia humana.

La familia es la unidad de procreación de la especie humana en todos los modos de producción y formaciones sociales habidos hasta ahora (2022).

Repito:

La familia es la unidad de procreación de la especie humana en todos los modos de producción y formaciones sociales habidos hasta ahora (2022).

La Familia Universal, lo Continuo en el organismo colectivo familia, presente en todos los modos de producción y formaciones sociales habidas hasta ahora, consiste en una madre procreando a un hijo, engendrado por un hombre.

Así pues, la base fundamental de la Familia Universal, la familia esencial, en lo continuo de la Dialéctica Continuo/Discontinuo de la familia humana, es la madre y su cría.

Si, a partir de una Familia Esencial, una madre y su cría, hay matrimonio real, (del latín Matri+Muni= Obligación con la Madre) se añadirá a este núcleo esencial del organismo colectivo familia, tras el proceso de procreación, al proceso de crianza del nuevo ser humano un hombre, probablemente el padre ancestral o natural, constituyendo una familia nuclear; o, en determinadas circunstancias alternativas o de su sustitución, toda una variedad de sujetos biopolíticos de convivencia y dependencia que alcanzan incluso a la forma Estado.

¿Quiere sustituir el funcionariado cubano, siguiendo los pasos del malthusianismo internacional, en el Matrimonio al hombre independiente, y, en la procreación, a la madre independiente?

La familia esencial es una madre y su cría. ¿Puede esto ser equiparado con las aventuras de pareja homoeróticas en términos de necesidad y, por tanto, de lucha por la libertad? ¿Puede ponerse en el mismo nivel a la sexualidad, de sí procreativa, con la carnalidad, afectiva y/o recreativa? No, comenzando porque estas segundas formas relacionales humanas no serían posibles sin el desarrollo de la sostenibilidad social de la familia esencial. ¿En serio puede sostenerse como no socialista, “machista-leninista”, a la protección prioritaria comunitaria de esa sostenibilidad? El fraude burgués es inocultable en esta campaña de “los afectos”.

Si no hay familias esenciales sexuales ahora no puede haber familias esenciales sexuales, ni tampoco uniones civiles homoeróticas, luego. Por esto, la diversidad y pluralidad social posible de las uniones civiles, en relación a las relaciones afectivas y carnales, dependen de la sostenibilidad social de las familias esenciales sexuales. Esto debe aparecer señalado en el fronstispicio de toda ley comunista de la familia, especialmente en las formaciones económico-sociales en decrecimiento humano por reducción demográfica del capitalismo de final de ciclo. Y esta preeminencia no va en detrimento de las garantías comunitarias para las personas homoeróticas ni puede justificar su desprotección, al contrario, es la garantía de su posibilidad de existencia.

>Quede claro, la familia esencial en cuanto centro de relaciones de la vida en común de mujer y hombre entre éstos y sus hijos y de todos con sus parientes, no solo satisface hondos intereses humanos, afectivos y sociales, de la persona sino que es la garantía de la posibilidad de existencia de la sociedad comunista cubana e internacional.

Resumiendo; hay, pues, una universalidad objetiva de la familia esencial, irreducible a diversidades relativas de uniones civiles, que es su unidad esencial la cual es de carácter absoluto y no relativo:

La dialectica biohistórica Continuo/Discontinuo

En el crucial movimiento revolucionario de la sostención biohistórica de la Familia Esencial, en la lucha por la producción, está el bien progresivo que nos protege de la extinción particular o universal humana, hasta que no se demuestre lo contrario.

Que esta sostención la sociedad capitalista ya no pueda cumplirlo es precisamente la cuestión principal por la cual los comunistas revolucionarios contemporáneos, o marxistas espartaquistas, entendemos que el capitalismo es un modo de producción insostenible e inadecuado para el desarrollo futuro y la supervivencia de la Humanidad, y el principal signo de la necesidad de instituir relaciones de producción nuevas constituyentes del modo de producción comunista.

Esto es, sustituir la protección de la Familia Esencial en la distribución del excedente social en favor del desarrollo de un sector de capital procreativo artificial (in vitro). o gestante (ectogenésico) nos somete a una amenaza de extinción inadmisible.(13)

Las meras uniones afectivas, basadas en relaciones carnales (entre quienes fuera que fuesen) pero no sexuales (esto es, entre hombres y mujeres en edad fértil sin represión de la fertilidad) tampoco son garantía de reproducción social duradera, ni de continuidad de la vida humana y de la población. La familia esencial sexual si lo es.

Lo Continuo, común a todas las formaciones sociales, modos de producción, culturas, relaciones de parentesco, clases y épocas habidas hasta ahora, es la familia esencial, o familia procreadora. En síntesis; la Familia Universal.

Que la sagrada familia burguesa de los propietarios de las fuerzas productivas y, si se les deja, de la reproducción sexual del proletariado, cambie de necesidades de explotación, no implica que la Familia Universal deba ser negada.

Lo continuo del organismo colectivo familia es la familia procreativa, o la Familia Universal.

Lo discontinuo del organismo colectivo familia es la familia reproductiva, o Familia Relativa.

La Familia Relativa no se levanta contra la Familia Universal sino que surge de ella.

La discontinuidad biohistórica de la familia relativa no procede de la electividad cultural disponible de las formas históricas de las relaciones de parentesco sino de las necesidades de la lucha por la producción y, sobre esto, de los resultados de la dinámica concreta de la lucha de clases. Por supuesto esto concierne al referéndum enproceso en Cuba.

Los roles históricos de género son relativos a las relaciones sociales de producción concretas cambiantes, con su mezcla política de determinación y electividad posible histórica, resultados históricos, no invenciones arbitrarias como afirman la burguesía trans y los tecnomalthusianos.

La burguesía cubana nos lanza encima a esta navaja suiza que es “la izquierda” burguesa como la chispa de la vida en el marxismo, e invariablemente encontramos que esa chispa de la vida es la chispa del capital y no la del proletariado, que es la que también real e invariablemente resulta extinguida y explotada, aplastada por esta ideología neomalthusiana y ahora tecnomalthusiana supuestamente “de izquierdas” que hoy intentan remozar los novísimos malthusianos agiornándola para la fase de la Robotización.

as formas biohistóricas de la familia relativa están mediadas por el grado alcanzado de desarrollo de las fuerzas productivas en dialéctica con el grado de adecuación de las relaciones sociales de producción a ese desarrollo de las fuerzas productivas, así como por la lucha de clases alrededor del excedente social y los medios de subsistencia disponibles adhoc en la formación social en que, como unidad básica de reproducción, realiza esa familia relativa, o históricamente determinada, la reproducción de si misma y del régimen social concreto.

De las condiciones materiales concretas en que se desarrollan la familia relativa y la totalidad social surgen las nuevas formas posibles económicas, sociales, culturales e ideológicas precisamente de la familia relativa (o históricamente determinada) y su arco de electividad de opciones alternativas disponibles, por lo que primero hay que analizar las relaciones sociales de producción (en nuestro caso salario y capital) antes que las relaciones de parentesco (matrilinealidad o patrilinealidad) o de género (los dos roles surgidos de la división natural de la procreación y la crianza, mediados por el desarrollo de las fuerzas productivas y la lucha de clases ).

La verdad biohistórica es que la familia esencial es la unidad de procreación de la especie humana en todos los modos de producción y formaciones sociales habidos hasta ahora (2022).

La relativización de la familia esencia no es inocente, parte de la negación malthusiana de su posibilidad en el proletariado, y de las necesidades del capital tecnomalthusiano de desarrollo de mercados, superestructuras e infraestructura ad hoca la negación de la sexualidad proletaria en todo el continente americano. No de lo que nos cuenta Rosa Mirian Elizalde.

El proyecto demográfico tecnomalthusiano

 

 

En el artículo 4 del “Código de los afectos” tecnomalthusiano en Cuba se dice lo siguiente:

 

 

Artículo 4. Derechos de las personas en el ámbito familiar. Además de los reconocidos en la Constitución de la República de Cuba, este Código regula los derechos de las personas a:

(…)>g) el desarrollo pleno de los derechos sexuales y reproductivos en el entorno familiar, independientemente de su sexo, género, orientación sexual e identidad de género, situación de discapacidad o cualquier otra circunstancia personal; incluido el derecho a la información científica sobre la sexualidad, la salud sexual y la planificación familiar, en todo caso, apropiados para su edad(…)”

 

 

Y en el 5:

 

 

Artículo 5. Derechos de la infancia y la adolescencia en el ámbito familiar. 1. La familia es responsable de asegurar a las niñas, los niños y adolescentes el disfrute pleno y el ejercicio efectivo de sus derechos a:”

 

De los derechos de los procreados natural o artificialmente en el periodo que va desde la concepción hasta el momento del nacimiento no dice nada el código de “las familias” “cubano”.

La disociación tecnomalthusiana de los seres humanos entre su biología y su ancestralidad, su ser histórico, requiere esta cosificación extrema, su expulsión apriorística de la ancestralidad, a confirmar según los caprichos del deseo parentales o las imposiciones de las condiciones del capital malthusiano de final de ciclo, incluso “socialista cubano”, disociación que, como vemos, es apoyada por el estado cubano supuestamente socialista. Y, a consejo de este, probablemente por la mayoría de la población cubana, ya en vías de convertirse en población imperialista más, como tendremos oportunidad de comprobar durante el referendo del 25 de septiembre.

El partido tecnomalthusiano internacional necesita que este, o aquel o cualquiera y todos los bebés prenatales, hijo, nieto y biznieto, tataranieto y descendiente de, no lo olvidemos, estas o aquellas líneas ancestrales de la humanidad y de ancestralidad humana, no sea considerado persona, y por tanto se lo pueda matar legalmente.

Pero la idea de que los seres humanos individuales no son personas reales, esto es, seres sociales y socializados, y por tanto históricos, parte de un acto ideológico de disociación de los seres humanos concretos y sus entornos vitales y relacionales históricos, – como el modo de producción en que han sido procreados -, que forman su biografía como, aunque no únicamente si especialmente, sus relaciones sociales de parentesco.

Si el bebé embrionario tiene madre y padre es persona, es decir, si tiene una relación material materno-filial y también otra paterno-filial, tiene una posición social relativa, un estatus biopolítico, una biografiá en proceso y una parentalidad histórica, con un árbol familiar amplio concreto, y, por supuesto, una clase social.

El dogma político de que hay actuar como si no lo tuviera, como si los embriones humanos solo fuera materia biológica, y como si no tuvieran la misma prerrogativa a la igualdad de trato que el resto de los humanos es inadmisible y rabiosamente anti comunista, por esto la actuación política del Partido Comunista de Cuba insistiendo en sostener esta línea proabortismo es inadmisible, primeramente para los comunistas verdaderos en Cuba, y fuera de ella en todo el Mundo.

Dirigido por los reformistas que se niegan a rectificar de su promoción del abortismo durante medio siglo y por jóvenes débiles incapaces de reconocer lo erróneo de esta herencia política nefasta, el Estado Cubano no protege a las personas prenatales, de hecho las desprotege y es responsable de haber colaborado en la mayor masacre de humanos de la Historia, acaecida a partir del desarrollo que el Partido Malthusiano Internacional, manipulando los derechos de la mujer trabajadora y haciendo olvidar la autocrítica soviética hecha en el Código de Familia Soviético de 1936, (12) ha cometido desde inicios de los años 1960s hasta la actualidad.

Los nazis malthusianos con piel de cordero, y con las armas de los “acuerdos internacionales”, han logrado reducir el crecimiento de la población mundial en 4.000 millones de personas en este medio siglo. La horrible reducción del desarrollo de las fuerzas producción ha retrasado la revolución mundial al menos medio siglo. Pero visto el éxito logrado, ahora intentan reducir a la mitad a la población mundial quemandola como combustible humano de la acumulación, lo cual podría proporcionar otro medio siglo adicional a este modo de producción en el que son predominantes.

El Partido Comunista de Cuba no ha hecho ni está haciendo ni hará ninguna autocrítica sobre su papel en esta masacre, un papel legitimador pero, en mi opinión, rebosante de estupidez y si no hace una autocrítica, de cobardia entre los que no sean abiertamente infiltrados malthusianos en él. Pero, en todo caso, si insisten en seguir esa línea tecnomalthusiana, en su derrota moral no arrastrarán al proletariado. Si realmente el Partido Comunista de Cuba incluye un código de familia carente de protección especial y que niega el trato igualitario a los bebés prenatales respecto al resto de las edades humanas en el seno de la familia, estará ya completamente claro para todos que se está reconstituyendo como un partido conscientemente malthusiano contrario a los intereses del proletariado mundial.

Sin embargo, esta posición neomalthusiana extrema pro abortismo no es el único precipicio al que el reformismo cubano, consciente o inconscientemente, pretende contribuir a llevarnos.

El capital humano robotizado

 

>En el anterior he afirmado que el embrión humano si tiene madre y padre es persona, mas ocurre que también lo es incluso si el embrión humano es procreado artificialmente y no tiene otro padre que el padre clónico y el padre tecnológico. Y esto es así porque aún así no es cosa, dispone de ancestralidad, y no es ahistórico, por mucho que a la industria de la procreación artificial y a la burguesía malthusiana les interese verlo así.

 

Ya he mencionado las denuncias de Tita Barahona respecto al caramelo envenenado de supuesta solidaridad en los embarazos artificiales “subrogados” en el “código de los afectos” tecnomalthusiano en Cuba. Ella es edadista y solo quiere ver a “mujer” a partir de una edad, no antes. Pero hay que recordar que por cada embrión viable en la infame técnica procreativa in vitro, hay que desechar a seis o siete seres humanos producidos sin posibilidad de ser implantados, en la peculiar industria de la procreación artifical en la cual el residuo industrial son vidas y personas humanas. Hablamos de 680.000 embriones humanos a las puertas de ser abortados solo en el Estado español. (>3)

La Procreación Artificial es probablemente la mayor catástrofe ecológica interna a la especie humana ocultada por el capital concentrado biotecnológico. Los niños sin padres dejan de ser adoptados. Los infertiles tienen hijos a martillazos mientras los fértiles naturalmente no los tienen. Los hijos procreados artificialmente son más enfermizos, cuando se masifican, como por ejemplo en el Estado español con el 10% de los nacimientos (unos 30.000) garantizan una población enferma en el futuro.

Las mujeres que padecen las aceleraciones hormonales pueden morir por la desestabilización orgánica que les produce esa agresión y pierden tiempo de fertilidad e incluso pueden quedar esteriles. Las personas fértiles sean o no homoeróticas no tienen por qué imponer a nadie estos riesgos, y deben hacer los actos procreativos para los cuales están facultados naturalmente sin imponer a nadie el costo y peso de sus rechazos. La procreación y gestación artificial son insolidarias sino directamente socialmente en el 99,99% de los casos.

¿Por qué seguir desarrollando esta industria tan destructiva biológica, política, social y moralmente? La industria tecnomalthusiana necesita para proseguir su desarrollo primarizar a la población humana, cubana y de todo el Mundo. La obtención de tejidos humanos de alta calidad, conocimiento, infraestructura y subvenciones para desarrollarla, cobertura para explayarse hacia investigaciones anti edad sin limitaciones, es decir que no únicamente se circunscriben a las células madre sino que incluyen en su arco de acción a la población embrionaria, a la que necesitan cosificada. El rumbo que toman los reformistas cubanos con el supuesto “código de los afectos” al excluir a los bebés embrionarios de la protección a las familias, y asentar el fascista el derecho a no cuidar, no es inocente.

El mercado que la industria biotecnológica cubana quiere tomar involucra la participación en los mercados de la cosificación a escala continental y mundial. No denunciar el posicionamiento tecnomalthusiano de los reformistas cubanos sería suicida en la fase que se abre.

La venta de características genéticas actuando sobre el embrión, seleccionando disgénicamente características promocionadas por el marketing del capital biotecnológico, está detrás de algunos de las visiones e ideas fuerza que nos lanzan ahora los poshumanistas. ¿Ha habido un debate social general sobre transhumanismo/poshumanismo en la población cubana? No, por tanto el referéndum es un fraude y una trampa política inadmisible.

El socialismo humano se lanzó a defender el capital humano, hoy es el capital humano robotizado que nos quiere robotizar a todos y no solo a los cubanos, ansioso por vender ciborgs y vender tecnología de ciborgrización, procreación artificial, y abortismo, está enterrando la revolución cubana en el malthusianismo pero no enterrará a la revolución mundial. Hay sin embargo que no son los únicos ni los más virulentos.

 

La Ley de Diversidad Familiar del reformismo español

 

En los últimos dos años los reformistas españoles han configurado al Estado Español como una dictadura tecnomalthusiana en la que solo falta el clavo final, que es la Ley de Diversidad Familiar preparada para ser promulgada, sin referéndum ninguno porque aquí los tecnomalthusianos e arriesgarían a perderlo, hacia octubre de este 2022.

La infiltración burguesa tecnomalthusiana también fue organizada a través del “capital humano” potenciado sobre ideologías neomalthusianas y liberales de la cosificación y sus dogmas políticos. Una vez introducidos en el poder del Gobierno español, han lanzado una ley de celentanasia (aceleración de la muerte) que pretenden hacer pasar como ley de “eutanasia (buen morir).

Han lanzado una ley trans, principalmente para arruinar a las personas llamadas trans , sustituyéndolas por medio de la implantación de una red burocrática socialdemócrata de integración de las personas trans en el Estado, y para reducir la fertilidad natural de la población general y del proletariado en particular.

La ley de empeoramiento del abortismo parece orientada a adaptarse a las familias inmigrantes africanas, y a la busca de incrementar la represión contra quienes protesten contra el abortismo u osen intentar ayudar a los bebés embrionarios puestos en vias de ser sacrificados en los abortaderos del régimen.

Sobre esta base de agresividad reformista capitalista tecnomalthusiana, en octubre lanzaría el gobierno de coalición entre la gran y la pequeña socialdemocracia española lanzaría, si no cae antes, la ley de diversidad familiar, una ley ley anti familia que constituye un ataque directo a la procreación y reproducción social del proletariado.

La aristocracia obrera está crisis interna de dirección pero no se rompe ni incluso con el apoyo del gobierno al belicismo en la guerra contra Rusia, y muy probablemente esta dilación extrema de las contradicciones es consecuencia de la necesidad de la fración tecnomalthusiana dominante en la aristocracia obrera española de implantar la ley antifamilia.

Una vez logrado esto, al Partido Tecnomalthusiano Internacional solo le faltaría imponer la ley pro trabajo carnal, – que no sexual -, para reconducir los restos del tiempo sexual abolido hacia la industria de la carnalidad recreativa. Esto no han podido hacerlo en esta tanda estratégica porque han priorizado el desarrollo de la base tecnomalthusiana que es la ley de diversidad “familiar”.

La negación tecnomalthusiana de las prerrogativas sexuales, procreativas y reproductivas de las personas y de la población en su conjunto a no ser cosificada ni puesta en riesgo de extinción, es inadmisible y en Cuba.

La lucha espartaquista internacional consiste en impedir que el programa darwinista antisocial, celentanásico, anti fertilidad, anti familia, conductista y de primarización humana de los tencomalthusianos salga adelante.

Un saludo, en todo caso, a los compañeros comunistas cubanos que no admitan la integración en el proyecto del partido tecnomalthusiano internacional.

K.A. García-Salmones

 

 


 

Referencias, notas y enlaces

 

 

(1) Manifiesto para la renovación de la historia

Eric Hobsbawm

(2) Discurso del 1 de mayo de 2000.

Fidel Castro Ruz

(3) Desarrollo de las fuerzas productivas como premisa material del comunismo.

Karl Marx y Friedrich Engels

 

(4) Gazeta Oficial de la República de Cuba. Ministerio de Justicia. N.º 87. Ordinaria de 17 de agosto de 2022. Asamblea Nacional del Poder Popular. Ley 156/2022 “Código de las Familias” (GOC-2022-8119-O87)

http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2022/08/goc-2022-o87.pdf

 

(5) LEY No. 1289 CÓDIGO DE LA FAMILIA. Cuba, 1975. https://oig.cepal.org/sites/default/files/1975_ley1289_cub.pdf

(6) “Auge y descomposición del histórico Modelo de Acumulación de Capitales DTF (Deudarizado + Toyotista + Feminitario).” Por K.A.García-Salmones

https://irteen.net/auge-descomposicion-del-historico-modelo-acumulacion-capitales-dtf-k-garcia-salmones/

(7) Las palabras que desaparecen de la descripción de la familia en el Preámbulo de la nueva Ley de las familias cubana sometida ahora a referendum son “hombre” y “mujer”, pero siguen presentes en el cuerpo articulado de esa ley según “la concepción que guía la transformación de la sociedad ‘socialista’ cubana”.

La palabra hombre es al parecer vergonzante pero necesaria para estructurar la ideología fascista antipatriarcal, pero no demasiado pues la negación de la negación la realiza la burguesía cubana con la ideología nazi generista. Lo que se niega es la teoría de la lucha de clases como motor de la historia con la teoría del patriarcado y la opresión sexual de la mujer, para establecer el neomalthusianismo, e, inmediatamente, la negación de la negación con la ciencia burguesa de la generologia para desplegar el tecnomalthusianismo, fase superior de la explotación capitalista sobre el proletariado mundial. La palabra hombre solo aparece pues 3 veces en el “código de los afectos”, cuando es restrictivamente necesaria, una vez para enmarcar la anulación de la voluntad masculina respecto al aborto de los hijos concebidos, envuelto esto en “la igualdad, y dos veces para definir quiénes pueden requerir gestación “solidaria”.

Artículo 4. Derechos de las personas en el ámbito familiar. Además de los reconocidos en la Constitución de la República de Cuba, este Código regula los derechos de las personas a: (…) f) la igualdad plena entre mujeres y hombres, a la distribución equitativa del tiempo destinado al trabajo doméstico y de cuidado entre todos los miembros de la familia, sin sobrecargas para ninguno de ellos, y a que se respete el derecho de las parejas a decidir si desean tener descendencia y el número y el momento para hacerlo, preservando, en todo caso, el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos;

Artículo 130. Alcance. 1. La gestación solidaria favorece el ejercicio del derecho de

toda persona a tener una familia y se sustenta en el respeto a la dignidad humana como

valor supremo.(…) d) en beneficio de quien o quienes quieren asumir la maternidad o la paternidad y se ven impedidos de hacerlo por alguna causa médica que les imposibilite la gestación, o cuando se trate de hombres solos o parejas de hombres.

La palabra mujer también es vergonzante, y solo aparece cinco veces, fuera del Preámbulo, pareciendo como si el feminismo generista institucional “socialista” cubano (Federación de Mujeres, Derechos de la Mujer) organizara no la disolución del estado y de las clases sociales sino la de los géneros, comenzando por la autodisolución de la mujer, solo conservable en el periodo de transición como una herramienta de desmantelamiento del cerebro colectivo, las relaciones sexuales, la natalidad, la maternidad y la familia esencial. La primera vez es la reproducida aquí arriba, hecha para asentar la capacidad legal de matar al bebé o la bebé embrionario/a, apelando a la “igualdad” sin mencionar o en sustitución de la palabra madre. La segunda vez es en el artículo 13, para definirla como victima principal:

Artículo 13. De la violencia en el ámbito familiar. 1. La violencia familiar se expresa

a partir de la desigualdad jerárquica en el interior de la familia y tiende a la destrucción

de las personas, la convivencia y la armonía familiar; siendo sus principales víctimas las

mujeres y otras personas por su condición de género, las niñas, niños y adolescentes,

las personas adultas mayores y las personas en situación de discapacidad.

Y despues otra dos veces como imputadora o impugnadora, cuando está en duda la cualidad de madre o de padre:

De la imputación de la filiación

Artículo 69. Facultad de imputación. La mujer sin matrimonio constituido o sin

unión de hecho afectiva inscripta que haya tenido una hija o un hijo, tiene la facultad de

imputar la filiación declarando el nombre del progenitor.

Y

De la impugnación de la filiación

Artículo 82. Impugnación de la maternidad o la paternidad. 1. La maternidad

puede ser impugnada por no ser la mujer la madre de la hija o el hijo que pasa por suyo

cuando alegue sustitución o incertidumbre acerca de su identidad.

(8) Rosa Myrian Elizalde en su infame texto anticomunista titulado “A referendo el código de los afectos”, denomina simpaticamente “Código de los Afectos”. (1) A referendo en Cuba el código de los afectos

https://www.lahaine.org/mm_ss_mundo.php/a-referendo-en-cuba-el

 

(9) Crónicas de la Revolución Burguesa de la Robotización: Carta abierta a Tita Barahona, ¿por qué no lo haces tú misma con tus propias manos, Tita?

https://irteen.net/cronicas-de-la-revolucion-burguesa-de-la-robotizacion-carta-abierta-a-tita-barahona-por-que-no-lo-haces-tu-con-tus-propias-manos-tita/

 

(10) La “gestación solidaria” en Cuba: Un caramelo envenenado en el “Código de las Familias”

https://canarias-semanal.org/art/33137/la-gestacion-solidaria-en-cuba-un-caramelo-envenenado-en-el-codigo-de-las-familias

 

(11) El origen de la familia, la propiedad privada y el estado. II La Familia. F. Engels (1884)

https://www.marxists.org/espanol/m-e/1880s/origen/cap2.htm

 

 Y ahora cabe hacer esta pregunta: habiendo nacido de causas económicas la monogmia, ¿desaparecerá cuando desaparezcan esas causas?.

Podría responderse no sin fundamento: lejos de desaparecer, más bien se realizará plenamente a partir de ese momento. Porque con la transformación de los medios de producción en propiedad social desaparecen el trabajo asalariado, el proletariado, y, por consiguiente, la necesidad de que se prostituyan cierto número de mujeres que la estadística puede calcular. Desaparece la prostitución, y en vez de decaer, la monogamia llega por fin a ser una realidad, hasta para los hombres.

En todo caso, se modificará mucho la posición de los hombres. Pero también sufrirá profundos cambios la de las mujeres, la de todas ellas. En cuanto los medios de producción pasen a ser propiedad común, la familia individual dejará de ser la unidad económica de la sociedad. La economía doméstica se convertirá en un asunto social; el cuidado y la educación de los hijos, también. La sociedad cuidará con el mismo esmero de todos los hijos, sean legítimos o naturales. Así desaparecerá el temor a “las consecuencias”, que es hoy el más importante motivo social -tanto desde el punto de vista moral como desde el punto de vista económico- que impide a una joven soltera entregarse libremente al hombre a quien ama. ¿No bastará eso para que se desarrollen progresivamente unas relaciones sexuales más libres y también para hacer a la opinión pública menos rigorista acerca de la honra de las vírgenes y la deshonra de las mujeres?. Y, por último, ¿no hemos visto que en el mundo moderno la prostitución y la monogamia, aunque antagónicas, son inseparables, como polos de un mismo orden social?. ¿Puede desaparecer la prostitución sin arrastrar consigo al abismo a la monogamia?.

Ahora interviene un elemento nuevo, un elemento que en la época en que nació la monogamia existía a lo sumo en germen: el amor sexual individual.

Y

Pero volvamos a Morgan, de quien nos hemos alejado mucho. El estudio histórico de las instituciones sociales que se han desarrollado durante el período de la civilización excede de los límites de su libro. Por eso se ocupa muy poco de los destinos de la monogamia durante este período. También él ve en el desarrollo de la familia monogámica un progreso, una aproximación de la plena igualdad de derechos entre ambos sexos, sin que estime, no obstante, que ese objetivo se ha conseguido aún. Pero -dice-: “Si se reconoce el hecho de que la familia ha atravesado sucesivamente por cuatro formas y se encuentra en la quinta actualmente, plantéase la cuestión de saber si esta forma puede ser duradera en el futuro. Lo único que puede responderse es que debe progresar a medida que progrese la sociedad, que debe modificarse a medida que la sociedad se modifique; lo mismo que ha sucedido antes. Es producto del sistema social y reflejará su estado de cultura. Habiéndose mejorado la familia monogámica desde los comienzos de la civilización, y de una manera muy notable en los tiempos modernos, lícito es, por lo menos, suponerla capaz de seguir perfeccionándose hasta que se llegue a la igualdad entre los dos sexos. Si en un porvenir lejano, la familia monogámica no llegase a satisfacer las exigencias de la sociedad, es imposible predecir de qué naturaleza sería la que le sucediese”.

 

 

 

 

(12) Lo que los jueces estadounidense no se han atrevido a hacer los revolucionarios soviéticos lo hicieron en 1936.” Por K.A. García-Salmones ( Decreto sobre la prohibición de los abortos. 27 de junio de 1936

Fuente original: Izvestiia, 28 de junio de 1936, U.S.S.R. Laws 1936, texto 309.)

“Lo que los jueces estadounidense no se han atrevido a hacer los revolucionarios soviéticos lo hicieron en 1936.” Por K.A. García-Salmones

 

(13) “Los propagandistas tecnomalthusianos partidarios de sustituir el método natural por el artificial deberían demostrar primero que varias poblaciones en distintos ecosistemas y grados de desarrollo pueden reproducirse y no extinguirse en un periodo de tiempo suficiente como para poder comparar sus resultados con el método natural, lo que permitiría saber si es un método que pueda competir con el método natural que, este sí, funciona. ¿La pomposa sociedad española de fertilidad no debería estar cuidando la fertilidad natural en lugar de alentar técnicas que conducen a su destrucción?”

[Neoeugenesia y Concepción Artificial] Tocante a los crímenes tecnomalthusianos de los Padres Tecnológicos saturnalistas: Izpisua tenía el deber de cuidar a sus (132) hijos humanoides concebidos artificialmente

https://irteen.net/los-partidarios-de-la-fecundacion-in-vitro-se-ayudan-de-una-inteligencia-artificial-para-resolver-el-caso-de-los-embriones-sobrantes/

 

 

Post Comment