La baja natalidad recrudece la mortalidad del proletariado masculino

La baja natalidad recrudece la mortalidad del proletariado masculino

<<ANTERIOR      SIGUIENTE>>

Sección IV de Inteligencia Artificial y Abortismo. Tocante al contenido nazifascista de la ideologia generista del “El Patriarcado”.

 
La menor duración de la vida en el proletariado masculino, y especialmente entre los desempleados y los superexplotados, respecto a cualquier otra combinación de posición de clase y condición de sexo-genero no solo tiene que ver con las grandes transiciones demográficas de las poblaciones campesinas modernas hacia su constitución como proletariados urbanos, pues una vez transformados en proletariados urbanos además de la represión y las luchas de clases urbanas en que se ven envueltos, la fracción masculina del proletariado se encuentra sumergida en la dinámica de la acumulación de capital de un modo muy específico.
En este sentido, algunos de los procesos más importantes en relación con la transformación de las formas de vida anteriores que hoy constituyen nuevas formas de vida normalizadas proceden de intensos cambios estructurales en la acumulación de capital, y son resultados de la combinación de su dinámica estructural con las presiones típicas de la lucha de clases. Veremos ahora algunas de estas transformaciones en los modos de existencia corrientes en la fracción masculina del proletariado mundial
 


 

El crecimiento de la disparidad de duración de la vida por sexo-géneros a partir de 1880


Relacionado con la mayor mortalidad de los hombres por opresión en general, lucha por la producción y explotación, un reciente estudio de Hiram Beltrán-Sánchez , Caleb E. Finch y Eileen M. Crimmins titulado “Aumento del exceso de mortalidad de hombres adultos en el siglo XX” afirma que:

 

 
Utilizando datos históricos de 1,763 cohortes de nacimiento de 1800 a 1935 en 13 países desarrollados, mostramos que lo que ahora se considera normal -un gran exceso de esperanza de vida femenina en la edad adulta- es un fenómeno demográfico que surgió entre personas nacidas a fines del siglo XIX. Mostramos que el exceso de mortalidad de varones adultos está claramente enraizado en grupos de edad específicos, 50-70 años, y que la asimetría sexual surgió en cohortes nacidas después de 1880 cuando las tasas de mortalidad hombre / mujer aumentaron hasta en un 50% desde una base de 1.1. La enfermedad cardíaca es la principal condición asociada con el aumento de la mortalidad masculina en exceso para los nacidos después de 1900. Además, demostramos que las muertes atribuibles al hábito de fumar representan alrededor del 30% del exceso de mortalidad masculina entre los 50 y los 70 años para las cohortes nacidas en 1900-1935. Sin embargo, después de considerar el tabaquismo, la mortalidad masculina excesiva en exceso a las edades de 50-70 años se mantuvo, particularmente por enfermedades cardiovasculares. La mayor vulnerabilidad masculina a las afecciones cardiovasculares surgió con la reducción de la mortalidad infecciosa y los cambios en los comportamientos relacionados con la salud.
Twentieth century surge of excess adult male mortality
 

En este registro del aumento de la prolongación de la duración de la vida hacia 1880 no es casualidad que, precisamente a la altura de 1880, el movimiento obrero internacional, aliado con médicos higienistas, estaba poniendo a la defensiva al capital obligándole a invertir en bienes y servicios de urbanización para reducir la proliferación de enfermedades infecciosas y a reducir la jornada laboral hacia las ocho horas. Esto fue el factor principal que ayudó a prolongar la duración media de la vida en todas las clases, incluido el proletariado. Recordemos que a inicios de la revolución industrial los obreros ingleses tenían unas duraciones medias de la vida de 22, 24, 20 años según ciudades, y los burgueses en el entorno de los 37, 38 y 40 años.
No obstante, sin olvidar las altas tasas de mortalidad al nacer y de mortalidad infantil en las formaciones socio-económicas capitalistas comerciales, de tradición campesina y vida rural mayoritaria, y de las precedentes de la revolución industrial, la media de la duración de la vida de los que superaban las enfermedades infecciosas durante la infancia era de 70 años. La expansión acelerada de la población, motorizada por la expansión colonial e industrial, en medio de una aceleración de la metabolización reproductiva humana en el proletariado, tenía que ver con la poca duración de la vida en la primera a mitad del siglo XIX en los paises industriales y las mediaciones del salario, pero esto cambia en el entorno de 1880. Y surgen las enfermedades cardiacas y el cáncer para reemplazar, a otro nivel de la contradicción, a las enfermedades infecciosas, ralentizándose la velocidad de la reproducción del proletariado industrial, a la vez que la acumulación de capital por plusvalía absoluta va dando paso a la acumulación por plusvalía relativa.
Conviene aclarar aquí que una génetica individual humana media en condiciones socialmente óptimas tiene el potencial de vivir saludablemente 116 años. Pero todavía conviene más aclarar que las enfermedades cardiacas y circulatorias y el cáncer están relacionadas con las condiciones y estilos de vida, y estos estan condicionados por la acumulacion de capital y la clase en la que se forma. En la altura actual del desarrollo de la longevidad, en los paises capitalistas desarrollados y centrales la duración media de la vida de las personas, antes de desagregar por clases, alcanza los 80 años en paises con bajas natalidades, como Japón, Alemania, Italia, Estado español, o no tan bajas, como Francia, Gran Bretaña y gran parte de los EEUU.
Como hemos visto con anterioridad, el diferencial de la esperanza de vida tiene un sesgo de clase y sexo-género indiscutible, corriendo en contra de los hombres proletarios con menor instrucción y mayor desempleo hasta llegar al punto de ser una década menor que las mujeres de su misma cohorte y clase social y 16,5 años en relación con los habitantes femeninos de los barrios con mayor instrucción y menor desempleo, y, por tanto, mayor esperanza de vida al nacer, en el caso de Euskal Herria Occidental.
En estas elevaciones en las expectativas de duración de la vida en grandes masas de población sobre todo burguesas y de clases medias, ha tenido que ver la reducción del tamaño de la familia media permitiendo la disposición de mayores recursos para los adultos de esas clases, pero esta moderación reproductiva ha corrido paralela con la subreproducción social del proletariado. Y esta subreproducción social tiene que ver sistemáticamente con la mayor mortalidad en las personas en situación de sobrantes relativos a la producción.
 

Continua >>>


 

El experimento de Exeter

 

 

 
“Un estudio demuestra que los machos de esta especie (Drosophila simulans) se deterioran más que las hembras en condiciones difíciles para la reproducción o la supervivencia.
La esperanza de vida de las mujeres es en promedio superior a la de los hombres, y lo mismo sucede con machos y hembras de otras especies. ¿Por qué? Un estudio realizado con la mosca Drosophila simulans ha revelado que la presión sexual y la necesidad de supervivencia podrían ser las causas.
(…) las moscas fueron sometidas a una selección sexual (competencia por aparearse) y a una selección natural (competencia para sobrevivir) relajadas o elevadas, para ver cómo evolucionaban en ambas condiciones.
Para elevar el nivel de selección sexual, grupos de machos fueron alojados con hembras. Los machos emplearon entonces mucho esfuerzo en cortejarlas y conseguir aparearse con ellas, lo que les supuso un costo considerable.
Para forzar la selección natural, se aumentó la temperatura en que estaban los individuos de Drosophila simulans, machos y hembras, hasta un grado estresante. Esto, unido al esfuerzo por aparearse, aumentó aún más el costo en los individuos machos.”
¿Por qué las mujeres viven más que los hombres?” Marta Lorenzo
 

 
En relación con esta combinación de aumento de la presión reproductiva con aumento de la presión ambiental negativa, mientras en el neolítico la poligamia,  – reproducirse con más de una pareja -, y la poliandria y poliginia, – tener trato sexual con más de una pareja -, estaba relacionado con la habilidad armamentista y el uso de la fuerza en los hombres, en la época del capitalismo esta conducta está impulsada con la posesión de dinero. Y, a la inversa, la no reproducción biológica está relacionada con la carencia de dinero, que como vemos está en relación tambien con la duración media de la vida considerada por clases.
¿Cómo funciona esto? La explicación de Marx de los procesos reproductivos del proletariado inglés del siglo XIX en la Ley General de la Acumulación de Capital puede ayudarnos a entender qué tiene de verosimilitud esta analogía entre las moscas del experimento de Exeter y la situación vital del proletariado masculino bajo continuos aumentos de la presión reproductiva y la presión explotadora y marginadora en estos finales del toyotismo e inicios de la robotización.
 

Continua >>>


 

La Ley General de la Acumulación de Capital en la reproducción proletaria


 

 
Cuanto mayores son la riqueza social, el capital en funciones, el volumen y la intensidad de su crecimiento y mayores también, por tanto, la magnitud absoluta del proletariado y la capacidad productiva de su trabajo, tanto mayor es el ejército industrial de reserva. La fuerza de trabajo disponible se desarrolla por las mismas causas que la fuerza expansiva del capital. La magnitud relativa del ejército industrial de reserva crece, por consiguiente, a medida que crecen las potencias de la riqueza. Y cuanto mayor es este ejército de reserva en proporción al ejército obrero en activo, más se extiende la masa de la superpoblación consolidada, cuya miseria se halla en razón inversa a los tormentos de su trabajo. Y finalmente, cuanto más crecen la miseria dentro de la clase obrera y el ejército industrial de reserva, más crece también el pauperismo oficial.Tal es la ley general, absoluta, de la acumulación capitalista. (1)
El Capital. La ley general de la acumulacion capitalista. K. Marx.
 

 
Pero esta situación responde a un momento concreto y espacio-tiempo específico de la acumulación de capital. Marvin Harris describe así la situación que hemos visto analizada por Marx en la coyuntura de baja composicion orgánica media del capital y alta demanda de fuerza de trabajo de mediados del siglo XIX en Inglaterra. Con un transfondo de simplificación del trabajo y bajada del precio de producción de la fuerza de trabajo causado por el colonialismo, ocurría que:

 
“(…) si bien el tamaño de una familia determinada podía ser directamente proporcional a su seguridad económica, a una escala mayor cuanto más aumentara el tamaño de la fuerza de trabajo total (especialmente antes de que se fuera generalizando el sindicalismo), más difícil le resultaba a cada familia subsistir con el ingreso que aportaba el cabeza de familia (Levine, 1977).
A esta contradicción social debe añadírsele otra: que a partir de los primeros años de 1800 un aumento general del crecimiento demográfico tuvo un paralelismo en un aumento de la mortalidad entre la clase obrera, especialmente en los distritos urbanos. Pese a la demanda de mano de obra infantil que representaba el sistema fabril, que como hemos dicho alentaba a los padres a hacer hincapié en criar positivamente a los hijos, los efectos sistémicos negativos de la intensificación capitalista eran demasiado grandes. No solo estimulaban una tasa de natalidad más alta, sino que también producían una escalación impresionante de la mortalidad infantil.”

Muerte, sexo y fecundidad. Marvin Harris y Eric B. Ross (2)

 

 
En suma, la bajada del costo de producción de la fuerza de trabajo permitía familias amplias, la demanda de fuerza de trabajo no cualificada y la admisión y demanda en las fábricas de mujeres y niños permitía complementar el salario familiar insuficiente de los hombres, pero, para sostener a las familias había que ampliar las familias, y lanzar cuanto antes al trabajo a los niños. La poblacion aumentaba, la mortalidad y la natalidad y el cuadro de la aceleración reproductiva tenía sentido en una acumulación expansiva acelerada y una lucha desesperada de las familias por la supervivencia, que en dimensión dialéctica estructural Marx expresa así:
 

 
(…) la expansión súbita e intermitente de la escala de producción es la premisa de su súbita contracción; ésta provoca, a su vez, una nueva expansión, que no puede prosperar sin material humano disponible, sin un aumento del censo obrero, independiente del crecimiento absoluto de la población.

El Capital. La ley general de la acumulacion capitalista. K. Marx.

 

 
La carrera de la población contra la muerte va más allá de la enfermedades infecciosas, excepto si se inscribe entre estas al capitalismo, pues la caida del salario y la contracción de la demanda de fuerza de trabajo, eleva la mortalidad. Y la población proletaria respondía a esa trampa mortal elevando la natalidad y haciéndola cada vez más temprana. En todo caso, la expansión de la acumulación no solo podía y puede producirse mediante presiones para el aumento de la natalidad. Si no hay pobres, el capital antes que reduciendo su tasa de ganancia elevando los salarios, los produce reproletarizando a las clases medias autoctonas o importando fuerza de trabajo desde dónde la haya, o, finalmente, emigrando él mismo.
En la época de Marx, mediadas por el ciclo industrial, la combinación de las tendencias humanas biológicas chocando en lo concreto a la desesperada (poligamia, monogamia, alta o baja fecundidad, fertilidad temprana o tardía) y las tendencias expansivas del capital (concentración, centralización y acumulación) daban en un proceso de apliación permanente del tamaño de las familias proletarias y su correlativa juvenalización:

 
De hecho, no sólo la masa de los nacimientos y defunciones, sino también la magnitud numérica de las familias se halla en razón inversa a la cuantía del salario, es decir, de la masa de medios de vida de que disponen las diversas categorías de obreros. Esta ley de la sociedad capitalista sonaría a disparatada entre salvajes, e incluso entre los habitantes civilizados de las colonias. Es una ley que recuerda la reproducción en masa de especies animales individualmente débiles y perseguidas.

El Capital. La ley general de la acumulacion capitalista. K. Marx.

 

 
Pero más de siglo y medio despues, en el proletariado de los paises capitalistas centrales esto ya no es asi. La alta composición orgánica media del capital presiona sobre los salarios por todos los huecos y fisuras que encuentra, la renta del suelo, los tributos, la ganancia requeridos, envolviendo al proletariado en torbellino sinérgico, descomponen el salario familiar durante la fase toyotista, y aumentan incomparablemente la presión reproductiva y la presión ambiental, combinación que, no solo en el experimento de Exeter, tiene peores consecuencias en términos de prolongación de la vida en la fracción masculina del proletariado.
En esencia, el experimento de Exeter es lo que ha ocurrido en la fase toyotista con los humanos proletarios en las formaciones sociales capitalistas centrales pero descrito con moscas. En las cuatro últimas decadas, la presión al alza de la explotación, a partir de las ofensivas de restitución de las condiciones de rentabilidad del capital o despliegue de las causas contrarrestantes de la tendencia a la bajada de la ganancia media, endurecen en la fase DTF (Deudarizadora + Toyotista + Feminitaria) las condiciones de reproducción biológica y social del proletariado en las zonas urbanizadas, lo que conduce a la baja de la natalidad y, a partir de allí, al aumento de la mortalidad y reducción de la esperanza de vida más acendrados en el proletariado masculino. Este proceso que se despliega a lo largo de medio siglo aparentemente en los márgenes y, a la vez, como contradicción aparentemente secundaria, es irregular.
 

Continua >>>


 

Efectos pro poligámicos y de diferentes mortalidades prematuras en el proletariado masculino por la desigualdad de ingresos


La caida de la natalidad en el proletariado, como tendencia, ciega de la dinámica estructural y simultáneamente consciente como planificación familiar centralizada empleando mecanismos disciplinantes camuflados en “feminismo” y “ecologismo”,  en realidad debilita políticamente al proletariado pero refuerza a la clase media como clase dado que quedan mayores recursos para complementar sus salarios de guardia y el capital y la burguesía requiere un mayor número de técnicos, funcionarios, pequeños burgueses y aristócratas obreros para organizar la infraestructura humana de esta subsunción real de la reproducción biológica del proletariado. Las consecuencias de todas estas fuerzas en liza son, por ejemplo, que en los EEUU el 75% de los afroamericanos nacen fuera del matrimonio y la tasa de abortismo es más alta entre las afroamericanas que entre las eurodescendientes, mientras que en Europa las familias proletarias tienden a no formarse, a formarse tardiamente y a tener un solo hijo, lo que en ocasiones permite elevar la cualificación del hijo y acceder a algunas de la posiciones de clase media (repito; técnicos, pequeños, medianos y grandes aristócratas obreros, pequeña burguesía y pequeño y mediano funcionariado).
De otro lado, la bajada del poder adquisitivo del salario en inmobilario, y el aumento de la explotación alienando más tiempo y dsestructurando más el tiempo proletario, produce que al reducirse la natalidad proletaria se reduce el gasto en reproducción de la fuerza de trabajo, lo que… se repercute en los salarios reduciendolos y ampliado la plusvalia. Y, así, sobre este plusproducto se puede elevar la longevidad en la burguesía y las clases medias, pero no ocurre lo mismo en el proletariado.
Los bajos salarios combinados a la abundancia relativa de fuerza de trabajo conduce a la baja natalidad, y ambos al aumento de la mortalidad en el proletariado masculino a causa del incremento del estress reproductivo y de las condiciones generales de vida. Todo esto se ha adornado como liberación femenina, aumento del nivel de vida, segunda transición demográfica y otras cosas maravillosas y presentables al oído, pero encubre las consecuencias brutales de las nuevas condiciones de explotación. Para sostenerse satisfechos en esa visión, basta con no atender a los diferenciales de mortalidad entre fracciones de sexo–género del proletariado, que son un síntoma de una explotación brutal con diferente impacto por sexo-género. Pero su mayor impacto, que ha sido ocultado indebidamente, en el proletariado de sexo-genero masculino tiene entre sus causas principales la baja tasa de natalidad por combinación y retroalimentación de la no función productiva y no función reproductiva en medio de periodos de superexplotación. En cambio, esa caida de la natalidad es aparentemente beneficioso en el corto y mediano plazo, mientras duren las condiciones socio-laborales toyotistas, para las mujeres proletarias que soportaban una menor carga reproductiva accediendo muchas de ellos a empleos de clases medias, pero devastador en el corto y medio plazo para las masas masculinas proletarias puestas bajo presión reproductiva que no alcanzaban nunca la madurez sexo-reproductiva natural.
Pero hay más; si solo se ha reproducido biológicamente de media el 75% del proletariado, hay que considerar que el proletariado masculino se ha reproducido al menos diez puntos menos, en el entorno del 65-68%, pues, además, la reproducción biologica del proletariado está cada vez más mediada por los procesos de poligamia que impulsa la creciente desigualdad en el ingreso. Dado que los hombres con altos ingresos ofrecen mayor seguridad en la reproducción, la tendencia de las mujeres en general es a competir por ellos. Esto, que sencillamente es otro vuelco más en el desarrollo humano natural “no perseguido”, en la perspectiva de la robotización parece ir a agudizarse, y a ir volviendose crecientemente también contra las mujeres proletarias ya “liberadas”. O sea, a la negación de la paternidad proletaria sacrificada en las aras del fetiche capitalista y sus ejercitos de servidores maquínicos, le sigue la expropiación de la maternidad proletaria en la siguiente fase.
Así, a grandes rasgos, la mortalidad prematura por incremento combinado, a la Exeter, de la presión reproductiva y presión explotadora en el proletariado masculino sin cualificar, en trabajos manuales o descualificados en sectores reconvertidos, conducen a una mayor mortalidad prematura antes de los 50 años de edad, mientras que en el proletariado masculino con empleo y mayores ingresos, el aparatammiento de la función reproductora, lleva a una mortalidad antes de los 70 años de edad, respecto a todas las demás fracciones de sexo-género en los paises capitalistas centrales, y en desarrollo.
Por otra parte, en un experimento de Exeter ampliado e intensificado, el alcance y las dimensiones alcanzadas por las campañas en pro de la bajada de la natalidad, que nos dicen se realizan para liberar a las mujeres, en defensa del planeta o para combatir la pobreza, y por la bajada de la natalidad determinada por el mismo proceso estructural hacia la depauperación absoluta del proletariado, merece una breve consideración.
 

<<ANTERIOR      SIGUIENTE>>


Notas

(1) El Capital. La ley general de la acumulacion de capital. K. Marx.
(2) Muerte, sexo y fecundidad. La regulación demográfica en las sociedades preindustriales y en desarrollo. 1987. Marvin Harris y Eric B. Ross


INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y ABORTISMO.

Tocante al contenido nazifascista de la ideología generista del “El Patriarcado”.

Por K.A. García-Salmones

Índice

Entradilla

  1. Acerca del bluf sobre que Marx avaló la idea de que las mujeres constituyen una clase social. Luz de Gas de clase media tergiversando las equivocaciones de Engels / Las diferencias entre la familia nuclear y el Matrimonio, y entre el siglo XIX y el siglo XXI / El pensamiento de Marx respecto a la familia / La familia como marco de opresión o como sujeto y/o objeto de explotación / La primera explotación de clase y las enseñanzas de la lucha de clases primitiva / Notas
  2. Cuello de Botella Neolítico del Cromosoma Y y Estatización; la equivocación de Engels. La diversidad mitocondrial y la dialéctica Poligamia/Monogamia / El muy profundo Cuello de Botella del Cromosoma Y del Neolítico / Crecimiento poblacional y migraciones de colonización / Despaleolitización Violenta y Eliminacion de Población Sobrante a la Reproducción antes que Guerras de Clanes Patrilineales / El papel de la poligamia en la Estatización / Notas
  3. La vida de los hombres proletarios (NO les) importa. Metabolización de los sobrantes y dialéctica de los tiempos largos / Las desigualdades en la esperanza de vida entre varones y féminas / El ocultamiento del condicionamiento negativo de clase más grave en el proletariado masculino / La dinámica global de los androcidios / Notas
  4. La baja natalidad recrudece la mortalidad del proletariado masculino. El crecimiento de la disparidad de duración de la vida por sexo-géneros a partir de 1880 / El experimento de Exeter / La Ley General de la Acumulación de Capital en la reproducción proletaria / Efectos pro poligámicos y de diferentes mortalidades prematuras en el proletariado masculino por la desigualdad de ingresos / Notas
  5. El carácter masivo del abortismo. Las posiciones estratégicas anti malthusianas de Marx / La transformación del marxismo en neomalthusianismo a manos de la socialdemocracia / Alexandra Domontovich / La explosión del abortismo legal en la URSS / La autopositivización de la masificación del abortismo / La industrialización del abortismo como modo de estabilización de la ganancia y formación de clases medias temporales / Machos alfa de clase media, entre el poliamor, la anti heteronormatividad y el disciplinamiento del proletariado / El abortismo en la dialéctica de los tiempos largos / Notas
  6. El rol central del abortismo en la producción social del sujeto ultraliberal o maquínico. Mentiras a todo trapo completamente normalizadas y de “sentido común” / La maquinización original / La maquinización de las familias para su centralización, control, disciplina y mando / Notas
  7. Inteligencia artificial hacia la producción de consciencia humana artificial y abortismo destruyendo consciencia humana natural.
  8. Las grandes sustituciones genéticas y las crisis históricas de modo de producción.

 

Post Comment

*

code