La vida de los hombres proletarios (NO les) importa

La vida de los hombres proletarios (NO les) importa

<<<  ANTERIOR    SIGUIENTE >>>

Sección III de Inteligencia Artificial y Abortismo. Tocante al contenido nazifascista de la ideologia generista del “El Patriarcado”.

Demos un salto de cinco mil años hasta la lucha de clases actual desde el punto en que dejamos la cuestión de la lucha de clases primitiva tras la secciones dedicadas a las consideraciones sobre estas en Marx y Engels y al Cuello de Botella Neolítico en el cromosoma Y.
Ya no hablamos de cazadores-recolectores nómadas y sedentarios con diferente grado de desarrollo ni de campesinos y patriarcados pastoriles en lucha, hablamos de campesinos modernos, obreros manuales, parados, masas de intelectuales trabajando con información, todos ellos envueltos inconscientemente en un enorme y vertiginoso proceso de transformación global.
Cárcel, drogas y adicciones, accidentes laborales, mala nutrición, atención médica deficiente, negación de la vivienda, sicopatologización, reducción forzada difusa de la reproducción biológica, aborto de los sobrantes no solventes, desempleo estructural, normalmente ocultado, persecución política y malas condiciones urbanas y ambientales en entornos contaminados y tóxicos, entre otras maravillas del régimen capitalista en ocasiones incuso agravado por sus propios reformadores profesionales, han formado parte de una verdadera maquinaria de producción de muertes prematuras, que han constituido un exterminio de masas en el tercio de la población de clase proletaria endógena de los paises más capitalizados, entre los sobrantes y los fácilmente sustituibles a la acumulación de capital, durante toda la fase toyotista.
Pero no hay, al parecer, que extraer ninguna consecuencia de esta calamidad, esto ocurre como si estuviera sociohistóricamente asumido que los sobrantes y los fácilmente sustituibles son eso, sobrantes y fácilmente sustituibles, muertos de vacaciones, no estudiaron, no son sufientemente productivos, o estudiaron duramente pero quedaron obsoletos, subió un dos por ciento el precio del dinero, bajo un tres por ciento la cobertura de protección social, el inmobiliario está por las nues, están en un sector o un ramo o viven en una región o un país donde reina la superexplotación, y un montón de situaciones parecidas. Finalmente masas y multitudes que no caben en la foto, minorías, nos dicen, en un mundo donde ha triunfado el paradigma social de la clase media que es el futuro de la humanidad, pero, pero, pero y pero al iniciarse la fase de la robotización surge la perspectiva pausible de que la mayoría de la población mundial podría encontrarse en esa misma situación que anteriormente se consideró no buena, claro está, para… la mayoría de la población mundial, pero, de algún modo, normal, natural como la vida misma…


Metabolización de los sobrantes y dialéctica de los tiempos largos

Como hemos visto en el artículo sobre el Cuello de Botella Neolítico en el cromosoma Y, la mortalidad prematura en los varones a lo largo de 4.000 años llevó a que solo 1 de cada 17 de las líneas géneticas patrilineales, en comparación con las feminas, se reprodujeran. Para el sociólogo Zeng esto se explica por las Guerras de Clanes Patrilineales, para la científica Karmin hay que centrarse en causas relacionadas con las desigualdades sociales.
Supongamos que la producción social de alimentos devino a que progresivamente solo hacía falta un 10% de cazadores debido a la introducción, a desiguales ritmos, incluso en un ciclo expansivo de la población, de las habilidades agrícola-ganaderas en este o aquel territorio. Pero la población masculina productivo-extractiva era un 70% de la población total… ¿serían pues los cazadores-recolectores nómadas los parados o sobrantes o superexplotados de hace diez o cinco milenios? Todo apunta a que si. Y apunta a que una parte de los que sobrevivieron se reconvirtieron a la violencia, a ser cazadores de seres humanos, lo que explicaría desde el caracter defensivo de la Torre de Jericó a la ubicación resguardada del poblado urbano de Baja, en Jordania,
Y esto nos concierne centralmente en nuestra actualidad de la robotización, pues si esta aproximación es correcta, no estariamos solo ante guerras de clanes patrilineales por espacio de dos milenios como antaño sino ante una verdadera nueva criba de excedentes en la reconversión de la población mundial, en el surgimiento del nuevo proceso productivo basado en un nuevo objeto de trabajo: La información (1). Antaño, década tras década, durante cuatro milenios, expansivamente, la sustitución genética se habría producido no tanto con el mazo de madera aplastando craneos, del tipo de los recuperados por los arqueólogos en Europa, como con presión ambiental marginadora sostenida, aquí quitando territorios de caza allá lanzando a una exclusión de los poblados emergentes y sus sistemas de concentración de valor.
Podemos preguntar ¿podría volver a producirse un macroproceso social similar? Pero quizás la pregunta más correcta es ¿se está produciendo y se ha venido produciendo en los últimos 500 años de capitalismo industrial, y, especialmente en las últimas diez generaciones coincidentes con el despliegue del capitalismo industrial, un proceso similar con nuevas formas históricas?

Continua >>>


Las desigualdades en la esperanza de vida entre varones y féminas

Consideremos este cuadro en el que se muestra la célebre comparativa de la esperanza de vida al nacer, hacia la primera década de este milenio, en los barrios de Calton (54 años) y Lenzie (82 años), separados por apenas unos kilómetros en la bien ubicada en el centro de la circulación mundial del valor ciudad escocesa de Glasgow. Estos dos barrios están habitados por distintas clases sociales, en Calton vive el proletariado desharrapado y en Lenzie la burguesía y las clases medias. Y, a la vez, en la comparativa aparace la esperanza de vida media de países de todo el mundo con muy dispares grados de desarrollo (2):

La esperanza de vida, recordemos, es un indicador que ofrece una media, un indicador compuesto, a su vez, de otras medias, modas y medianas. Por esto tambien incluso dentro de Calton hay diferencias notables entre los conempleo y los sinempleo. La lógica de la lucha de clases sobre la base de las periferias y centros de la circulación del valor aparece aquí claramente expuesta.
Para profundizar en esta cuestión de las diferencias de duración de la vida entre clases sociales, hay que aportar este cuadro estadístico referido a la República de Corea sobre niveles de mortalidad entre hombres y mujeres en relación con sus diferentes grados de instrucción, lo que como se sabe tiene relación con la clase social, en el que se observa un mayor ratio de mortalidad en los hombres con menor grado de instrucción:

Nótese la diferencia entre los hombres y las mujeres con formación elemental y media, y la igualdad interna entre los hombres y las mujeres con formación alta y universitaria, y entre ambos grupos. Es la diferencia entre burguesía y clases medias, por un lado, y proletariado estable y proletariado en precario, por el otro, y sus variantes en la distribución por sexo-géneros.
En cambio, aquí tenemos una comparativa de las distintas expectativas de duración de la vida por zonas de salud en Baskonia Occidental (3):

Desglosando los datos en cortes comparados por diversas expectativas de duración de la vida (clases) y sexo-géneros en Zonas de Salud, queda así:

Observando este tipo de datos, sabiendo que efectivamente en el siglo y medio de industrialización la situación ha sido permanentemente parecida o más extrema, se llega a la conclusión de que el proceso habido en el neolítico con los cazadores-recolectores nómadas de menor grado de desarrollo que las poblaciones neolíticas avanzadas sedentarias tiene visos de parecerse bastante al actual, en lo que respecta a los hombres. Por su parte, Ángeles Maestro, en 2010, en úna importante síntesis, se refería así a la mortalidad en la clase obrera:

“Hay tres datos que permiten explicar como la división en clases y los cambios sociales y económicos, que se manifiestan en la realidad concreta mediante una enorme diversidad de formas (pérdida del empleo y del salario, de la autoestima laboral y familiar, de la vivienda, el fracaso escolar, etc), determinan cuántos y quiénes mueren antes de tiempo.(…)
Estudios basados en datos económicos y de protección social de la OCDE entre 1980 y 2003 concluyen que cada aumento de la Tasa de Desempleo en 1%, se asocia con incrementos del 0,8% en la Tasa de Mortalidad por Suicidio y del mismo % en la Tasa de Mortalidad por Homicidio.
No obstante, tal vinculación expresa promedios que esconden realidades interesantes. Los gráficos muestran que mientras en Suecia, con un gasto en protección socio-laboral per cápita de 362 dólares, el aumento del desempleo no afecta a la Tasa de Suicidio, en el Estado español con un gasto de 88 dólares el ascenso en la tasa de Desempleo se acompaña con ascensos que se ajustan como un guante mortal de la tasa de Mortalidad por Suicidio.

La clase obrera paga con su salud y con su vida la crisis capitalista. Ángeles Maestro

El femicidio, más que estos diagnosticos sobre el impacto del capitalismo en la clase obrera, es lo que resulta preocupante y, causado al parecer por una entidad especial, el El Patriarcado, y siembra la alarma en la sociedad. Así las instituciones de todo nivel, desde un simple ayuntamiento hasta la Unión Europea y la ONU, pasando por las comunidades autónomas y los estados, apoyadas y apoyando al “movimiento feminista” y la internacional socialdemócrata, anualmente en noviembre y marzo, convocan dos movilizaciones y sendas campañas denunciando esta alarmante situación. Se trata de la violencia de género, se trata de, nada menos, que del “El Patriarcado.
El problema de la síntesis de Ángeles Maestro es que la tasa de suicidio es de tres a uno en los varones respecto a las féminas, la tasa de homicidio era de un 60% en hombres y un 40% mujeres en 2015 en el estado español. Y en el caso de los accidentes laborales “en 2016, de los 496 fallecidos/as en accidente de trabajo, 461 fueron hombres y 35 mujeres. La Mortalidad por accidentes de trabajo es 12 veces mayor en los varones respecto a las mujeres“. Y si a ello le añadimos enfermedades del aparato circulatorio y del corazón, o las del aparato digestivo que menciona Ángeles, que también afectan en mucha mayor medida a los hombres proletarios que a las mujeres, resulta que el panorama en la parte masculina de la clase obrera es horrible.
Ángeles Maestro denuncia esta situación aclarando que se trata de una situación condicionada por la clase social, pero, dado que, efectivamente, afecta más a los varones que a las feminas de clase obreras podemos hablar de androcidio, aunque sesgado por condición de clase. Mas los liberales supuestamente “feministas” han decidido desconocer todas estas realidades, cuando no reirse abiertamente de ellas y negarlas o ningunearlas a la cara abiertamente. En esta línea, llegan a provocar situaciones tragicómicas, como en el caso del estudio subvencionado para aclarar el “impacto de género” en el soterramiento de la M-30 de Madrid.
Se sabe, es público, hay información sobre estas desigualdades en la cantidad de vida y en la cantidad de destrucción de vida por sexo-géneros, pero no se está extrayendo ninguna consecuencia de ello y, peor aún, al parecer hay una voluntad para que siga siendo así.

Continua >>>


El ocultamiento del condicionamiento negativo de clase más grave en el proletariado masculino

Por supuesto, las diferencias en la duración de la vida consideradas por clases sociales que hemos visto en los cuadros de datos más arriba, son todavía más dramáticas de lo que en esas estadísticas se evidencia, puesto que tambien la duración de la vida en el proletariado contiene grandes diferencias internas entre empleados y desempleados, por grado de explotación en las distintas fracciones productivas y por nivel de marginación en el subproletariado o sobrepoblación relativa sobrante, siendo normalmente mucho menor la esperanza de vida en los hombres que en las mujeres en cualquier lugar del mundo. Pero, sobre todo, es mucho menor en el seno del proletariado y, especialmente, en el proletariado de los centros imperialistas.¿por qué ocultarlo? ¿por qué ningunearlo? ¿por qué desintegrar sistemáticamente los datos, aplicándoles un reduccionismo, en lugar de integrarlos e interpretarlos?
A escala mundial la media de número de años más vividos por las mujeres parece ser de dos años, pero en el proletariado esa diferencia es mucho mayor, al menos hasta esta fase robotizadora de la acumulación de capital, puesto que, no lo olvidemos, el mismo capital que ha traido esta situación androcídica, o matahombres, puede necesitar cambiar las condiciones de este equilibrio que, al contrario de lo cuentan los cuadros liberales de clase media, perjudica todavía mucho más ferozmente al proletariado masculino que al femenino.
Está completamente claro que las muertes prematuras por suicidio, accidente y violencia, condiciones deteriorantes de la vida, como mayor tasa de encarcelamiento y de enfermedades del aparato circulatorio y digestivo o producto de adicciones, son mucho mayores siempre en la fase DTF (Deudarizada + Toyotista + Robotizadora ) de la acumulación de capital entre los varones que las feminas, incluida la aguda diferencia interna en el proletariado. Pero…
Con estas realidades ante las narices y teniendo muy claro que el apoyo político partidocrático de las mujeres proletarias es su espacio de expansión natural, las izquierdas de clase media, instintiva y naturalmente socialdemócratas y reformistas, que peroran permanentemente sobre el El Patriarcado, fantásmatico, preocupante, onmipresente y, al parecer, útil para ocultar esta situación, sostienen que las grandes victimas del modo de producción capitalista son las mujeres, en su conjunto, no el proletariado en su variedad.

Continua >>>


La dinámica global de los androcidios

En la web Consilium, en un artículo titulado “Feminicidio VS Homicidio. ¿El asesinato es realmente cuestión de género? aportan este cuadro estadístico ilustrativo de la relevancia del androcidio típico de las guerras sociales del capitalismo. Conviene saber que estas proporciones de violencia, de clara guerra social, corresponden a verdaderas masacres de sobrantes, sobre todo hombres, que en una u otra época, en determinadas fases de transición demográfica de campo a ciudad, y de campesinado moderno a proletariado moderno, de ajustes de la circulación mundial del valor, vienen ocurriendo en todo el mundo, tienen una variante geopolítica muy sospechosa en los paises de tradición católica y según un patrón de indiscutible reiteración.
El Salvador, Venezuela, Brasil, Mexico, Filipinas tienen en común el de pronto aparecen armas en manos de los grupos de jpvenes sobrantes. El pandillerismo, repleto de jóvenes desnortados y sin horizontes, en formaciones sociales de costumbres tradicionales que pierden su anterior base material, florece inopinadamente. Aparecen drogas, la represión política lleva a la impotencia social, e invariablemente surgen campañas supuestamente feministas para legalizar el aborto. Y cuando esta se legaliza y masifica comienza a esbozarse  una especie de “paz social”. Es como si la solución mágica, siempre orientada para erradicar sobrantes, fuera simplemente eliminar la polbación sobrante desahauciéndoles antes de nacer, mientras la ola de violencia se cierne sobre las masas de personas, sobre todo hombres, que no cabían en el sistema. ¿Está planificado? ¿Es consciente? ¿Es una tendencia general estructural? ¿O todo un poco a la vez?
En todo caso, son sobre todo androcidios, con innegable raiz de clase y carácter estrutural. Puestos en la perspectivas global y observándolo a traves del prisma de la dialéctica de los tiempos largos, invita a la reflexión tanto más cuanto que en el paradigma dominante que se ha ido imponiendo semejante proceso sería lo “normal”, debido al poco desarrollo de esas formaciones socio-económicas o por su situación de periferias. Pero ya vamos viendo que unas y otras situaciones, que afectan principalmente a los hombres, encerrados en las trampas estructurales de sobrantía, no rentabilidad y superfluidad a la circulación mundial del valor, son no el capital en sí mismo sino, en la teoría de laboratorio que nos intentan inculcar, producto del El Patriarvado… cuando en realidad responden al proceso global de tiempos largos de la acumulación de capital. En las periferias en los ajustes a la explotación centros-periferias, más que meramente imperialistas, y en los centros, muy especialmente en la fase de acumulación DTF de capitales, tomando otras formas, ya que esa fase de transición ya se ha padecido.
Con la ideología del El Patriarcado toda esta realidad se oculta, las lecturas marxistas son ninguneadas y el nuevo sentido común, liberal de izquierdas, los reiterpreta para luego ofrecer la temible solución de la planificación familiar centralizada, como si esta fuera de verdad una solución  y como si además, para mayor injuria, fuera progresista. Como todo esto se ha puesto de relieve en numerosas ocasiones, clamando en el desierto, incluso a supuestos compañeros “de izquierdas”, e invariablemente estos supuestos compañeros han respondido desvariando con metafísicas explicativas en base al el “El patriarcado”,  la conclusión es clara; a estas izquierdas socialdemócratas y sus aliados la vida de los hombres proletarios no les importa.
Pero ¿y la vida? ¿les importa la vida humana? Y de ser que si la respuesta ¿cómo les importa? esto lo veremos en la siguiente sección.

<<<  ANTERIOR    SIGUIENTE >>>


Notas

(1) “El principal objeto de trabajo en la actualidad es la información, lo que hoy está delante del ducto son también datos, información, con la que se extrae, empleando otros útiles de apoyo, más información.
Desde la Edad de Hierro Final a la Primera Edad Informacional. Perspectivas hacia la república socialista de Nabarra.
(2) Repercusiones sociales de la crisis global. Vinçen Navarro
(3) DESIGUALDADES EN LA ESPERANZA DE VIDA EN LAS ZONAS BÁSICAS DE SALUD DE LA CAP, 2006-2010. Osagin Txostenak 2015-1. Investigación e innovación en salud poblacional
http://www.euskadi.eus/contenidos/informacion/publicaciones_departamento/es_def/adjuntos/osagin/ot2015_1.pdf


INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y ABORTISMO.

Tocante al contenido nazifascista de la ideología generista del “El Patriarcado”.

Por K.A. García-Salmones

Índice

Entradilla

    1. Acerca del bluf sobre que Marx avaló la idea de que las mujeres constituyen una clase social. Luz de Gas de clase media tergiversando las equivocaciones de Engels / Las diferencias entre la familia nuclear y el Matrimonio, y entre el siglo XIX y el siglo XXI / El pensamiento de Marx respecto a la familia / La familia como marco de opresión o como sujeto y/o objeto de explotación / La primera explotación de clase y las enseñanzas de la lucha de clases primitiva / Notas
    1. Cuello de Botella Neolítico del Cromosoma Y y Estatización; la equivocación de Engels. La diversidad mitocondrial y la dialéctica Poligamia/Monogamia / El muy profundo Cuello de Botella del Cromosoma Y del Neolítico / Crecimiento poblacional y migraciones de colonización / Despaleolitización Violenta y Eliminacion de Población Sobrante a la Reproducción antes que Guerras de Clanes Patrilineales / El papel de la poligamia en la Estatización / Notas
    1. La vida de los hombres proletarios (NO les) importa. Metabolización de los sobrantes y dialéctica de los tiempos largos / Las desigualdades en la esperanza de vida entre varones y féminas / El ocultamiento del condicionamiento negativo de clase más grave en el proletariado masculino / La dinámica global de los androcidios / Notas
    1. La baja natalidad recrudece la mortalidad del proletariado masculino. El crecimiento de la disparidad de duración de la vida por sexo-géneros a partir de 1880 / El experimento de Exeter / La Ley General de la Acumulación de Capital en la reproducción proletaria / Efectos pro poligámicos y de diferentes mortalidades prematuras en el proletariado masculino por la desigualdad de ingresos / Notas
    1. El carácter masivo del abortismo. Las posiciones estratégicas anti malthusianas de Marx / La transformación del marxismo en neomalthusianismo a manos de la socialdemocracia / Alexandra Domontovich / La explosión del abortismo legal en la URSS / La autopositivización de la masificación del abortismo / La industrialización del abortismo como modo de estabilización de la ganancia y formación de clases medias temporales / Machos alfa de clase media, entre el poliamor, la anti heteronormatividad y el disciplinamiento del proletariado / El abortismo en la dialéctica de los tiempos largos / Notas
    1. El rol central del abortismo en la producción social del sujeto ultraliberal o maquínico. Mentiras a todo trapo completamente normalizadas y de “sentido común” / La maquinización original / La maquinización de las familias para su centralización, control, disciplina y mando / Notas
    1. Inteligencia artificial hacia la producción de consciencia humana artificial y abortismo destruyendo consciencia humana natural.
  1. Las grandes sustituciones genéticas y las crisis históricas de modo de producción.

Post Comment

*

code