Albricias, alegría y felicidad: ¡Aleluya! El falangismo de izquierdas, Podemos, logró colmar el vacío del Ausente y sus nuevos líderes fueron elevados a regenerar España, a salvarla. La pesadilla reformista regeneracionista, anti obrera, con un rechazo visceral al proletariado inscrito en su meritocracia, resuelto en un desprecio como ni siquiera llegan a tenerlo los fachas clásicos camisas viejas…